¡DEVILMAN: CRYBABY ES EL MEJOR ANIMÉ DE ESTA DÉCADA 2010-2020! Así de fuerte, en mayúsculas y negritas, hago esta declaración sin miedo a equivocarme, y si usted así no lo cree, debatamos en esta nota. Yo sé que en esta década han salido películas excelentes como “Your name”, “The voice of silence” y series extraordinarias como “Attack on Titan”, “One Punch Man” y “My Hero Academia”, pero Devilman: Crybaby, en serio, en serio, serio, serio es una suma de elementos que yo catalogo como perfectos. Es de esos proyectos como la saga de películas de “The Matrix” y “The Lord of the Rings”, que parece como que los astros se unen para que sean perfectos en música, actuación, efectos, epicidad y sobre todo: el mensaje de vida. Y para llegar a ese mensaje debemos llegar al final de la serie, precisamente a los últimos dos capítulos, y a esto dedicaré este artículo, a analizar el simbolismo y mensaje que este animé pretende en su tan excelente construcción de éxtasis y final. Esta obra de arte es de esas pocas en que el final tiene tanto o más poder como la parte de su clímax.

Me van a disculpar mi éxtasis por esta serie, es más, ahorita que estoy escribiendo, me doy cuenta de que tal vez fue muy exagerado hacer esa afirmación inicial, pero al menos tal vez capté su atención, ya sea para discutirme que esta serie no es tan buena como yo afirmo, o para hypear conmigo. No obstante, en serio me pone muy contento sentir lo que sentía cuando miraba los animés viejos. Si tuviera que hacer las siempre odiosas comparaciones, en equivalentes por décadas, yo diría que Attack on Titan es el equivalente de Death Note, My Hero Academia de Dragon Ball o Naruto, y Devilman: Crybaby de Evangelion… ¡Sí, lo dije, de Evangelion! Esta serie se siente así, como lo que uno sentía al ver Evangelion, que no entiende nada pero le llega al alma, que hay mosntruos geniales, batallas llenas de finales donde despedazan a sus enemigos, mientras yerguen aún sus corazones palpitantes, y preguntas existenciales sobre nuestro papel como seres humanos. Con esta rimbombante introducción, demos inicio a nuestro análisis.

Akira-Amon-Amón Ra

Akira en japonés significa “el alegre”, no obstante, algunos filólogos japoneses coinciden en que los nombres más que ser un adjetivo son un verbo, es decir, “el buscador o productor de la felicidad”; esto último en negrita es muy importante y lo retomaremos al final de este artículo. No obstante, lo que sí podemos afirmar es que, durante toda la serie, Akira busca la felicidad de todos quienes le rodean, y defiende a muerte la felicidad de todos a quienes ama y considera débiles.

Amon dentro de la cábala significa “el demonio comandante de legiones”. Al parecer, Amon es un líder innato y fue por su capacidad de comandante que se le otorgó ese nombre, no al revés. Es decir, obtuvo su nombre por lo que es. En el caso de Devilman, esta es mi parte favorita de toda la serie, cuando los otros “devilmen” o demonios se unen a Amon para pelear contra Ryo, todo esto gracias a la carta online que escribe Miki afirmando que ella es también una “devilwoman”. Lo que sabemos, le cuesta al final la muerte.

Lo que pasa es que siempre he tenido debilidad por soldados que luchan al lado de un líder increíble, como en la saga de Metal Gear cuando los soldados se sacrifican por Big Boss en las sagas de “Portable Ops” y “Peace Walker”. Eso siempre me conmueve, me llega; gente unida por un bien común y sacrificándose por un bien mayor. En el caso de Devilman Crybaby, Amon sí comanda una legión de demonios, pero es por una causa noble, por una causa mayor, para destruir a quien trajo destrucción a la humanidad, para destruir a Satanás. De verdad es mi parte favorita de toda la serie, en una parte Ryo corta las piernas de Akira, y aparecen dos devilmen que sin dudarlo se cortan la cabeza y se colocan en las piernas de Akira para fusionarse con él y poder continuar la batalla. ¡Es símplemente hermoso darse cuenta de que los demonios son lo más egoísta que hay, y aún así, dan la vida por un bien mayor! Esta es una de las primeras muestras de que Akira y Miki logran que las personas, aunque tengan el mal dentro, pueden superar su parte maligna y hacer el más noble de los sacrificios: dar la vida.

Amón-Ra en la cosmogonía egipcia es uno de los creadores del mundo, y se le confiere a él la cualidad de la compasión. Desde el opening, ya el director Masaaki Yuasa nos muestra cómo Amón-Ra ve a el sufrimiento de la humanidad y cómo llora por ella, cómo se refleja la humanidad en su iris que es parte de él, y este derrama lágrimas.

 

Entonces, como podemos ver, la fusión de estos tres nombres nos dan el resultado del personaje de Akira: un ser humano que tiene un poder demoníaco tremendo, el cual, al final, lleno de compasión por los débiles, comanda una legión para defender la felicidad de la humanidad. Durante toda la serie Ryo llama al personaje principal con estos tres nombres, y ya vemos la razón.

Ryo-Satanás-Azrael y la belleza de la muerte, ¿por qué Akira es feo y Ryo hermoso?

Mucha gente siempre, al principio de una serie, dice que ya saben quién es el villano final, y apuesto que muchos intelectualitos apenas vieron a Ryo dijeron que iba a ser el villano final. La verdad es que yo pienso que estas personas que hacen estas teorías son muy pretensiosos, porque en lo personal, considero una maravilla la construcción del personaje de Ryo como villano máximo, pues no se le ve venir. Se sabe que es un sádico que a toda costa quiere probar la existencia de los demonios en la Tierra. Sin embargo, que fuera Satanás es uno de los mejores giros que he visto, y de los mejor explicados del anime en general. Es un villano que no sabe que es el villano, y es parte de una de las características más importantes de Ryo.

Ryô en japonés significa “excelencia”, y como se puede apreciar en la serie, esto es parte de las características del personaje. Es un ser humano que fue excelente desde bebé, un niño genio que sabía de la constitución del universo y de la física, y finalmente, un adulto joven, magnate e insaciable de conocimiento.

Azrael dentro de la cábala es el ángel de la muerte. Sí, ese que tiene una capucha y guadaña, y como vemos, en Devilman es quien trae la muerte de la humanidad.

Satanás según la Biblia es uno de los ángeles más hermosos de Dios, el cual quería darle todo el conocimiento a los humanos, todo, incluso habiéndole advertido el mismo Dios que aún no estaban preparados. Por ello, la serpiente bíblica es Satanás, pues este comparte con los humanos el conocimiento de su propio libre albedrío y desnudez. Esto también se relaciona con el mito griego de Prometeo encadenado, el cual fue castigado por los dioses por presentarle el fuego a los seres humanos. En el caso de Satanás, por revelarse a Dios, bajan a este mismo de los cielos y se instaura en la Tierra. En Devilman Crybaby se observa cómo Satanás baja a la Tierra, y con los siglos la corrompe varias veces. En estas ocasiones Dios tiene que intervenir, lo que veremos al final de este artículo. No obstante, no perdamos la idea de que en este caso también, Ryo consigue la corrupción de la humanidad nuevamente. Incluso hay una alegoría muy graciosa a Trump.

Según la Cábala, Azrael, la entidad de la muerte, es algo tan hermoso que los seres humanos no están preparados para verla. Por ello, los seres humanos no entienden a la muerte, y lloran su llegada. Sin embargo, este texto y otros más como “Revelaciones” afirman que si los seres humanos entendieran la muerte, estarían felices del momento en que esta llega. Entonces, llegamos a la pregunta, ¿por qué la encarnación del bien, Akira, es tan feo y Ryo, la encarnación del mal, tan hermoso? Respondamos esta pregunta al revés para que tenga más sentido: Ryo es hermosísimo porque representa a este ángel de la muerte que es hermoso tanto para la Cábala, como para la Biblia. Es tan hermoso que se le dieron 12 alas, 2 para tapar sus pies, 2 para tapar sus caderas, 2 para su pecho y dos para su rostro; las dos restantes son para volar. Los seres humanos no pueden entender a la muerte y por ello la dibujan con capucha. Los pergaminos del mar muerto llaman al diablo como “Lüzbel”, el iluminador, el portador de la luz que le dio el conocimiento del albedrío a los seres humanos. Por ello es tan luminoso como se ve en la imagen de abajo. Akira, por su parte, representa que sin importar qué tan feo y malvado sea alguien, siempre se puede optar por ser puro, bueno y heróico.

Llorar como premisa y rompimiento de la masculinidad

Poco a poco las luchas feministas e igualitarias han logrado mermar el estigma de que “los hombres no lloran”. Esto porque la premisa es que entre más masculino se es, menos se llora, pues el llanto se adjudica a la debilidad, y adivinen a quién llaman erroneamente sexo débil. Sí, a la mujer. Pues bien, esta serie viene a romper con esto drásticamente. Devilman Crybaby es uno de los seres más poderosos del anime, y aun así, uno de los más llorones. Miki, en su carta de Devilwoman, caracteriza a Akira como el que nunca llora por sus penas pero siempre llora por las de los demás, y esto se ve desde el primer capítulo de la serie, cuando Akira de niño está llorando por la muerte de un pequeño gato sin hogar. Este gato está en una caja, que es tapada por la lluvia por la sombrilla del pequeño Akira. Es decir, este niño es tan noble que dio su propia pertenencia, incluso sabiendo que lo pueden castigar, con tal de tapar de la lluvia a un gato moribundo. Ahí se ve el amor de Akira por la vida.

Akira llora durante toda su vida por el mal ajeno, e inclusive, convertido en un demonio todo poderoso se sigue conmoviendo y llorando por la humanidad. Es un personaje con una personalidad tan marcada que, aun siendo un demonio poderoso, no deja que este destruya su característica principal: la compasión (recuerden, Amón-Ra). Él llora por los débiles, por sus amigos, por aquellos que se sacrifican por los demás.

Muchos se enamoran de Akira, lo siguen, lo respetan, lo aman, y es porque es un llorón, porque tiene empatía, porque es grande entre los hombres, o mejor dicho, entre los humanos. La verdad, yo sólo comparo el desarrollo de la masculinidad de este personaje con Kamina y Simon de Gurren-Lagan, cuando la masculinidad no significa no llorar, sino al contrario, conmoverse y hacer algo al respecto.

Hasta Satanás puede sentir amor

Bien, ya con todo este conocimiento, llegamos a la primicia de este artículo: hasta Satanás pude sentir amor. Según la Biblia, la Cábala y esta misma serie, el resentimiento de Satanás con Dios es que este quiso hacer algo bueno y Dios le dio la espalda. O sea, Satanás quiso mostrarle a los humanos que la verdad y el conocimiento es lo más sagrado, y que amar mediante su propia decisión es lo más puro; pero intervenir con esto a los humanos le causó el ser desterrado de los cielos.

Al final, Satanás es un hipócrita, pues deseando enseñar el amor puro a los humanos, el que es por libre albedrío y no por obediencia inconsciente, termina odiando a Dios por voluntad propia. Vive su vida tratándole de probar día con día a Él que los seres humanos, aquellos por quienes sacrificó su santidad, en realidad son malvados y merecen el sufrimiento. Por ello es que Ryo está tan obsesionado con captar en cámaras a los seres humanos que son demonios, porque desea probarle a los humanos y al propio Dios que todos ellos son malos, y de cierta manera, lo logra.

El capítulo semifinal de esta serie es uno de los mejores capítulos finales que he visto en un anime. Todo lo que pasa con los personajes secundarios, con los raperos, con los que abrazan a Amon, el sacrificio de Miko por Miki y su trágica muerte, hacen que uno piense que Akira va a llegar a tiempo y la va a salvar, hacen que uno odie a la humanidad con todas sus fuerzas, que sienta que se merecen el infierno que están viviendo, porque al final, los seres humanos son lo más egoísta de la existencia.

Sin embargo, Akira, muy a lo T’Challa en Civil War, no se deja llevar por la venganza plena y pura. En lugar de arremeter contra toda la humanidad y convertirlos a todos en carne molida, Akira recuerda quién es el verdadero villano, el causante de todo esto, pues los humanos, pese a lo malos que son, (algunos) hacen lo mejor que pueden, como Miki. De hecho, esta escena es muy simbólica. En ella, Akira ve a todos sus amigos pasarle por delante, lo que en carrera de relevos se conoce como “el testigo”. Masaaki Yuasa, el director de esta serie, es un genio, porque tras de todo el simbolimo que les acabo de comentar, deja muy en claro lo que significa ser “testigo” de la humanidad y luchar por ella. A continuación voy a desarrollar este último punto.

Las dos lunas, La Glaciación,  el Diluvio Bíblico, la Doctrina Secreta.

Ufff, para ya lograr explicar el final de la serie debí investigar muchas cosas y atar muchos cabos. Así que antes de explicárselos, o al menos, mi versión de este, primero debo contextualizar un poco.

En primer lugar, les voy a resumir una pequeñísima historia sobre un libro llamado “La Doctrina Secreta”. Bien, la Doctrina Secreta fue un libro escrito por la teósofa Helena Petrova Blavatski. Esta rusa, quien fue obligada a casarse durante su adolescencia, un evento muy común en 1800, logró escaparse de casa para vivir su propia vida. Entonces, a partir de allí se dedicó a buscar el significado de la vida, y el por qué los seres humanos estaban atados a costumbres que los hacían vivir infelices. Este viaje la condujo al Tibet, y allí conoció a maestros que le mostraron cientos de libros y obras que venían de todas partes del mundo, algunos, incluso recogidos del famoso incendio de Alejandría. Muy a lo Dr. Strange y a lo Wakanda, los Tibetanos nunca compartieron estos secretos con los occidentales, por su ferviente encerronamiento cristiano y porque, en realidad, ningún occidental había mostrado interés en ellos más que los estudiantes que buscaban nueva vida en el Tibet. Sin embargo, esta señora leyó y se dio cuenta de todo este conocimiento que, verdadero o no, era importante que occidente conociera. Así que se propuso la titánica tarea de resumir toda esa información en varios tomos que constituyen La Doctrina Secreta.

Las historias fantásticas alrededor de ella han desprestigiado siempre su trabajo como si fuera una fantasía, ya que sus seguidores afirman que ella terminó de escribir ese libro inspirada por maestros astrales, de nuevo, muy a lo Dr. Strange. Sin embargo, estos libros son importantes de leer porque representan la cosmogonía, o la creación del universo, de múltiples culturas antiguas que coinciden bastante entre ellas. Así como existen las trinidades cristianas, brahmánicas, nórdicas, mayas y demás coincidencias religiosas; al final, me apego más a la etimología de la religión “re-ligare”-religar, reunir, y pienso que todas ellas se reúnen, aunque lastimosamente, ahora se use la religión para separarnos entre seres humanos.

Bien, todo ello se los cuento porque dentro de la “Doctrina Secreta”, las cosmogonías de muchos pueblos antiguos y también orientales coinciden en que los seres humanos han pasado por ciclos de destrucción, de los cuales han tenido que renacer ya cuatro veces. Estas 4 veces tienen que ver con los cuerpos desarrollados por los seres humanos: físico, energético, emocional y mental. Ahorita, estamos en el mental y por ello tenemos tanto desarrollo tecnológico.

La serie de Devilman está ubicada en esta era mental. El texto afirma que por ello en la Biblia no aparecen los dinosaurios, porque son de la época física del ser humano, el Neanderthal. Al parecer, la cosmogonía bíblica empieza en el tercer renacimiento de la etapa humana, en la etapa emocional, terminándose esta con el diluvio del viejo testamento y empezando así la etapa mental con la construcción de la Torre de Babel. En fin, Devilman Crybaby es la narración de la época mental del ser humano, cuando el ser humano, con todo el conocimiento que tiene, busca el egoísmo (quitar) en lugar de la igualdad (dar).

La mayor evidencia de esto en la serie es:

1. El apocalipsis divino en el cual Dios interfiere para limpiar a la raza.

2. La destrucción de la Luna en la serie.

Este último punto es muy importante, ya que la cosmogonía de la Doctrina Secreta afirma que, durante la 4ta reestructurción de la humanidad, durante lo que la Biblia muestra como el “Antiguo Testamento”, los seres humanos no nacieron de la Tierra, sino que la Tierra anterior fue destruida. Entonces, la humanidad emigró al Planeta Tierra que hoy gracias a la intervención divina.

¿Y saben qué es la Luna entonces? la vieja Tierra. De hecho, Blavatski afirma que por esta razón es que el ser humano racional ha buscado tanto viajar y llegar a la Luna, en añoranza de una vida antepasada. Estos mismos textos aseguran además que, al final de la 4ta etapa de la humanidad, la mental, el Planeta quedará destruído por las guerras y contaminación. Entonces, el ser humano tendrá que emigrar a un nuevo planeta con la humanidad evolucionada a seres más agradecidos, más reales como, se ve en la imagen de arriba. Así se conseguirá la evolución de la conciencia, y esta segunda Tierra pasará a ser el segundo satélite de la nueva y tercera Tierra.

De hecho, ya el mismo opening de Devilman Crybaby nos da ciertas piestas de ello. Al puro inicio de este, se ve una especie de fósiles que aluden a la primera estación de la humanidad, a la física, representada a través de la existencia de los dinosaurios antes del ser humano ,cuando ocurre la primera limpieza que es el famoso meteorito. Luego se ve un valle obscuro, como que la verdad no se sabe, para pasar luego a ver 4 rocas, las cuales tienen como pináculo a Akira Devilman.

¿De dónde son esas 4 rocas? Exacto, de las cuatro estaciones de la humanidad representadas como Akira en su pináculo, el ser que pese a tener imperfecciones en su interior, fue el más puro de los seres humanos; aquel que en lugar de luchar contra su prójimo lucho contra el verdadero mal, contra Ryo. Akira será quien detone el renacimiento de la 5ta humanidad, la que es más real, la mente verdadera, no la que engaña con egoísmo.

 

 

Entonces, teniendo en cuenta qué significa cada personaje, el paso de las 4 etapas de la humanidad y el llorar como sentido máximo de valor y empatía, es que ahora sí podemos llegar a la primicia de este artículo, y a lo que considero es el mensaje que tiene Devilman Crybaby: HASTA SATANÁS PUEDE SENTIR AMOR. 

Sí, este es el mensaje. Sin saber que él es la mismísima encarnación del Diablo, Ryo se dedica durante todo el viaje a demostrar la presencia demoníaca en la Tierra. Se dedica a resusitarlos, a demostrar que la humanidad es maligna y que no merece más que vivir su propia destrucción.

Sin embargo, Akira, con todas las cualidades que demuestra, y sobre todo, con la empatía por los buenos como sentimiento más fuerte que el odio hacia los villanos, le demuestra a Ryo a lo largo de toda la serie lo que es un ser humano puro, uno empático, sensible y que llora por amor a los demás. Desde niño, Akira ha llorado por todo, por el gato, por sus amigos, por su familia, por Mika, por Miki y hasta por el mismo Satanás, porque lo compadece. Lo compadece por nunca haber experimentado el amor verdadero, la empatía, la bondad sobre la maldad ni la lucha por lo bueno. Devilman siempre defendió a la humanidad, inclusive con sus errores.

Al final, Akira llora cuando es derrotado por Satanás, porque sabe que, el muy pobre, al destruir a la humanidad destruyó también todo lo malo, y con ello a su capacidad de amar… Y Satanás lo comprende. Ryo, cuando mata a Akira, por primera vez conoce a un ser humano que va más allá de sus pasiones físicas, más allá de sus vagas energías, más allá de sus fluctuantes sentimientos y más allá de su menta egoísta. Es un ser que trasciende todo eso, que trasciende los cuatro viejos estados de la humanidad, que pasan el amor de un estado a otro haciendo seres humanos cada vez mejores, y esto es muy bien representado cuando lucha contra Ryo.

En ese momento, Akira logra recordar a todos sus amigos, desde la pureza de su niñez, que le pasaron “el testigo”. Es decir, todos ellos han sido alguna vez testigos del sacrificio y del amor humano, desde los raperos hasta Miki y Miko. Acá les dejo el video para que lo revivan, ahora que podemos entenderlo mejor. De hecho, hasta se me pone la piel de gallina cuando lo veo.

Akira es un ser humano amoroso, llorón, empático, y por primera vez, un ser real: el próximo paz de la humanidad. Entonces, es allí cuando Satanás llora por primera vez. Lo hace porque se da cuenta de que Akira le mostró lo que puede hacer la humanidad, y sobre todo, porque sabe que Akira luchó siempre por el bien y por la salvación, incluso de la humanidad corrupta, incluso luchó para salvar al mismo Satanás. Akira se compadece hasta de este ser, que no conoce el amor, que solo conoce la perdición.

Satanás dice “El amor no existe. Por tanto, tampoco existe el sufrimiento… O bueno, eso es lo que pensaba”. Luego, mira el arete de Akira, que le fue conferido a Miki por uno de los raperos, porque había sido un regalo de su abuela que siempre lo protegería. Después Miki se lo dio a Akira, y allí, Satanás comprende que el amor sí existe, y que se pasa de quienes se aman unos a otros. Satanás entiende finalmente que, sin importar que el mal sea prevaleciente en la humanidad, siempre habrá seres dispuestos a amar, a acompañarse a sufrir y a vivir la vida.

Entonces, Ryo se da cuenta que Akira ha estado siempre con él y que lo ha comprendido. Nunca lo ha juzgado, ni una vez, pese a que desde niños Ryo ya era maligno e insensible. O sea, Akira siempre lo ha amado. Así que, luego de esta realización, le pregunta al cadáver de Akira “¿Qué es esto qué siento? ¿Por qué estoy sintiendo? Akira, no me dejes solo”. En ese momento Ryo llora por primera vez, sufre, porque ya es muy tarde y perdió a ese ser humano, el más real de su especie, que le enseñó lo que era amar.

P.D.: Y bien, con esto hemos llegado al final de este artículo. Espero que les haya gustado tanto como me he tardado en investigar todos los elementos que incluí en él. De una vez aclaro que ni The Couch, ni mi persona, apoyamos algún tipo de religión, doctrina o ateísmo específicos. El único fin de esta investigación era llegar a este bonito mensaje:

Aún en los peores momentos de la humanidad, y aún cuando nuestros seres cercanos estén llenos de odio, resentimiento y frustración, ellos y ellas pueden aprender lo que es la amistad y el amor si así se los mostramos. Es sano alejarse de las relaciones tóxicas, pero lo que no es sano es dejar de ser amoroso con nuestros seres queridos sólo porque nos han herido alguna vez. Lloremos todos, seamos Crybabys, y seámoslo a mucha honra. Deviluuuuuuuumaaaaaaan