Mazinger, Robotech, Zoids, y el mismo Pacific Rim (incluyendo la reciente adaptación de Del Toro), todos ellos tienen algo en común, pertenecen a uno de los géneros de anime más emblemáticos y, al mismo tiempo, clásicos de todo el manga y anime: el Mecha.

Pero, dados los pronósticos de que muy posiblemente veamos este género tener reboots  y nuevas adaptaciones en cine y t.v., nunca es tarde para refrescar conocimientos, o bien, introducirse en este tan peculiar género del anime y que ha proporcionado al mundo varias de las series más exitosas del ámbito. Los invito como devoto a este género a que se adentre en un viaje por el género Mecha.

Introducción

Antes de sincronizar con nuestro mecha, debemos saber un poco de historia del género, la cual se puede remontar a la década del 50s. El mangaka Mitsuteru Yokoyama, crea un manga altamente influenciado en el contexto civil del Japón de la Segunda Guerra Mundial, en donde (en el hilo del manga), al ver a Japón sucumbir antes los Estadounidenses, se impone crear un robot para derrotarlos. Tras varios intentos fallidos, lo consigue, pero al mismo tiempo sufre un paro cardíaco y su hijo toma posesión del robot, pero lo utiliza para limpiar al Japón de los criminales. Este manga, llevado al anime en 1964 tendría el nombre de Tetsujin 28, el que se considera el padre del género Mecha.

Pero bien, a todo esto, ¿Qué es un mecha?, pues si nos vamos a la definición netamente de diccionario es “un vehículo tripulable más grande que un auto normal, usado como máquina de guerra. Con esta definición se pueden imaginar todos los animes que pueden considerarse como Mecha, pero, no todos ellos lo son. Lo vital para ser considerado Mecha es que sea tripulable, o sea, ni las armaduras, ni los seres vivos mecanizados, pueden ser Mecha (lo siento Bumblebee…)

Ya sabiendo esto, podemos entrar en las 2 clasificaciones principales del Mecha y sus exponentes más representativos.

Los Súper Robots

Luego del primer mecha, el estilo era similar entre todos los exponentes, siguiendo una historia tipo “robot / villano semanal” en la cual el héroe lo despachaba bajo un uso casi nulo de retrospectiva o de desarrollo de personaje, pero basándose en la principal característica del género: el héroe es el robot, el cual se muestra como imposible de construir siguiendo la física, además de utilizar elementos místicos o sobrenaturales.

Esto último es el rasgo diferenciador del estilo del Súper Robot, al mismo tiempo, que el personaje se centraba en el mismo en sí y no tanto en el piloto y/o las personas alrededor de él.

Dentro de esta categoría se pueden mencionar las siguientes sagas:

  1. Getter Robot
  2. Kotetsu Jeeg
  3. Gaiking

Y claro está, la favorita y a la que muchos le guardamos demasiado cariño

  1. Saga Mazinger

A partir de Getter Robot, se empieza a tratar temas más oscuros, con mayor violencia en el manga, una historia más seria y un punto elemental, ser el primer mecha que uno de sus robots se forma a partir de la combinación de otros. Por ello se considera el pionero en el estilo representado por otros tales como Gundam o Voltron.

Y hablando de Gundam, es a partir de su lanzamiento en 1979, creado por Yoshiyuki Tomino, que el Mecha obtiene otra división:

Los Real Robots

En esta rama se centra en mostrar a los robots como una herramienta, y no como casi una deidad. Se centra más en mostrar al piloto, sus emociones y conflictos fuera del mecha, pero esto sin abandonar la columna principal de los conflictos entre mecanizados.

El estilo de Real Robot muestra mucho más desarrollo del personaje, de la historia en sí, además de que las peleas son más veloces pero más cortas.

Dentro de esta categoría se pueden mencionar las siguientes sagas, muy reconocidas por todos nosotros de paso:

  1. Gundam
  2. The Súper Dimensional Fortress Macross (o Robotech)
  3. Gunbuster

Y ahora bien, en los 80’s aparece un estilo inédito, el cual no calzaba en ninguno, no se le puede colocar ni en los Súper ni en los Real…y esta serie se llama:

Neon Genesis Evangelion

Sí, aunque algunos digan que no debe ser considerado Mecha, sino un drama Psicológico o Ciencia Ficción, realmente calza con todos los elementos para ser tomado como tal, es más, gracias a NERV se cimentan las bases del subgénero de Mecha en el cual el piloto se sincroniza con su robot, llamándose Biomechas. A partir de allí surge otro clásico pero esta vez en el cine: Pacific Rim

En general, estas sagas de Real Robot contienen temas más profundos y más complejos, incluso topándonos con temas psicológicos o religiosos (como los Evas y el arco del Segundo Impacto en Evangelion), y carecer casi por totalidad de comedia o momentos “livianos”.

Una subcategoría que se origina ya en la modernidad es el de la parodia, el cual explota de manera exagerada los clichés de los Súper Robots, agregando comedia a un estilo que no es usual. El ejemplo más puntual y memorable es Tengen Toppa Gurren Laggan, que, de paso, nos regala uno de los mejores intros que he podido disfrutar:

Para concluir, no solamente esto atañe al género Mecha, tenemos los mechas animales, como Zoids, los mechas transformables como Gundam, los combinables como Voltron y demás.

A todo esto, sumando que en nuestro futuro cercano han de venir clásicos en reboot como la película de Mazinger Z, ovas de continuación como Mazinkaiser o continuaciones como Gunbuster, la cual se llama Diebuster.

En fin, tenemos un mundo de mecha por delante, así que, habiendo terminado la sincronización con nuestro robot, es momento de disfrutar este tan especial género del anime.

Compartir