Los Guardianes de la Galaxia pueden defender al universo de muchas cosas, pero una de ellas no son las campañas de desprestigio organizadas por los grupos de extrema derecha estadounidenses contra James Gunn. Efectivamente, el 2018 se ha convertido en el año en que Trump afecta hasta a los superhéroes, porque de acuerdo con nuevos reportes, Disney se ha reunido por fin con el cineasta luego de despedirlo y no fue un encuentro grato.

En una cita que la compañía describió como «una simple cortesía», el director de Disney, Alan Horn, dio un no definitivo a Gunn sobre su potencial recontratación. Para quienes viven bajo una piedra, James Gunn publicó una serie de tweets transfóbicos y pedofílicos hace alrededor de 10 años, por los cuales ya antes se había disculpado, pero luego de que el director se volviera muy abierto en redes sociales sobre la mala labor del gobierno estadounidense, grupos de apoyo a Trump volvieron a traer a la luz estos mensajes. Entonces, Disney procedió a despedir al hombre inmediatamente a pesar de sus reiteradas disculpas y de no tener indicios de que Gunn hubiera incurrido en ningún acto de pedofilia real.

El mismo reporte indica que Kevin Feige no estaba presente en la reunión. Se ha hablado de que el presidente de Marvel Studios ha intentado vehementemente lograr que Gunn vuelva a su puesto como director de Guardians of the Galaxy, Vol. 3. No obstante, al no lograrlo, el ejecutivo ha dicho que apoya la decisión final de Disney. Al fin y al cabo, no es como que tenga otra opción.

Al parecer, Kevin Feige intentó que Disney recontratara a James Gunn pero no tuvo éxito.

Quienes en definitiva están en contra del despido son los actores que dan vida a dichos personajes. El elenco completo publicó una carta abierta donde rechazan de lleno la decisión de Disney. Dave Bautista es quien ha dado las más fuertes declaraciones al respecto, incluso indicando que si la compañía no utiliza al menos el guión que ya había terminado James antes de su despido, él solicitaría inmediatamente a Disney que terminara su contrato sin importar las consecuencias.

El tema del libreto es ahora un gran conflicto, pues un nuevo cineasta a la cabeza del tercer volumen de Guardians muy probablemente quiera desarrollar su propia historia. Además, si Disney no elimina del todo la versión de Gunn, seguiría manteniendo vínculos profesionales con él y realmente su despido no tendría mucha lógica.

Los últimos rumores indican que, una gran mayoría de los principales estudios de cine en Hollywood, están únicamente a la espera de que Disney finiquite los trámites de despido con James para contratarlo. Se habla de que el más interesado en quedarse con el talento de este director es Warner Bros., con el fin de que se una al DCEU.