El arte de la animación es relativamente nuevo en el mundo del entretenimiento, si se considera la historia humana, y muchos años de la animación occidental fueron basados en adaptar cuentos de hadas, leyendas e historias para niños. Esto es especialmente verdadero para la productora Walt Disney; desde su primera adaptación del cuento “Blanca Nieves y los 7 enanos” de los hermanos Grimm de 1812, el imperio de Disney fue construido a partir de utilizar esas obras para crear las películas animadas, que en todos los casos opacaron a los autores y fuentes originales.

Snow White and the 7 dwarfs (Disney. 1937)

Ejemplos como “La Sirenita” y “La reina de las nieves” (en la cual se basa Frozen) de los cuentos de Hans Christian Andersen escritos en 1838, “Mulán” de la leyenda china “La balada de Hua Mulán” del siglo VI recopilada por Guo Maoqian en el siglo XII, pueden considerarse como perdidos en la historia, ya que Disney se encarga de opacar por completo la idea original y esto queda en la mente del publico moderno.

Estatua de Hua Mulan (Singapure)

En 1994 Disney estrenó “El rey León” y fue catalogada como la primera creación propia de los estudios Disney, esto ayudo a acrecentar el poderío de Disney y colocar al “Rey León” en su momento como la película animada con el Budget más alto de toda la historia. ¿Pero fue realmente una creación propia de Disney?.

El manga “El rey de la Selva”, también conocido como “Kimba el León Blanco”, fue creado en 1950 por el artista japonés Osamu Tezuka. popularmente conocido por otra de sus creaciones,“Astro Boy”; el manga después fue lanzado en formato anime para la pantalla chica en 1965 y cuenta la historia de “Kimba”, un cachorro de león blanco huérfano que debe reclamar su reino y continuar con el legado de su padre fallecido. “Kimba el León Blanco” fue extremadamente popular en Japón incluso hoy en día es la mascota oficial del equipo de baseball japonés “Los Leones de Seibu” y conservó su estatus hasta el final de la serie en 1989.

Jungle emperor Leo (1997)

Ese mismo año comenzó la producción de Disney “El rey León”, el cual trajo a la audiencia occidental un nuevo estilo de animación y una refrescante historia, pero en el público japonés fue otra historia. Principalmente porque en el documental sobre producción, el CEO de Disney Michael Eisner habló públicamente de el “El rey León” como una producción única y original de los estudios, también catalogada en entrevistas como una historia épica inspirada en la Biblia, Shakespeare, entre otros; hasta convertirlo en el icono que es hoy en día.

The Lion King (1994)

En 1989 Producciones Tezuka creo un filme inspirado en el manga original de “El rey de la Selva” llamado “Jungle Emperor Leo” en el cual explora la vida de “Kimba” como adulto hasta recuperar su reino, pero debido a atrasos fue lanzada hasta 1997. El conflicto era evidente, la trama de las películas era exactamente igual, pero Producciones Tezuka no tenía los fondos para imponer una demanda en contra del gigante occidental. En el 2014 “El rey león” se convirtió en un producto exitoso en el formato de obra de opera con giras por todo el mundo, y ahora en el 2019 con su re-lanzamiento en HD. Aunque la productora de Disney niega por completo la existencia de “Kimba el león Blanco”, Osamu Tezuka murió ese mismo año de 1989, y a la fecha, su obra y creación no tienen el reconocimiento del mundo como se merece.