George R.R. Martin confesó recientemente que se arrepiente de no haber concluido los libros antes de que la la serie de HBO lo alcanzara y siguiera sin contar con material literario en qué basarse. Este factor es uno de los que se considera más influyentes en el desastroso final de la serie que resultó muy decepcionante para la mayoría de fans.

El autor conversó recientemente con WTTW Chicago sobre esta situación, en una entrevista que se realizó por el reconocimiento honorario que recibió por parte de la Universidad de Northwestern.

Es probable que ya muchos fans de la saga de A Song of Ice and Fire se hayan resignado a que el autor nunca completará los libros, o que el final de la serie los haya hecho perder interés en la historia. Ni siquiera una pandemia mundial que obligó a toda la población a quedarse en casa, y que seguramente obligó al autor a cancelar eventos y apariciones públicas y posponer proyectos televisivos, fue suficiente para que Martin publicara el sexto libro. Pero al menos según el autor, su plan todavía es terminarlos, algún día…

Lo que ya se ha convertido en una especie de meme sobre uno de los casos de «bloqueo de escritor» más famosos de la cultura pop y la literatura contemporánea, no deja de ser un tema frustrante para el autor. El último libro publicado por la saga, A Dance with Dragons, salió en el 2011, hace 10 años. Martin ha pasado la última década dando extractos y pistas sobre el sexto libro The Winds of Winter, pero ahora finalmente reconoce que la situación no ha sido la idónea.

Martin lamenta sus novelas inconclusas, que ahora se ven eclipsadas por la transmisión televisiva de Game of Thrones, que estrenó su último episodio en HBO el 19 de mayo de 2019. A costa de la calidad de la franquicia, la demora de una década en la publicación de los libros, dejó al programa a su suerte a partir de la sexta temporada del 2016, lo cual coincide con la caída paulatina de la calidad de la serie, hasta llegar a una corta, apresurada y polémica temporada final.

El autor dejó dejó de ser parte del equipo de guionistas después de la cuarta temporada, para concentrarse en The Winds of Winter. A pesar de que Martin había conversado con David Benioff y D.B. Weiss sobre cómo terminaría la saga, la limitada (por no decir nula) capacidad de los showrunners de continuar sin material literario salió a relucir, y la ausencia de Martin pasó factura.

«Mirando hacia atrás, desearía haberme adelantado a los libros», lamenta el autor. “Mi mayor problema fue cuando comenzaron esa serie, ya tenía cuatro libros impresos y el quinto salió justo cuando la serie comenzaba en 2011. Tenía una ventaja de cinco libros, y estos son libros gigantes, ya sabes. Nunca pensé que me alcanzarían, pero lo hicieron. Me alcanzaron y me pasaron».

Después de que la serie de HBO superó el contenido de Martin de A Game of Thrones (1996), A Clash of Kings (1999), A Storm of Swords (2000), A Feast for Crows (2005) y A Dance with Dragons (2011), solo quedó para trabajar un esquema inicial generalizado de los desarrollos de la trama planificados que Martin proporcionó a los showrunners.

Si bien, en un escenario ideal, la inspiración de Martin para The Winds of Winter no estaría afectada por la forma en que finalmente se desarrolló el programa y la reacción de la audiencia, ese no puede ser el caso. Es más probable que la construcción del libro a lo largo de una década haya sido modificada en muchas ocasiones, en parte aumentando el atraso. Sin embargo, dicha demora le dará a Martin la oportunidad de cambiar en la novela el controvertido final, que de todos modos ni siquiera veríamos en el sexto libro, sino en el séptimo, A Dream of Spring.

«Eso lo hizo un poco extraño porque ahora la serie estaba por delante de mí y el programa iba en direcciones algo diferentes», explica Martin. «Entonces, todavía estoy trabajando en el libro, pero verás mi final cuando salga». El hecho de que el autor haga énfasis en que ese será su final, da para especular qué tan diferente será, si es que algún día llegamos a verlo. Si el autor realmente planea culminar la saga, un final más congruente o al menos contado de forma más orgánica, podría hacer que este largo invierno de 10 años valga la pena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here