Lo primero que diremos es que no estamos hablando de Lex Luthor. Hay un villano que siempre ha estado ahí, cerca, rondando, silencioso; quizá ha estado analizando y estudiando a Superman desde el comienzo, tejiendo con paciencia y sutileza una manera de doblegar de una vez por todas al Hombre de Acero. Y su introducción en los cómics da miedo, porque se ha apoderado de bienes importantes que sólo reflejan el gran poder que tiene.

Se hace llamar Leonne y no se sabe mucho de él. No hay forma de relacionarlo con otros eventos o personajes de otros cómics, no es impulsivo y hasta parece comprender a Superman como nadie más. Ha comprado Daily Planet de forma muy simple y también posee objetos que lo único que hacen es generar cualquier cantidad de preguntas.

Por ejemplo, en la edición de Action Comics # 1006, escrita por Brian Michael Bendis y dibujada por Ryan Sook, se logra identificar que Leonne es dueño de un automóvil verde de modelo antiguo y que ha sido chocado por el frente. Se trata nada más y nada menos que de un Chrysler DeSoto o Plymouth de 1937, el cual apareció por primera vez en la portada de Action Comics # 1, en 1938. En ese número Superman golpea el auto que pertenece a unos ladrones que huyen aterrorizados al ver de lo que es capaz el súper hombre.

Estamos hablando de un hecho que sucedió en la llamada Época de Oro de Superman, es decir, que Leonne podría tratarse de un villano con la capacidad de cubrir diferentes puntos generacionales del héroe o bien podría ser toda una organización criminal que ha operado bajo las narices de la justicia durante muchos años. Lo cierto que no podemos esperar a ver cuál será el siguiente movimiento de Leonne para combatir silenciosamente y quizá hasta ir trastornando poco a poco a Superman.