Este año, el recién pasado 10 de marzo, se cumplieron 21 años del estreno de una serie que marcó época y cuya influencia sigue hoy en la cultura Pop. En 1997 se estrenó “Buffy: The Vampire Slayer”.

Orígenes

En los 90s, un joven Joss Wheedon era un prometedor escritor que a escribió una historia sobre “una mujer completamente insignificante que resulta ser absolutamente extraordinaria” llamada “Rhonda, la camarera inmortal”. Su idea era terminar con la idea de la “chica rubia que solo se mete a un callejón oscuro y es asesinada”. Ella sería fuerte, y sabría usar su fuerza. Y salvaría al mundo. Luego modificó la idea hacia una adolescente que descubría que su destino era salvar al mundo de vampiros y demonios llamada Buffy.

En 1991 logró vender la idea original a Sandollar, una pequeña productora independiente asociada a Fox, que vió prometedor el guión pero se estancó en la idea de adolescentes: asi que programó una producción relámpago en solo 5 semanas para contar con el entonces ídolo de 90210 Luke Perry. Además, la influencia de los consejeros de Fox removió elementos oscuros de la trama pues querían hacer un filme más juvenil y liviano.

El resultado fue la película de 1993 con el mencionado Perry y Kristy Swanson, que tuvo una tibia recepción en la taquilla. Aunque la crítica destrozó en muchos aspectos la película, la misma logró hacerse de un público que si captó el mensaje y les gustó la idea de la adolescente empoderada. Particularmente yo recuerdo varias conversaciones con amigos donde coincidíamos en que la película pudo ser mucho mejor y más poderosa en su mensaje y acción.

La película original de Buffy pasó sin pena ni gloria por los cines, pero el concepto llamó la atención del público.

A pesar de la influencia de Fox para aligerar el film, muchos otros directivos y escritores dentro de la misma Fox alababan el guión original y su equilibrio entre la frescura adolescente y el terror clásico. Aún antes del estreno de la película, algunas personas se acercaton a Wheedon para hablar de una serie.

La serie

Wheedon mantuvo el proyecto dándole vueltas por la cabeza y elaboraba algunas ideas. No tuvo que esperar mucho para recibir una propuesta para presentar el proyecto y entonces le dió forma a la serie agregando además el ambiente de secundaria, pero con la connotación de que los enemigos serían metáforas de la vida adolescente.

Wheedon empezó a producir guiones y la serié tomó forma. Y el 10 de marzo de 1997 se oía por primera vez el opening que marcaba el estilo enérgico de la serie a través de la, entonces muy pequeña, cadena WB Network (que después se convertiria en The CW).

A pesar de que la serie no se transmitía en una de las cadenas poderosas de USA, los ratings eran exageradamente buenos y llegó a mantener promedios de 5 millones de televidentes por capítulo.

Y ni qué decir de los protagonistas: Allison Hannigan, Nicholas Brendon y Charisma Carpenter se convirtieron en ídolos juveniles en muchas partes del mundo. El equilibrio y madurez lo aportaba un Anthony Stewart Head que encajó a las mil maravillas con el grupo como el mentor y “Vigilante” Giles Rupert.

El “Scooby Gang” original. Aparte de que todos resultaron ser excelentes selecciones para sus papeles, el vestuario de las protagonistas rompió el esquema de ropa adolescente en la televisión con un aire siempre atrevido y sexy.

Los protagonistas, Sarah Michelle Gellar y David Boreanaz llegaron a ser incluso “sex-symbols”. Aparte de que la química de su romance disparó las fantasías millones de personas.

Aparte del atractivo físico de la pareja protagonista, la sutil tensión sexual entre ambos disparaba los hormonas de los protagonistas de todas las edades.

A partir de ahí, el éxito fue arrollador. Y encima el guión ayudó con elementos como la partida de Ángel y la llegada de Spike, con el consiguiente triángulo amoroso.

Angel, Buffy y Spike: todavía hoy los fans discuten cual pareja era la mejor.

Se exploraron múltiples temas: el personaje de Willow fue revolucionario por su exploración de la brujería y el descubrimiento de su homosexualidad, los adolescentes que superan el bullying con venganza, los enemigos dentro de tus amigos. Era una serie para adolescentes y jóvenes adultos desenfadada, fresca y atrevida.

Pero al inicio de la 7ma temporada se reveló la terrible noticia: Sarah Michelle Gellar no continuaría. Y la serie acabó ahí. Pero su influencia se ha mantenido.

Después de la serie

El simbolismo en Buffy se da a cántaros. Desde el opening que siempre trataban de orquestarlo como una secuencia de acción muda, hasta los temas.

La secundaria y la vida diaria en ella son un tema recurrente. El papel del director de la secundaria como un “anti-enemigo” es magistral; los romances y relaciones terminaban lanzando algún tema sobrenatural. El triángulo de Buffy con su amor platónico y luego con el “chico malo” Spike que antes era su enemigo hizo que millones de adolescentes se identificaran (más) con la serie. Muchos particularmente ven la relación de Buffy-Angel como “La Bella y la Bestia con un ‘plot-twist’ donde la Bestia se vuelve mala” contrastado con la versión real Buffy-Spike.

Uno de los puntos álgidos fue la relación entre las hermanas Summer: Dawn y Buffy, que provocaba disputas entre los fans, y reflejaba muy bien las molestias y situaciones entre hermanas.

Dawn y Buffy. Aunque al principio insoportable, Dawn se ganó el afecto de los televidentes

La exploración de la sexualidad de Willow, como tiene que aprender a controlar su poder para no volverse un enemigo de sus amigos, su fortaleza detrás de su timidez. Y el arquetipo de Xander: el “perdedor” que termina ligando a la bella de la escuela.

Existen múltiples referencias a monstruos clásicos: el terrible Adam es claramente Frankenstein, al Hombre Invisible, Hombres Lobos y otros.

Incluso a nivel académico, los estudiosos de la cultura pop y ciencias sociales hablan de “Buffylogía” o “Buffy studies” por la gran cantidad de ensayos relativos a la serie y su influencia.

Continuidad

La historia oficial de la serie sigue viva a través de un comic asesorado por el mismo Wheedon. En paralelo, todavía hoy mucha gente escribe fan-made historias basadas en Buffy.

Hay rumores de que quieren re-lanzar la serie o hacer una trilogia de cine. Esperemos que al menos la hagan bien. Mientras tanto, si no ha podido disfrutar de esta serie clásica, se la recomendamos ampliamente.

FuenteRolling Stone y otras fuentes.
Compartir