House Flipper es un juego de remodelación de hogares que salió en PC hace un par de años, y ahora se encuentra disponible en la eShop de Nintendo. En este título tomamos el rol de un renovador de hogares, nuestro trabajo básicamente trata desde aceptar desde encargos pequeños para realizar arreglos menores en casas, hasta comprar inmuebles para hacerles remodelaciones completas y venderlos de vuelta en busca de buenas ganancias.

Entonces tenemos un juego en primera persona, con mecánicas que en su mayoría conllevan el mismo ejercicio de repetición: recoger basura, pintar, limpiar, instalar. Podemos hacerlas en el orden que queramos; todas se llevan a cabo de una manera muy similar, sobretodo los primeros cuatro que mencioné, y al menos el último (instalaciones) sí alcanza a ser un poco menos mecánico, pero no tanto. Al menos, el aliciente principal es ver nuestra obra de albañilería generar frutos monetarios que llenen nuestro bolsillo.

House Flipper.

Dentro de nuestras labores en House Flipper está el pintar paredes, algunas veces los pedidos de nuestros clientes tendrán un color específico que debemos cumplir, mientras que cuando compramos un inmueble para venderlo por nuestra cuenta, tenemos 100% de libre albedrío. Colocar cerámicas, limpiar ventanas, recoger o vender objetos innecesarios, tirar a abajo paredes, también son parte de nuestras tareas. Felizmente, no solo construimos o hacemos arreglos estéticos sobre la obra gris, la parte que a mí más me entretiene es la relacionada al diseño de los interiores (pintar y similares), donde colocamos los muebles que habrá en la casa. 

Y es que mi alegría aflora a la hora de comenzar a comprar y acomodar lo relacionado al mobiliario y menaje de las casas. Los cientor de horas en The Sims llegan a mi mente, construir y decorar se siente como un Sims en primera persona, y eso ayuda que olvide lo repetitivo de las mecánicas en House Flipper, acomodar cada habitación, sala o cocina a mi propio gusto se siente muy bien porque a pesar de que la cantidad de electrodomésticos, muebles, y adornos es muy limitados, sí son lo bastante variados para evitar la sensación de estar haciendo dos cuartos iguales en al misma casa.

Meramente en lo que tiene que ver con la forma de hacer nuestro trabajo, tendremos disponible una rueda de opciones (como la  de Grand Theft Auto V cuando escogemos un arma) para las distintas tareas que podremos realizar. Con presionar ZL veremos desplegar un círculo con las herramientas que se han puesto a nuestra disposición. Allí, podremos seleccionar entre el rodillo para dar color a las paredes, una escoba para limpiar la suciedad y deshacernos de las telarañas en los hogares más sucios, un aparato en forma de pistola con el que podemos vender cosas, o una herramienta para poner pisos y alizar paredes.

House Flipper.

Hay que enfatizar que House Flipper no tiene la opción de tirar abajo las paredes que conforman el contornos exterior (lo que sería el cajón) de las casas, únicamente podemos demoler ciertas paredes interiores que separan algunas estancias.

La mecánica de instalaciones es mi preferida, cuando nos toca poner -por ejemplo una ducha en su lugar, no basta con simplemente colocarla y punto. También deberemos literalmente armarla, desde poner las bases en el suelo, hasta colocar tornillos, mangueras y tuberías que lleven o traigan el agua. Lo mismo funciona para con los retretes, algunos aparatos eléctricos como calentadores, y aires acondicionados que también necesitan su instalación. Si llegamos a una casa en muy mal estado, es posible que hasta el cableado eléctrico junto con algunos enchufes podrían necesitar que los cambiemos. Estos detalles extra son importantes, y nos meten en el rol.

Hacer las cosas a nuestro gusto no va funcionar si nuestro fin es hacernos con la mayor cantidad de dinero posible. Los clientes en cualquier lugar buscan siempre que sus gustos sean satisfechos, por los que siempre mientras estamos trabajando en algún hogar, veremos una ventana informativa en la que es posible leer comentarios que los potenciales compradores hacen en relación a nuestro trabajo actual en algún inmueble. Con esto, podremos ir adecuando lo que hacemos a un comprador específico, e igualmente, ayuda mucho para conseguir más dinero al vender.

House Flipper.

Los compradores van desde familias completas con niños y abuelos, hasta personas solteras o parejas recién casadas. Todas tienen gustos distintos, así que desde que decidimos comprar una casa, lo mejor es tomar en cuenta para qué tipo de mercado buscamos llegar, y a partir de ahí, ir desarrollando los agregados al hogar, para que al final, los compradores paguen una suma más elevada por nuestro trabajo. Entre más les guste más gastarán, y claramente, mayor será nuestra ganancia.

Lo mejor de House Flipper es claramente el control del jugador sobre lo que puede agregar a una casa. Si ven la foto de arriba, absolutamente todo lo que está ahí, desde los azulejos, la cerámica, las toallas, espejo, apagador de luces, el estante, cada cosa que vemos, puede ser puesta por el jugador. No hay nada que no se pueda poner y nos da un sentir de manejo completo sobre la remodelación.

Hablando un poco de los aspectos visuales y el apartado sonoro, quizá lo visual no esté tan mal para las posibilidades de la Switch, pero House Flipper realmente se ve castigado por un rendimiento que deja mucho que desear, dando lugar a bajones de FPS muy palpables, y muchísimo diente de sierra en las superficies, al menos en eso el desarrollador fue sincero, pues lo mismo que vemos en las fotos de la tienda de Nintendo, es lo que vamos a tener al jugar. En el apartado sonoro, la música tenue me sigue recordando a los Sims, es bonita, se deja escuchar, va muy bien con el gameplay del título.

House Flipper.

Con House Flipper encontramos cientos de posibles combinaciones para hacer nuestra casa soñada (y después venderla) escogiendo entre diferentes enseres, crear combinaciones totalmente personalizadas a la hora de pintar: ¿una sala de estar con paredes a franjas negras y rosadas? ¡check!, ¿hacer un cuarto y llenarlo de retretes? raro, pero ¡check!, lo que te imagines (y esté dentro de los límites del juego) está a la mano para hacerlo.

Entonces, en resumen Hous Flipper logra ser un buen juego casual, al que podemos entrar a pasar un rato muy relajante buscando formas originales de crear casas, y hacer dinero, que merece una oportunidad de probar en pos del apoyo a los muchos indies que han ido llegando este último par de años a la Nintendo Switch. De momento, el título tiene un precio de $25 USD en la eShop.

Les dejamos un video gameplay (en PC) para que puedan mirar cómo es House Flipper.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here