La autora de los libros de Harry Potter, J.K. Rowling, es conocida también por estar siempre muy activa en sus redes sociales y por dar opiniones abiertamente sobre casi cualquier tema que se le antoje. Esto la ha llevado a convertirse en objeto de críticas por parte de internautas e incluso figuras reconocidas del espectáculo.

La última polémica en la que la escritora se ha visto inmersa es en haber manifestado su preocupación por el activismo transgénero, pues considera que los gobiernos deberían mostrarse un poco más minuciosos a la hora de reasignar un género a una persona ante la ley, ya que existen hombres con la intención de no pasar por una operación y aún así serían reconocidos como mujeres sin mayor esfuerzo. Estas declaraciones las complementó con una frase en Twitter donde indicó que «solo las mujeres menstrúan».

Las palabras de Rowling provocaron reacciones inmediatas en muchos de sus fans y también en el mundo del espectáculo, los mismos actores de las películas de Harry Potter como Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint; mostraron su molestia y salieron en defensa de toda la comunidad trans. También en algunas partes han comenzado con una campaña para solicitarle a los lectores dejar de comprar libros de la autora.

Como si fuera poco, según The Daily Mail, algunos de los mismos trabajadores de la editorial que publica los libros de J.K. Rowling (Hachette) protagonizaron una acalorada discusión con la escritora precisamente por este tema. De hecho, hasta amenazaron con dejar de trabajar en los actuales libros que Rowling está publicando online, llamados ‘The Ickabog’. El medio señala que muchos de estos trabajadores son personas jóvenes que se preocupan por el tema de la inclusión y la diversidad.

Los directivos de la editorial Hachette, por su parte, declararon que ellos respetan a sus trabajadores y que estos pueden tener diferentes puntos de vista con respecto a Rowling, sin embargo, parece que no prestarán mayor importancia a esta situación y la publicación de los libros de ‘The Ickabog’ seguirá como estaba prevista. De hecho, Hachette ya una vez estuvo en una controversia similar, cuando consideraron seguir adelante con publicación de la biografía del actor y director Woody Allen, a pesar de que su hija Dylan Farrow confesó que su padre había abusado de ella sexualmente; al final la editorial canceló la publicación.

J.K. Rowling ha tratado de justificar sus declaraciones confesando abiertamente que ella es una sobreviviente de abuso sexual y violencia doméstica, por lo cual, en la mayor parte de su vida ha tenido que luchar con esos traumas y lo que desea es que las mujeres trans estén seguras, pero que principalmente lo estén las que son mujeres de nacimiento; pues ella considera peligroso, por ejemplo, que una niña vaya a un baño de mujeres y se encuentre a «cualquier hombre que se sienta una mujer».

1 Comentario

  1. Yo siempre he abogado por los derechos de las mujeres cisgénero y señalo el abuso sexual como una forma de violencia que tiene que acabar, de la misma manera que todo tipo de agresión en contra de las mujeres en esta sociedad patriarcal. De la misma forma reconozco que estamos ante una realidad heteronormada, y las declaraciones de Joanne K. Rowling son un manifiesto igualmente violento y reprochable. Si bien, he disfrutado muchísimo de las historias de esta gran autora, me parece que ha llegado el momento de dejar de consumir sus productos literarios y artísticos como una forma de protesta válida por tan dañinas palabras, mismas que revictimizan a una población históricamente vulnerabilizada. Lamento que ella haya sido víctima de atropellos por parte de un hombre, pero eso no le da excusa o libertad para atacar a las mujeres trans. ¡Qué vergüenza! Esperaría que reciba la ayuda psicológica que necesita para superar lo que sufrió, y eventualmente recapacite, se eduque y pida una disculpa pública. La misoginia y el machismo son problemas reales y constantes que causan mucho daño todos los días. La transfobia también.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here