Amazon está invirtiendo a lo grande en la próxima serie de El Señor de los Anillos que será producida para su plataforma de streaming Amazon Prime en exclusiva. La historia, situada cronológicamente antes de las películas, podría ascender a un precio de hasta 500 millones de dólares en costos de producción para sus primeras dos temporadas. Para comparar, la trilogía original de películas requirió apenas de 281 millones de dólares para completarse en su totalidad.

La cifra es publicada por Reuters, una compañía que analizó detalladamente los valores de inversión versus retorno de todas las series de Amazon para comprender su modelo de producción. Aparentemente, el servicio Prime mide su éxito según la cantidad de nuevos usuarios que ven una serie. Es decir, cuántas personas ingresan a la plataforma con el fin de consumir un producto específico.

En ese sentido, la plataforma le está apostando fuerte a la fama y séquito de fanáticos de las historias de Tolkien. Específicamente está contando con que muchos de nosotros vayamos a adquirir una cuenta de Amazon Prime con el fin de ver la serie de LOTR como primer objetivo.

De los elevados costos de producción, la mitad, es decir 250 millones de dólares, se deben únicamente a la compra de los derechos sobre la narrativa. No obstante, no es de extrañar que el gerente de la empresa de transmisión en línea, Jeff Bezos, no tema a invertir eso y más en el Señor de los Anillos.

Sin duda va a ser tanto un éxito comercial como crítico, y en sus propias palabras «cuando ganamos un Golden Globe, eso nos ayuda a vender más zapatos». O sea, que tener un título como este en su arsenal, que sea nominado, gane estatuillas, sea cubierto por todos los medios especializados en entretenimiento geek y genere la cantidad de discusión y polémica en redes que de seguro va a garantizar esta serie, es una gran movida comercial. Todo eso es lo que más genera que nuevos usuarios paguen una cuenta.

De nada sirve tener la mejor serie original de la historia si nadie se da cuenta de que existe. En cambio, LOTR se mercadea prácticamente solo. Sólo véannos a nosotros, desde un sillón en Costa Rica escribiendo sobre los más ínfimos detalles de un programa que no está ni cerca de producirse. Ahora bien, ojalá que la historia tenga tanta calidad como la que implican 500 millones de dólares, porque toda esa publicidad lo que garantiza son miradas, pero si lo que ven no es del interés de los dueños de esos ojos, dichas pupilas van a dirigirse muy, muy pronto a lo siguiente por observar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here