Si algo ha tenido Marvel en estos últimos años, es que ha conseguido tener lo más cercano al toque de Midas que se puede tener en épocas modernas. Ant-Man fue una de las muestras de esto allá por el 2015, cuando nadie se esperaba que trascendiera en lo más mínimo una película de uno de los héroes menos anticipados por una gran mayoría de fans de Marvel.

Tres años después tenemos la segunda parte, pero esta vez no está solo, ahora son dos los nombre que conforman el título y no podía ser de otra manera, en especial con la necesidad de incluir más súper heroínas que pateen traseros de forma inmaculada.

La secuela

Existen dos tipos de segundas partes, las que nos presentan un arco diferente al original y las que continúan desarrollando un arco previamente tratado. Iron-Man 2 es un ejemplo de la primera y los Increíbles 2 es un ejemplo de la segunda.

Ant-Man and The Wasp es también parte del grupo de la segunda clase de secuelas, ya que se busca dar cierre a uno de los eventos importantes -emocionalmente hablando- que se nos presentó en la primera entrega: el sacrificio de la esposa de Hank Pym, Janet Van Dyne, de hacerse microscópica al punto de perderse para siempre en la dimensión cuántica.

 

Esta decisión reduce mucho la necesidad de una explicación argumental posterior a los eventos de la primera película, además de mantener una coherencia cronológica con los eventos de Civil War, hechos que sucedieron dos años antes de cuando empieza esta nueva aventura.

Scott Lang se encuentra en arresto domiciliario por haber ayudado al Capitán América y tanto Hank Pym como Hope siguen buscando la forma de rescatar a Janet de lo que hasta ahora parecía una prisión inescapable, y a pesar de no estar muy contentos con Scott por haber ayudado al Cap, su experiencia en el reino cuántico lo hacen necesario una vez más.

 

¿El protagonista?

Al ser esta una segunda parte que busca cerrar por completo lo presentado en la primera, es que nos da lo mejor y lo peor al mismo tiempo que tiene la cinta. Lo peor, para terminar con nota positiva, es que el personaje principal perdió la poca construcción de personaje que tuvo en la primera.

Cuando nos presentan a Scott, él es un ex convicto que tiene la responsabilidad de no perder a su pequeña hija y, bueno, eso es todo. La actuación de Paul Rudd es perfecta, siempre consiguiendo balancear la comedia con las emociones serias que conlleva ser un padre en busca de estabilidad familiar; sin embargo, también nos mencionan un poco que es un ladrón un poco arrogante por sus habilidades, que además es graduado de la universidad, lo que lo convierte en un tipo con capacidad.

Esto lo demuestra en la escena dónde roba el traje de Ant-Man original, y es lo que pierde completamente en esta segunda parte. Ahora nos presentan a ese papá adorable, a ese tipo simpático, pero ya es totalmente un ayudante o un sidekick como Robin. Si no es por su viaje a la dimensión cuántica, sería absolutamente innecesario en esta película. Esto no es menor, si tu personaje central es un sidekick sin mayor trascendencia, obtenés al peor personaje del MCU.

Pero, por suerte, esta no es una película de Ant-Man, es una película de The Wasp. Evangeline Lilly se roba el show, ella es una genio, que además de ser excelente en artes marciales, se maneja en el mundo de los negocios y puede hacer que las cosas pasen.

El otro elemento que se roba el show es el Ant-Man original, Hank Pym, quien es interpretado a la perfección por Michael Douglas. El peso de este personaje en la película no es menor al de Hope, es el más inteligente del equipo y además logra ese punto heroico que lo hizo ser un súper héroe en sus años mozos.

 

El elenco

No solamente destacan Hank y Hope, además volvemos a tener al equipo de ladronzuelos más entretenido del MCU, Michael Peña vuelve a ser un deleite como Luis y tanto David Dastmalchian como T.I. ayudan a sacar lo mejor de la comedia que tenemos en esta cinta.

Los villanos en esta secuela, son también interesantes, Ghost tiene una historia sólida y sus motivaciones son claras y relacionables; mientras que Lawrence Fishburne nos presenta a un personaje que definitivamente los va a sorprender.

Como se pudo ver en los posters, Michelle Pfeiffer es nuestra Janet Van Dyne y aunque no sale demasiado, su actuación es sólida como siempre, tener dos estrellas del calibre de esta y Douglas en una película de súper héroes, es un lujo que solo Marvel nos puede dar.

Hay que mencionar también al personaje que queda debiendo más que el propio Scott, y este es el gánster Sonny Burch, quien no puede ser más estereotipado porque crearía un nuevo estereotipo. Realmente es solamente un elemento para mover la trama, que no resulta en ningún momento interesante, justificado ni realmente necesario. Con una excepción, la escena entre él y Luis es una que vale el tiquete.

Fuera de estos personajes, los demás hacen un papel pequeño pero aceptable, en especial Abby Ryder quien interpreta a la hija de Scott, ella es una pequeña simplemente adorable y con una tremenda personalidad.

 

La trama

Pues no hay demasiado que decir más de lo que he contado, es básicamente la historia de cómo Hank y Hope buscan rencontrarse con la madre de esta y requieren pedir ayuda a Scott. En general yo catalogaría esta película, así como a la anterior, como una comedia de súper héroes, no tanto una película demasiado seria.

Nunca es nunca realmente graciosa, pero tiene momentos de buenas risas y de comedia pura, generalmente cuando Michael Peña está involucrado. Rudd nos da también una buena interpretación como un comic relief (sidekick cómico) que ayuda en el desarrollo de la trama.

 

Los efectos son indispensables para todo esto, y déjenme decirles que son impecables, pero más allá de la calidad tecnológica (se van a sorprender cuando vean el rejuvenecimiento por CGI de las caras), lo importante es que son usados en situaciones muy bien pensadas de formas absolutamente ingeniosas. Cuando vean la escena de persecución entenderán a lo que me refiero.

 

El veredicto

Ant-Man and The Wasp es una película claramente entretenida, no va a llevar al género al siguiente nivel, ni será estudiada en años venideros cómo la cima de las películas de súper héroes, pero es definitivamente una peli para ver en el cine. Es perfecta para desconectar y conectar el cerebro justo en la medida necesaria. Mi recomendación es que la vean sin miedo y pasen un buen rato, no se van a arrepentir.

Si quieren más opiniones con spoilers, pueden buscar el programa de Post Créditos del lunes 9 de Julio en la página de Facebook de The Couch, para que conozcan nuestras opiniones con más detalles.

 

Compartir