El headset de la gente de Kross que probamos esta semana se llama Arkenstan, unos auriculares con sonido estéreo que tienen una presentación muy linda, de acabados impecables en su estética.

Dentro de la caja solamente vienen los audífonos en una bolsa de film alveolar, nada más. Me parece algo insípida, pero lo importante es que tengamos el headset. Me parece extraño que en todos los artículos que hemos venido revisando no exista ni una sola pieza relativa a software, como un disco con firmware para poder hacer un mejor uso de nuestros teclados, mouse, o en este caso, el Arkenstan. Ni si quiera la página web de Kross Gaming funciona, en caso de que quisiéramos ir a buscar los archivos allí.

Arkenstan – The Couch

Para empezar, vamos a comentar uno de los puntos altos del Arkenstan: su interfaz USB 7.1, que le permite emular el sonido surround 7.1, algo que para muchos jugadores puede ser importante a la hora de entrar a juegos donde el audio tiene un papel importante en las partidas, pues nos permite escuchar ciertos sonidos, que pueden venir de detrás nuestro, arriba, o abajo. En esta faceta, probamos el juego en títulos como Rainbow Six Siege, Fortnite, y Call of Duty, con resultados favorables versus otros auriculares que hemos probado. Diría que es una emulación regular tirando a buena, pero de ahí no pasa.

En lo que refiere al material de este headset, sí puedo decir que es el primero de los periféricos de Kross que me deja con un poco de dudas en la durabilidad. Se siente un plástico simple, no tiene la fortaleza que encontré en el teclado Strafing hace un par de semanas. Me da la sensación de que con una sola caída podrían romperse fácilmente. Me gusta mucho un acabado metálico que parece tener el conector USB. Tiene un cable mediano en grosor, que también se siente un tanto endeble (mide 2.3 metros).

Otros detalles dignos de mencionar son la potencia nominal de 20 mW, la potencia de salida de 30 mW, y el rango de respuesta para la frecuencia de 20Hz-20kHz.

Arkenstan – The Couch

En el confort hay otras cosas qué mejorar. Tras una hora de uso continuo, tuve que descansar durante un rato, pues me dolían mucho las orejas por la presión; la diadema y el aparato en general es un poco pequeño, mis audífonos de uso común no me dan tal sensación a menos que juegue más de 5 horas (¿cuáles no tras tal cantidad de tiempo?). Entonces, entiendo que quizá es falta de que se estire la diadema -por el uso constante-, o que mi cabeza es más grande que aquellos quienes testearon el Arkenstan.

Tenemos un poco de RGB en los costados de bocinas, donde podemos ver el logotipo de Kross Gaming iluminado de un color rojo. Me gusta que tiene un micrófono pequeño, no mide más de cinco centímetros, ni trae funcionalidad de subirlo o bajarlo -debido a su tamaño. Hay una pequeño dispositivo giratorio para subir o bajar el volumen en la parte inferior del auricular izquierdo.

Arkenstan – The Couch

Este headset Arkenstan de Kross Gaming parece no tener la calidad de resistencia que otras piezas de hardware de la marca, pero tiene un audio aceptable que dará buenos resultados cuando juguemos de manera competitiva. El sistema de cancelación de ruido no parece ser tan ‘cancelador’, pues hice la prueba, y sí logra pasar un poco de ruido. Aunque no es el mejor periférico que ofrece Kross Gaming, me parece un aparato de gama media aceptable para que podamos entrar de lleno a la acción en nuestro videojuegos preferido.

Para quienes quieran conseguir productos Kross, estos están disponibles en las tiendas de Kross Costa Rica, y Kross Gaming CR. En latino américa pueden conseguirse en la mayoría de tiendas con productos de gaming en PC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here