Para escribir esta nota haré una pelea, o más que todo, una unión (del odio al amor hay un solo paso) entre #teamexperienciaspersonales y #teamdatosfilosóficos. Aunque las experiencias personales, en ocasiones, restan de cientificismo a una nota; para los estudiosos sociales, y sobre todo los psicológicos, la obtención de catarsis personales para entender la vida son tan importantes como para los de las ciencias objetivas el probar el correcto resultado de esta ecuación matemática: 13001258_493476684181709_1700384432144447867_n

¿Por qué uso palabras tan pretenciosas para un artículo de un par de maes que se van a dar de «pichazos» y que deseamos ver eso con toda el alma? Es para no restarle validez en lo que usted pueda verse reflejado en estos dos personajes según lo que Stan Lee plasmó en simbolizar en cada uno de ellos. ¿No me cree que usted por dentro es Iron-Man o el Capi? Siga leyendo entonces.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para empezar, recurriré a una frase del psicólogo-filósofo Inmanuel Kant que dice:

«Si bien casi todo lo que detestamos es reflejo de nuestra parte inconsciente que no aceptamos, lo que más amamos es la parte a la cual nuestro inconsciente sabe que tenemos el potencial de llegar a ser, pero lo negamos».

Entonces, según Kant, la cosa está así: si usted ama una cualidad que «no posee» con todo su corazón, o si usted admira a una persona con cualidades que usted «no tiene», lo que quiere decir es que USTED SÍ LO TIENE, PERO SU MENTE LE TRAICIONA (generalmente esto debido a una mala educación en autoestima y conocimiento propio) Y LE DICE QUE USTED NUNCA VA A LLEGAR A PODER SER ASÍ. A esto último la psicóloga Delia Steinberg Guzmán le llama: miedo a ser pleno.

Por lo tanto, si usted admira mucho a alguno de estos dos personajes, es porque ve cualidades en ellos que son de potencial desarrollo psicológico en usted. O viceversa, ¿le cae mal uno?, tal vez leyendo pueda comprender un poco más a alguno de los dos y no le caiga tan mal. Veamos a cada uno. Escoja #teamcap o #teamironman y baje el scroll para leer a su preferido, o si le va interesando el artículo puede leer a los dos.

#teamcapi

Acá es donde voy a empezar con las experiencias personales. Muchos de nosotros, de adolescentes o niños, al toparnos con el Capitán América por primera vez en la televisión o cómics, con solo su propia imagen se nos vino a la cabeza el típico «WTF!!!», ¿Por qué un Vengador es un soldado gringo, niño bueno y que se hizo el uniforme con la bandera de Estados Unidos (o Puerto Rico según las últimas investigaciones) y se llama Capitán América, si América es un continente? De una sola vez, el ver al rubio bonachón ya nos cayó mal.

En lo personal, era de esas personas que cuando algo les cae mal, no le daba una oportunidad para conocerlo. De una vomitaba el «patriotismo» que representaba el Capitán Continente y me burlaba de él en sus apariciones. Era desde niño #teamironman.

Y es que este es un síndrome similar a lo que ocurre con Superman. Al Sups, la gente lo basurea por ser overpowered, por tener uniforme con los colores de la bandera estadounidense, y por ser el bueno del equipo; y con ello, se evitan todos los cómics de él pues piensan que un personaje así no tiene una historia interesante (nada más lejos de la realidad, y para ello los remito a un artículo de nuestro medio publicado antes del estreno de Batman V Superman). Quienes no se identifican con ese arquetipo, lo desechan, pues no creen que alguien pueda ser tan «buena persona», como dice Tony Stark, se es difícil confiar en alguien que no muestra su lado oscuro-humano. Al apartarlo, surge el arquetipo de Batman, el cual al ser más humano y más identificable con los lectores (ya que no habemos lectores kryptonianos… ¿o sí?); y de pronto «Todos queremos ser Batman».

El Steve Rogers sufre de este síndrome, pues es odiado al representar ese niño bueno que en realidad no somos. Pues bien, yo pensaba esto mismo hasta que un día, un amiga me abrió un poco mi cerrada perspectiva. Me empezó a hablar de los cómics de él, y de los sacrificios que ha hecho. Yo le refutaba que Tony ha hecho sacrificios muy grandes también. Al rato, ella me dijo algo que me caló: «Steve Rogers es como tu amado Solid Snake, después de haberse dado cuenta de que la guerra es solo una farsa sigue luchando por el bien» , y para quienes me han leído, a penas a mí me dicen Metal Gear es captar mi atención. Y eso hizo que me interesara en le personaje.

Cuando llegué a casa, ella me posteó esta imagen en mi Facebook que me hizo empezar a comprender al incomprendido escudero, básicamente yo soy el muchacho de suéter naranja:

Imagen tomada de Dorkly

Viendo este cómic me di cuenta de lo que representaba el Capitán América para los estadounidenses de aquella época, y me pareció genial. Esto me hizo interesarme en el personaje, y navegando entre sus cómics y la internet, me encontré entrevistas de Stan Lee hablando sobre el Capitán América. Estas palabras, resumiendo, afirman que luego de pasada la época de los conflictos bélicos, se debía darle un sentido de existencia al Capitán América, y decidieron hacer un personaje que reflejara lo que representa la verdad y la mentira de la guerra y básicamente es esto:

A los cadetes, cuando los entrenan, les inculcan (por no decir insertan el la cabeza) la idea de que matar por un país es el mayor servicio que se le puede dar a Estados Unidos, ¿y por qué no?, al mundo. El defender a su tierra de los invasores es la tarea más noble existente, incluso citan a la Biblia para convencerlos de que es un acto casi espiritual. Ahora bien, cuando se gana la batalla, ¿qué es un soldado después de la guerra? Pues esto es lo que le pasa a Steve Rogers. Cuando está en el presente, ya lo que pensó que era correcto toda su vida se convierte en una gran mentira; lo que es equivalente a estudiar electrónica con el sueño de construir máquinas y darse cuenta de que esa carrera está limitada solo a la instalación y mantenimiento; o estudiar enfermería para darse cuenta de que es una de las profesiones en las cuales hay mayor explotación laboral y desgaste psicológico. Entonces, ¿qué es lo que pasa, por qué se estudian esas carreras, cuál es mi valor como ser humano? En el caso de estas dos profesiones, muchos caen en la decepción al sentir haber desperdiciado 5 o 6 años de su vida estudiando algo que no es lo que soñaban. Al igual que para estas personas, para Rogers es un gran golpe darse cuenta de que esos valores por los cuales moriría en realidad no significan absolutamente nada; es como depositar el 30 % de su salario en un culto y darse cuenta de que los dueños del mismo andan de vacaciones con ese dinero, mientras usted no puede hacerlo por depositar tanto dinero; o como lo que sucede cuando a la persona que amamos nos miente; todos son golpes muy fuertes.

¿Y qué decide hacer Steve?, bueno, a diferencia de Punisher, Steve sigue creyendo en el bien, en los valores de lealtad que lleva en su corazón, no porque sean mentira, no porque no exista la justicia, ni el bien, ni porque luchar por un mundo mejor no valga nada; sino porque ahora va a descubrir en qué aplicar todo ese bien que aprendió. En la carrera de electrónica, de enfermería, o en alguna otra carrera que no sea lo que se soñó, o en el dolor que puede causar un desamor, se puede optar por dejar de creer en el mundo, en las personas y dejar todo de lado. O puede que usted sea como Capitán América, que en lugar de desechar los sueños de construir, curar, o amar; siga creyendo en esos principios más allá de la humanidad y los siga entregando, ya no para rendirle cuentas a sus padres, amigos, sociedad o pareja, sino para mostrar con el ejemplo que los valores van más allá de lo que se reciba, más allá de lo humano, y eso, amigo o amiga lectora, es una tarea casi de un semidios, el enseñarle al mundo la verdad de los sueños y el amor, enseñarles que aun perdiéndolo todo, se puede ser feliz. Usted es un Quijote, que practica los ideales caballerescos en un mundo que ya no cree en ellos.

Capmemorial

 

Hay un dicho que dice que las personas que más han sufrido comparten más lecciones de felicidad, pues no quieren que las demás personas sufran lo que ellos sufrieron. Entonces, el Capitán América significa más de que su nombre o su tonto traje, representa la supervivencia de los valores. Si usted se identifica con el Capi, usted es de estas personas que tienen el potencial de marcar la diferencia, y muchos de ustedes le hacen falta a este mundo.

#teamironman

Nuevamente, haré referencias personales, pues conocer el verdadero simbolismo de Iron-Man fue una catarsis para mí, y me ayudó a encontrar la razón del por qué me gusta tanto.

Por allá de los años 90s, cuando yo era un niño indefenso conociendo el mundo, salió una serie que me atrapó. Se llamaba Iron-Man, y me sorprendía porque el personaje principal tenía problemas del corazón, y siempre me estresaba pues cada capítulo temía que le diera un paro cardíaco; incluso, en algunos capítulos, estuvo cerca de eso, y yo pataleaba frente al televisor esperando no ver la muerte de este peculiar guerrero enlatado. No eran las armaduras lo que me enganchaba a la serie, porque solían ser bien inútiles (habían algunas que no aguantaban ni el agua, hasta después fue que adquirieron más versatilidad en los cómics y finalmente en el mundo cinematográfico), era la congoja de ver como alguien tan débil e inútil se enfrentaba a monstruosidades como el Mandarín o Fin Fang Foom; o a algo más temible: «la crítica de la sociedad».

El colegio en el cual cursaba era muy demandante allá por principios del año 2000, y a mí me costaba montones. De alguna manera, observaba que todos mis compañeros aprobaban los cursos con buenas notas sin tanto estudio, mientras que yo pasaba fines de semana metido en mi casa para poder dar la talla. Y en algún momento pensé que era más tonto que los demás, que mi cerebro tenía algún problema; y esto último lo pensaba porque era muy distraído y me culpaba por ello, por no tener la disciplina.

8

Un día, en uno de los tantos capítulos de Iron-Man de los 90’s, recuerdo claramente las palabras (y las tallé en piedra) que Rodney le dijo a Tony cuando descubrieron su identidad secreta: «Lo más admirable de ti Tony Stark es que convertiste tu debilidad (el problema del corazón) en tu mayor virtud, y nunca nadie pudo sospechar que eras Iron-Man porque ¿quién sospecharía de un hombre con problemas del corazón?»

Y tuve una catarsis. Viendo la serie y llegado ese momento entendí que Tony era mi héroe porque era un discapacitado que transformó su defecto en una virtud. Entonces entendí que ser de lento aprendizaje y distraído no se vencían estudiando más y regañándome por distraerme; que un defecto no se destruye, se aplasta con las virtudes. Entonces, empecé a observar mi defecto y lo convertí en virtud. Yo siempre tenía mucha energía, entonces, en lugar de estar memorizando y repitiendo, escribía la materia una y otra vez, de distintas maneras y en distintos papeles para poder distraerme con nuevas actividades, y el tiempo de estudio se me pasaba volando. En los últimos años del colegio, fui de los mejores del colegio, porque había descubierto que mi potencia no es igual que la de los demás, y mi hiperactividad y distracción las transformé en mi reactor Ark.

En mi último año de Universidad, antes de graduarme de educador, la escuela de Orientación pasó haciendo diagnósticos psicológicos gratis. Era todo un día de pruebas, yo colaboré para ayudarles en su proyecto. Al final del día, me diagnosticaron con trastorno de hiperactividad con déficit atencional. Es decir, pasé toda la escuela, colegio y universidad con estos trastornos, y nunca me di cuenta, y la verdad, fue lo mejor. Ahora, ejerzo mi carrera profesional con este diagnóstico, y no afecta mi desempeño en lo absoluto.

Todo esto no lo digo para que me tengan lástima, pues hay decenas de diagnósticos más difíciles de manejar que el mío. Es para que le sirva de algo en su vida, para que tome a ese Iron-Man que lleva dentro y se ponga a construir un mejor usted no negando sus deficiencias, sino potenciando sus virtudes. Si usted es #teamironman es porque quiere eso para su vida, ser creador de virtudes, un hombre o mujer con piel de hierro y un corazón lleno de energía.

Tal vez, esto quisieron rescatar en la película de Iron-Man 3, que Iron-Man, no importa en la dificultad que esté y aunque no esté en su armadura, usa su creatividad para demostrarle al mundo de que Tony Stark nunca se mostrará al mundo como menos que nadie.

Te agradecemos mundo cinematográfico…

Lo mejor que le pudo pasar al Marvel fue el reboot que le dio el mundo cinematográfico a los Avengers. El Capitán América y el Iron-Man de los cómics estaban muy lejos de representar lo que en un principio se buscaba, para ser o desplazados o convertidos en villanos para rescatar sus ventas.

Pero ahora, nuevamente, voy al cine y miro con ojos distintos al boy scout Rogers, y la imagen de mi viejo Iron-Man de los 90s se traslapa con el Iron-Man de las películas y se convierten en aquella viva imagen de valores y enseñanzas por los cuales nacieron en las páginas de cómics y fueron evolucionando; y finalmente recuerdo con alegría y orgullo la razón por la que leo cómics: no solo entretienen, dan enseñanzas de vida como ninguna escuela y ninguna figura real lo ha hecho en mi vida. Gracias Capi, gracias Tony, gracias Stan…

P.D.: el reboot de Ant-Man fue lo mejor del planeta. Pym pasó de ser un problemático a ser el viejito más cool y romántico de la historia.

Y no me hagan hablar de Scott Lang porque les escribo otra Biblia 😉  Es la mejor historia ever.

«La vida está en los pequeños detalles»

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here