LucasFilm depositó toda su confianza en J.J. Abrams para llevarle a los fans la nueva trilogía de Star Wars, algo con lo que muchos en principio no estaban de acuerdo. Sin embargo, ‘Star Wars: The Force Awakens’ al final no fue mal recibida por los fans y por la crítica, fue cuando apareció ‘Star Wars: The Last Jedi’ cuando el asunto se complicó; y ya conocemos el final de la historia con ‘Star Wars: The Rise of Skywalker’, de nuevo Abrams a cargo pero señalada por presentar una saturación narrativa con tal de «atar todos los cabos».

Una situación distinta se ha dado con la serie ‘The Mandalorian’ en la que ha estado como líder desde un principio el hombre que se encargó de ‘Iron Man’, Jon Favreau. Los fans han tenido una mayor apertura al trabajo de Favreau junto a sus directores invitados y esto se podría deber a una sola razón: la pasión que tienen todos ellos por Star Wars.

Para los seguidores de la franquicia más estrictos, ese debería ser un requisito para trabajar en cualquier producción de Star Wars. Incluso uno de los directores que también estuvo involucrado en uno de los episodios de ‘The Mandalorian’ y que es quien dirige las series animadas, Dave Filoni, ha demostrado también lo mucho que significa para él esta franquicia creada por George Lucas. Hace unos días Filoni profundizó en uno de los momentos que, a su criterio, es de los más importantes de todas las películas.

Se trata de la pelea entre entre Darth Maul, Qui Gon y Obi Wan en ‘Star Wars: The Phantom Menace’. El director y productor indica que no se trata de un simple duelo de sables, sino que todo tiene un trasfondo de lazos familiares, que al final es la esencia de Star Wars. Pero mejor deleitémonos con toda la explicación propia de Feloni:

En ‘La Amenaza Fantasma’ asistes a la mayor pelea entre los dos Jedi contra este malvado villano. No podría ser más obvio que Maul es el villano. Está diseñado para verse malvado, y realmente lo es. Lo expresa en su rostro, y hasta en el tipo de sable de luz con el que lucha. Sin embargo, lo que realmente está en juego en ese combate es el futuro de Anakin porque Qui-Gon es diferente al resto de los Jedi. Sabes que lo es cuando ves la película. Qui-Gon lucha porque sabe que él es el padre que Anakin necesita y porque no se ha rendido. No ha abandonado la creencia de que los Jedi deben preocuparse por los demás y amar, y que eso no es algo malo. Los demás Jedi se han vuelto tan distantes y tan políticos que han perdido el rumbo. Yoda comienza a ver eso en la segunda película, pero Qui-Gon está por delante de todos ellos y por eso no es parte del consejo.

Así que ahí está, luchando por Anakin, y por eso la escena se llama Duelo de destinos. Es el destino de este niño lo que está en juego, y dependiendo de cómo vaya la pelea su vida será dramáticamente diferente. Pero sabemos que Qui-Gon pierde, por supuesto. La figura paterna desaparece porque sabía lo que significaba alejar a este niño de su madre cuando tenía un apego.

Entonces Anakin se queda con Obi-Wan. Al principio, Obi-Wan entrena a Anakin por una promesa a Qui-Gon, no porque realmente se preocupe por él. Es un hermano de Anakin, pero no es una figura paterna, y eso es un fracaso para Anakin, porque no consigue la familia que necesita. En la siguiente película pierde a su madre y no logra cumplir la promesa que le hizo: “Volveré a por ti y te salvaré”. Eso le deja en un estado completamente vulnerable, y de eso es de lo que trata Star Wars al final: de la familia.

Mucha gente reduce la escena solo al combate con sables de luz, pero ese momento concreto de esa película es lo que vertebra a la trilogía entera de precuelas. Maul cumple su propósito y muere. Es cierto que luego George me hizo resucitarlo en la serie, pero en ese momento lo dimos por muerto, y eso demuestra una vez más que el Emperador es completamente egoísta. Maul es solo una herramienta para él. Está usando personas y ahora usará a ese niño. Esa idea continua hasta el diálogo en el que el Emperador le dice a Luke: ‘Tú, como tu padre, ahora eres mío’. Esa idea me aterraba de pequeño.

Creo que Luke estaba llamado a caer en el lado oscuro de la Fuerza en El retorno del Jedi. Creo que era algo que se sabía, que se alzaría y mataría al Emperador. Lo que lo salvó no fue su conexión con la Fuerza. No fueron los poderes que aprendió. Nada de eso fue una ventaja para él. Tan solo lo condujo hasta allí. Lo que salva a Luke es su habilidad para contemplar todo ese poder, mirar a su padre, y decir: ‘No. Voy a tirar esta arma. No voy a hacer eso. Voy a dejarle vivir de manera completamente desinteresada.

De hecho en esa escena Luke dice: “Soy un Jedi como mi padre antes que yo”. Pero lo que realmente está diciendo, y la razón por la que me conecto tan poderosamente con él, es “Amo a mi padre y no hay nada que puedas hacer que vaya a cambiar eso”. El Emperador no puede entender esa conexión. Alguien te ofrece el mayor poder de la galaxia. ¿Por qué no te llevas esto? En ese momento Anakin tiene que decidir ser el padre que él mismo nunca tuvo. Para salvar a su hijo debe renunciar a todo el poder en la galaxia. Ese es el acto desinteresado que al final y lo que al final lo salva. En definitiva, que el hijo salva al padre y el padre salva al hijo y todo funciona a la perfección. Esa historia comienza en La Amenaza Fantasma y se prolonga hasta ‘El Retorno del Jedi’. Esa es la historia de Star Wars.

Dave Filoni

¿Qué decís? ¿Creés que Filoni y Favreau deberían de asumir también las siguientes películas de Star Wars? Pues bueno, por el momento nos tocará confiar en el trabajo de Taika Waititi, quien ha sido el último elegido para ello… Pero por lo menos sabemos que Favreau seguirá al mando de la segunda temporada de ‘The Mandalorian’ y posiblemente no decepcionará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here