Hayao Miyazaki está de manteles largos hoy, nacido el 5 de enero de 1941, alcanza esta fecha los 76 años. No hace falta mucha introducción con respecto a este emblemático artista y director japonés, tan inmesanmente reconocido alrededor del mundo. Miyazaki es considerado uno de los más importantes animadores en la historia del anime, y de la animación en general.

Miyazaki, nacido en el pueblo de Akebono-cho en Bunkyo, Tokyo, fue el segundo de cuatro hijos. Pasó los primeros años de su infancia entre el caos de la Segunda Guerra Mundial y la postguerra, su familia inclusive se vio forzada a evacuar a otros pueblos debido a los bombardeos. Su padre manufacturaba partes del avión Zero fighter y era director de Aeroplanos Miyazaki, por consecuencia el negocio familiar cultivó en Miyazaki un amor y pasión por la aviación que se vio reflejado en la mayoría de sus trabajos. La madre de Miyazaki sufrió de tuberculosis entre 1947 y 1955, pasó varios años en el hospital para luego ser atendida desde casa; era una mujer estricta e intelectual, murió en 1983 a la edad de 71 años y fue una presencia positiva en la vida de Miyazaki.

Después de graduarse en primaria y atender a la secundaria Omiya Junior y Toyotama High School, comenzó su interés por convertirse en artista de manga, que para esa época comenzaba a ser un medio impreso emergente. Pronto descubrió que no podía dibujar personas, y en vez de eso solo hacía aeroplanos, tanques y barcos de guerra. Su principal inspiración esos días provino del trabajo y la obra de Ozamu Tezuka, creador de Astro Boy y Dios del Anime. Su interés por la animación se dio cuando vio el film “Magic Serpent” en 1958; se enamoró de la heroína de la película, quien dejó una fuerte impresión en él. Después de graduarse de secundaria, atendió la Universidad Gakushuin y fue miembro de un club de investigación de literatura infantil, lo cual en ese entonces era lo más cercano a un club de cómics hoy en día. En su tiempo libre en la universidad, solía visitar el estudio de su profesor de arte de secundaria, ahí tomaban y platicaban sobre política, la vida y todo tipo de cosas. Miyazaki se graduó en 1963 en Ciencias Políticas y Economía.

Después de su paso por la universidad, y a pesar de que siempre pensaba que seguiría con el negocio de su padre, comienza a trabajar en Toei Animation como animador intercalador (el que realiza los dibujos entre los cuadros principales), ahí recibió entrenamiento básico de animación y además conoció a sus futuros colaboradores. Ahí también conocería a su esposa Akemi Ota, una compañera animadora (con quien contrajo matrimonio en 1965). Conforme avanzó en esta carrera artística, pasó al departamento de key frames de animación, así también como al de escritura; fue capaz de ser parte del film “Hols: El Príncipe del Sol“, debut en dirección de su socio de vida Isao Takahata. Esta película de 1968 permanece como un buen punto de referencia en la historia del anime, por abarcar temas socialistas y por sus innovadoras técnicas en animación.

Miyazaki y Takahata abandonan Toei en 1971, para comenzar una relación colaborativa casi de por vida. Durante los 70s ambos trabajan juntos en varias producciones para cine y televisión, para muy distintas compañías, así por ejemplo dirigieron varios episodios de la serie televisiva Lupin III (del artista Monky Punch). También cooperaron en cortometrajes como “Panda! Go, Panda!“.

Para 1978 Miyazaki dirige solo su primer serie en tv: Future Boy Conan (acá podrán encontrar una nota sobre este anime), para Nippon Animation. Es un anime basado en un libro sobre un cataclismo o desastre ecológico, temática que sería recurrente en otras de sus obras. Durante este periodo, Miyazaki estaba practicando para mejorar como diseñador escénico, así que viajó a Europa para contemplar paisajes y fondos para próximos proyectos basados en literatura Occidental. En 1979 Hayao hace su debut como director para un largometraje con Lupin III: The Castle of Cagliostro. En este proyecto fue capaz de usar su experiencia de viaje por Europa para informar sobre detalles en la ambientación y fondos.

En los 80s comienza a realizar el manga sobre la conocida Nausicaä, mezcla de folclore japonés, medieval europeo y aeronáutica. No nos detendremos mucho en la trama de las pelis, porque ya son bien conocidas o no queremos hacer spoilers. Basado en el manga se produjo en 1984 Nausicaä del Valle del Viento, con su compañero Takahata como el productor.

Con estos films que presentaban protagonistas femeninas fuertes, junto a sus representaciones de la naturaleza, de temas ecológicos, de guerra y magia o fantasía, fueron marcando ese estilo tan mágico y entrañable que todos adoramos vivir en sus películas.

Casi luego de 2 décadas de trabajo colaborativo con Takahata, en 1985 ambos deciden fundar su propia compañía de producción ya reconocida a nivel mundial: Studio Ghibli, cuyo nombre es una especie de sobrenombre del aeroplano italiano modelo Caproni Ca.309 y significa Viento del Desierto.

El primer film realizado por Studio Ghibli fue Castle in the Sky, Miyazaki basó este film en lo que pudo observar durante un viaje a Wales en Gran Bretaña, donde pudo presenciar una huelga de mineros. Acá también como muchas de sus películas podemos admirar su amor por los aeroplanos, y su enfoque sobre temas ecológicos en relación con el desarrollo y la tecnología. Para 1988 lanzan 2 películas: la sobrecogedora Mi Vecino Totoro, dirigida por Miyazaki y La Tumba de las Luciérnagas, dirigida por Takahata. A ambas no les fue bien en taquilla, pero el estudio aprovechó para lanzar mercadería de Totoro, con lo que les fue mejor, y además gracias a la estrategia Totoro se convirtió en la marca icónica para el estudio.

En 1989 dirige la encantadora Kiki’s Delivery Service. Un cálido relato sobre una aprendiz de bruja en una ciudad de estilo europeo, favorita de muchos. 1992 sigue con el espléndido film Porco Rosso, recordar también el apartado musical en sus películas que aportan una carga emocional de gran peso y son composiciones que llegan directo al alma y al corazón. Miyazaki participa como escritor y storyboard en Pom Poko y Whisper of the Heart (1995). El principio de su fama y éxito a nivel mundial comenzó con la película de 1997, La Princesa Mononoke, que además fue presentada en Estados Unidos. Después de considerar retirarse casi a los 60 años por problemas de vista, reemerge en el año 2001 con Spirited Away, film de éxito internacional que inclusive recibió un premio de la Academia por Mejor Película Animada; para esa ocasión Miyazaki no se presentó a recibir el Oscar por estar en desacuerdo con USA por su recién iniciada guerra contra Iraq.

Luego de eso continuo haciendo cortometrajes para los visitantes del Museo Ghibli, y en 2004 produce el fenomenal y caluroso film Howl’s Moving Castle. La última película que dirigió fue The Wind Rise en 2013, pero para nuestra fortuna volvió de su retiro para preparar lo que muchos creen será su último gran trabajo en el cine “Kemushi no Boro“, el primer film en realizarse completamente en animación por computadora ó 3D por Studio Ghibli. Recordar que en el 2015 recibió un Oscar honorario de parte de la Academia.

Miyazaki tuvo 2 hijos con Akemi Ota, Gorō en 1967 y Keisuke en 1969. La dedicación de Miyazaki a su trabajo impactó negativamente en su relación con Gorō de niño, ya que muchas veces estaba ausente. Gorō fue quien dirigió Tales from Earthsea, por Studio Ghibli en 2006, y aquel entonces Gorō enfatizó que aunque Miyazaki no dejó una marca muy profunda como padre sí lo hizo como director de películas animadas.

Concluímos recordando esas características y toda esa magia tan encantadora en las películas y producciones del maestro Miyazaki, en sus films de corte tan variado, en su recurrencia a tocar temas ambientales, de pacifismo, feminismo, amor y familia. Creo que ver por primera vez una peli de Ghibli o Miyazaki siempre es un evento especial, son películas tan sobrecogedoras en tantos sentidos que uno sigue viéndolas de cuando en cuando, porque nos llenan de paz, esperanza, alegría y hasta valor. Los dejamos entonces con este maravilloso documental sobre el quehacer de este ya legendario director, pronto más biografías, ¡que estén bien!

Compartir