Hace tiempos quería hacer esta nota, aprovechando «el boom» a la merecida burla al machismo ocurrida (y bien merecida) hace un par de semanas en Costa Rica, en la cual, el Organismo de Investigación Judicial, conocido como OIJ, invitaba a la mujer a vestirse de manera más cubierta para «evitar ser blanco de violadores». No hace falta que se explique esta última aberración.

Ahora bien, no les vengo a hablar de si el personaje de Jessica Jones se viste como le da la gana, «como un hombre» (concepto que ni existe), o toda cubierta. Ese no es el tema. Lo que deseo comentarles el día de hoy es algo un poco más profundo, y el cual me parece es un tema central simbólico de la serie que a muchos y a muchas tal vez se nos pudo pasar desapercibido al estar tan emocionados viendo tan excelente serie con tan excelente trama y personajes, y que es «La muerte de Kilgrave como símbolo de una liberación feminista».

Antes de involucrarme en el tema, nada más deseo aclarar para todo el lector y la lectora feminista que estén leyendo esta nota, que no soy un versado ni estudioso del feminismo, sé poco de él, así que espero no ofender a alguien, y si lo hago, ya sea mal simbolizando algo o al contrario, darle simbolismo hacia un elemento que no corresponde, mis disculpas de ante mano y siéntase libre de corregirme en la cajetilla de comentarios.

Ahora sí, al punto:

1. Kilgrave como símbolo del machismo

Una de las maneras de abordar el simbolismo de este personaje es como representación del «hombre como cosificador de la mujer». Es decir, Kevin Thompson (Kilgrave) no ama al personaje de Jessica, lo cosifica, es algo que él debe tener y disfrutar a toda costa sin importar la voluntad de ella. Más allá de la psicopatía que representa el personaje, es un hombre que abusa de un poder que tiene sobre alguien para hacerlo suyo. En este caso, el poder «genético» de Kilgrave que le permite manejar a su voluntad a quien lo escuche.

Este último punto, el de la escucha, es muy importante. La sociedad machista cría a la mujer para que se sienta extremadamente halagada por las palabras que le diga un hombre, como si este tuviera un poder superior sobre ella para valorarla. De esta manera, muchas mujeres crecen con la baja autoestima de que cualquier cosa bonita que le diga un varón u otra mujer, debe ser motivo de alegría y engrandecimiento del autoestima. Está bien que a todos nos digan palabras hermosas y de vez en cuando nos hagan sentir sensuales y sexuales en una intimidad consensuada, porque eso es parte de una sana autoestima; es dañina cuando de ello depende nuestro concepto como seres humanos, siendo quien nos las dice, alguien desconocido o prejuicioso.

A lo que deseo llegar con este párrafo anterior, es que la relación de poder (en este caso sobrenatural) que tiene Kilgrave con Jessica es muy similar a las relaciones tóxicas de pareja en las cuales el hombre mediante palabras bonitas, de esperanza, o de que «va a cambiar», mantienen a la mujer atada a una relación el la cual recibe malas palabras, malos trato, agresiones y hasta violaciones: todo lo que hizo Kevin a Jessica. ¿Me expliqué bien al hacer esta comparación?

Yo sé que esto también le pasa a los varones, mujeres que los chantajean sentimentalmente y con palabras para que permanezcan en una relación que no desean ya estar; no obstante, pasa más en la relación de hombre hacia mujer por lo que expliqué en el párrafo antepasado.

A mi parecer, estas acciones: malos tratos, malas palabras, agresiones y violaciones (o sexo no consensuado) se han vuelto tan común en nuestra realidad que ya lo «aceptamos», lo tomamos como una realidad, como algo que pasa, como «normal»; y esto no debería ser así, no deberíamos adaptarnos a tales aberraciones sociales. Mientras yo miraba la serie, en muchos momentos me sentí conmovido y hasta lloré cuando se revivían los recuerdos de Jones con Thompson, como él la trataba y la violaba emocional y físicamente. Y ojo, lo más increíble de la serie es como refleja esas relaciones que están disfrazadas de buenos momentos, de regalos, hoteles, lujos y comidas elegantes, en realidad disfrazan manipulación por dentro, manipulación verbal la cual utilizan para afirmar infamias como «Yo no sé por qué usted me quiere dejar si yo tan lujoso que la trato, solo cosas buenas le doy, todo mi dinero se va en usted…» y este tipo de frases despreciables.

Como conclusión a esta idea, deseo que quede claro la relación de abuso disfrazado de palabras (poder de Kilgrave) y buenas acciones (los lujos que le daba a Jessica cuando vivían viajando y en hoteles) que realizó Kevin Thompson hacia Jessica Jones.

La muerte de Kilgrave como única salida…

Por si no lo notaron, la serie de Jessica Jones, fue la primera serie de Marvel-Netflix en la cual, el personaje principal mata al villano. Ni el DareDevil, ni Luke Caqe, ni Iron-Fist, ni el Punisher (bueno, con algunas excepciones) mataron a los antagonistas de las series, solo Jessica, y más allá de lo badass que haya sido eso o que era la única alternativa, a mí me parece muy simbólico.

Me parece simbólico porque, si mantenemos el elemento explicado en la parte anterior de relaciones tóxicas disfrazadas: matar a Kilgrave, o en este caso, a las relaciones tóxicas, es la única opción. Y ojo, no nos volvamos literales y empezemos a matar a todas las personas tóxicas que tengamos en nuestras vidas (aunque muchas veces quisiéramos), sino más bien a matar esa relación de raíz, a cortar por lo sano, a decir basta y romperle el cuello a todos esos sentimientos de maltrato y hacer vida en otro lado.

Kilgrave es una excelente representación de esta toxicidad, puesto que él no solo la afecta a ella, sino que a sus conocidos, familiares y amigos; ya Jessica no puede vivir en paz, no puede tener familia, no puede tener amigos porque Kilgrave todo lo echa a perder. En el momento que ya la situación se vuelve más grave, en que sabe que le va a afectar a Luke y a su mejor amiga Trish, es el momento que ella decide cortar esa relación, ese problema de raíz, y se deshace de una vez por toda de Kevin Thompson. Y lo hace de una manera super heroíca y simbólica, porque él le está hablando a ella con sus poderes de dominación  y de alguna manera sobre natural (pues no había manera de salir del hechizo de Kilgrave), es capaz de romper con esa fuerza que le manipula los músculos y los huesos, para romperle el cuello, a pura fuerza de voluntad.

Y es que muchas veces eso es lo que se requiere para salir de las relaciones tóxicas: fuerza de voluntad. Una fuerza como la de Jessica, que nace de la mente, de la liberación, la decisión de decir «hasta aquí, usted no me va a dominar más por más poder que tenga, porque lo he decidido, porque tengo voluntad de hacerlo».

 

Y bien. Este es un pequeño ensayito por el cual pienso que la serie de MARVEL-Netflix Jessica Jones es una excelente representación de la cosificación-dominación machista sobre la mujer, y de como la voluntad juega un papel importantísimo para vencer aquello que creemos imposible sacar de nuestras vidas. Espero no haber ofendido a nadie, sobre todo, la población feminista, y no haber malutilizado alguno de sus términos o conceptos. Cualquier comentario, corrección o sugerencia, la cajetilla de comentarios es siempre bienvenida para enriquecer este tema. Y compartan a aquellas personas que ustedes sientan ahorita están pasando por relaciones tóxicas, tal vez ver Jessica Jones le devuelva la voluntad necesaria para salir de ella.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here