“Quiero demasiado que hagan un live action de mi anime favorito” dijo nadie nunca.

Pues sí, se atrevieron. A pesar de los múltiples fracasos que advertían que era una mala idea, una pésima idea; lo hicieron, una adaptación en Live Action de uno de los mangas más importantes de la contemporaneidad, de uno de los animes más aclamados de los últimos 20 años. Se atrevieron a hacer un Live Action de Fullmetal Alchemist.

Para contextualizar a quienes no están familiarizados con la situación de los Live Action (adaptaciones con actores y actrices de historias de manga o anime); 8 de cada 10 son un completo fracaso, esto sin importar si son de producción japonesa o estadounidense.

Es por esa razón que cada vez que escuchamos la noticia de que se avecina una de estas producciones, los fans del manga y anime la recibimos con enormes cantidades de escepticismo y un dejo de esperanza.

Fullmetal Alchemist: El Live Action que nadie pidió

El 1 de Diciembre del 2017 se estrenó esta producción de Warner Bros en Japón. Fue dirigida por Fumihiko Sori y protagonizada por Ryosuke Yamada (idol, cantante y actor), Tsubasa Honda (actriz y modelo) y Dean Fujioka. Curiosamente ha sido aclamada por la crítica y el público japonés, además de ser un éxito en taquilla. ¡¿Quien diría?!

En definitiva la película tiene puntos altos pero también puntos muy bajos, en especial a nivel de tratamiento narrativo y de síntesis. Pero hablemos primero de lo bueno, a nivel de cinematografía y dirección de arte la película está muy bien, llega a ser un deleite visual en momentos muy específicos, gracias a los escenarios donde se desarrolla la historia.

Otro logro de la producción es el respeto a la estética del anime. La adaptación de los vestuarios remiten perfectamente a la propuesta original, e inclusive hay diálogos que, aunque no lo puedo afirmar, generan el sentimiento de haber sido extraídos del guión original del manga.

Esta decisión de “literalizar” la adaptación tiene la ventaja de que apela a la nostalgia de los fans, por lo que el proceso de crítica al contenido se realiza desde un lugar subjetivo del consumo. Pero también tiene la consecuencia de que la comparación puede volverse muy rigurosa, ya que no hay re-interpretación de los hechos, lo cual le da una responsabilidad imposible a los actores y a los efectos especiales.

Como espectadores es muy difícil aceptar expresiones faciales en actores, las cuales sabemos que son imitaciones de las emblemáticas exageraciones de la animación y el dibujo japonés.

Otro de los grandes problema son las decisiones a nivel de síntesis. Fullmetal Alchemist cuenta con 27 volúmenes de manga, 51 capítulos en su adaptación del 2003 al anime y 64 capítulos en su adaptación del 2009, esto es imposible de adaptar en su totalidad en una película de 2h 13min, que tal vez tenga una secuela, pero que está pensada para funcionar en sí misma.

Aún dejando de lado la cantidad de material con el que se tenía que trabajar, se contaba también con el reto de explicar quiénes son los hermanos Elric, las repercusiones de sus decisiones pasadas y lo complejo de su objetivo actual. Si eso no fuera suficiente para toda una película, se necesitaba explicar asimismo todo un universo, con sus propias reglas y verdades por contextualizar.

Es por esto que la película no es un producto que alguién que no conoce nada de Fullmetal Alchemist pueda entender en su totalidad, pero tampoco complace a los fanáticos, pues deja por fuera personajes fundamentales en la historia y acontecimientos necesarios para desarrollar a los protagonistas.

No vemos ni atisbo de Scar. Se menciona a Ishval una vez. Sabemos que los hermanos Elric tienen un papá ausente, que es alquimista, pero no escuchamos ni una sola vez el nombre de Hohenheim (¡Detonante de toda la historia original!). No se nos habla de King Bradley y sólo nos presentan 3 de los 7 homunculos.

Pero bueno, no podían abarcarlo todo en una película tan corta, por lo que no voy a entrar en detalle del porqué estas decisiones pudieron ser mejores. Lo que sí voy a criticar es la distribución del tiempo en pantalla. Yo se que Nina, la Quimera, es un gran insight de la serie, pero invertir una cuarta parte de la duración de la película en esto me pareció una decisión irresponsable, que sólo denota inmadurez en la producción. Todo se pudo contar de forma más adecuada y aún así llegar a los puntos importantes de este mini arco, ¡pero NO!

Es consecuencia de estas decisiones que no se pueda conectar con los personajes en ningún momento. No se explora la relación de los hermanos, tenemos conversaciones forzadas entre ellos, nada de profundidad y un trasfondo mínimo. Conectar con Al en la película es complicado, debido a su falta de protagonismo. Se habla mucho de lo que Al quiere y lo que Al necesita, pero nunca llegamos a conocerlo ni verlo como deberíamos en pantalla.  

Mientras a Al le falta tiempo, a Winry le sobra. El personaje tiene un protagonismo innecesario. Sale más de lo que sale en el anime o el manga, y para el punto de la historia que se está tratand,o no es relevante que tenga tanto tiempo en pantalla. Pero esto era obvio. Tsubasa Honda es demasiado cara como para no tenerla en escena todo el tiempo. Es el prop más costoso de toda la producción, y aún así no pudieron desarrollar a Winry como personaje. La gran mecánica de autmails, pilar de la familia Elric, es reducida a chistes malos, momentos “kawaii” totalmente fuera de lugar y miradas amorosas para Ed. Winry es básicamente un personaje de Lucky Star.

Eso sí, hay que reconocer lo que está bien, Hughes y Mustang son impecables como personajes. El trabajo de los actores de plasmar las características de estos, sin crear una ruptura actoral ni caer en la exageración, es de aplaudírselos. Además, debo hacer una mención especial a la niña que hace el papel de Nina, porque era perfecta y demasiado tierna para ser cierto.

Finalmente, la decisión que aún no logro decidir si fue la correcta o la peor de toda la producción, es la puerta de la verdad. Para quienes no han visto el anime, debió haber sido muy confuso cuando pasó la secuencia de la puerta por primera vez durante la película, ya que no se explica absolutamente nada. Se puede pensar que es sólo un sueño onírico de Ed, en lugar de la repetición de un recuerdo (por ponerlo en palabras simples).

PERO, para quienes vimos el anime o leímos el manga fue muy interesante ver cómo produjeron esta parte, y cómo a nivel de dirección conceptual de arte logran lo que todos soñamos de los Live Action. Aún así, la falta de explicación nos tira como espectadores a un abismo de preguntas y confusión. El tema de la puerta, a lo largo del manga y anime, ya es lo suficientemente denso como para que en una película le den un tratamiento tan superficial, en especial si le iban a dar el final que le dieron.

Volviendo nuevamente al tema de la mala inversión de recursos, este tema era MUCHO más importante de explicar durante la película que lo que pudieron lograr en los, apenas, 40 minutos de Tucker y su circo de quimeras que presentaron en pantalla.

Conclusiones

Entonces, ¿vale la pena invertir 2h y 13min en esta película? Creo que uno como fan de Fullmetal Alchemist necesita salir de la duda, verlo y decir: Ok, listo. Ya lo vi y puedo seguir con mi vida. Si ustedes son como yo, la duda los va a perseguir hasta que terminen dándole play. En definitiva es una película que no le voy a recomendar a nadie. En 2h y 13 min se pueden ver cosas increíbles. Se pueden ver incluso más de 5 capítulos de un anime nuevo, por ejemplo.

Hay que dejar claro que es una película para los fans de Fullmetal Alchemist. Intenta tocar una fibra nostálgica que hace que uno no quite la película, todo gracias a los vestuarios, los escenarios y la música.

No es el peor live action. No es la peor película, pero aún así no logra su objetivo. No logra ni siquiera estar cerca de lo que las películas Live Action de Samurai X lograron en su momento. Unas producciones de las que se puede aprender muchísimo a la hora de realizar adaptaciones de esta índole.

Se nota que el director le tiene mucho cariño a esta historia, por lo que sabe la importancia de los detalles. Lastimosamente, el cariño no es suficiente y mucho menos con un reto como este.

Pd: Siéntanse libres de llevarme la contraria en todo. Esa es la magia del cine.