Esta nueva entrega de Deck Nine se enfoca en la vida de Alex Chen, una joven que no ha tenido una vida tan fácil, quien tras años en el sistema cuidado y crianza del gobierno recibe un cambio total en su vida cuando su hermano Gabe logra encontrarla y la invita a Haven Springs, en el estado de Colorado, donde empieza una nueva vida junto a él. Para Alex la vida va siendo grandiosa en la ciudad, tiene amistades, con días tranquilos y alegres hasta que de repente un evento catastrófico se trae muchas cosas abajo.

Dicho evento se convierte en el meollo de la trama, la historia basa su estructura en ello, y nos muestra cómo nuestra protagonista sale en búsqueda de muchas respuestas a varias incógnitas que tiene aún sin responder, mucho de ello se lleva a cabo en la hermosa ciudad de Haven Springs, con Alex entablando conversaciones con personas de la zona e interactuando con objetos aquí o allá. El mundo creado para el juego es hermoso, conforme pasemos tiempo allí con ella, aprenderemos más del trasfondo de todo, conoceremos otros personajes súper interesantes y la pasaremos genial en esta hermosa aventura gráfica.

Life Is Strange: True Colors

Lo que me hace sentir a True Colors distinto es que no vamos a estar únicamente yendo por doquier hablando con personas, pues Alex tiene el ‘poder’ de sentir emociones en cosas o personas quienes le rodean, entonces ella podrá por ejemplo notar que algo no anda bien con alguien, o tiene el habilidad de percibir ciertos efectos en objetos, como una jarra, un libro, etc. Esto le da la posibilidad de escuchar los pensamientos de un ser humano o del dueño de los objetos del mundo en el juego. Esta mecánica ayuda a que podamos interpretar mejor los sentimientos de los personajes con quienes interactuamos -sobre todo porque algunos parecen estar atravesando por una crisis existencial. Pronto veremos que Alex es una muy buena persona, y tener tales poderes le crea dificultades para empezar relaciones significativas dado que estos le hacen saber más de lo necesario.

Los títulos como Detroit: Become Human, y en esta ocasión Life Is Strange: True Colors, tienen que ver con las consecuencias de nuestras decisiones, en ellos vamos tomando iniciativas que tienen uno u otro efecto en la trama (de ahí la gran rejugabilidad en estos juegos) y en la progresión de la historia en general. Muchas veces las elecciones que tomemos pueden no estar vinculadas a la historia principal o incluso podría ser obvio que se está haciendo una elección, pero estas siempre tienen algún tipo de efecto en el corto, mediano o largo plazo.

En esta aventura vamos a poder realizar otras actividades, no solo estaremos hablando con los personajes que topemos, sino que tendremos a disposición una variedad otras actividades extra que podremos llevar a cabo en Haven Springs, una de las más divertidas es relativa a encontrar máquinas de juegos que se han colocado a lo largo del pueblo, en estas maquinitas podremos usar videojuego retro para pasar el rato. Un dato interesante es la información que veremos en el resumen tras finalizar cada capítulo, en ellos vamos a visualizar todo lo hecho durante la partida a nivel personal y global versus otros jugadores en el mundo, además nos muestran lo que pudimos haber pasado por alto, esto último ayuda mucho para rejugar los capítulos e ir a buscar aquello que nos perdimos en nuestra partida inicial.

Life Is Strange: True Colors

Life Is Strange: True Colors es estéticamente lindo, con cierto aire caricaturesco pero más tirado a un intento de realismo que tira destellos de realismo, ¿limitados por quizá el motor gráfico, o más bien un estilo artístico muy marcado de Deck Nine? Sea como sea, se ve lindo, y aunque me gustaría aprovechar mejor mi PC, el juego resulta más que aceptable. El pueblo creado para el juego luce muy pintoresco, entre montañas altas y hermosas llenas de nieve vemos como Haven Springs nace en el fondo de un estrecho valle.

Ir caminando por las calles y observar el sol entre las nubes es una escena deslumbrante, vale la pena tomarse el tiempo de apreciar los paisaje, además, podemos escuchar a Alex comentar sobre los eventos están pasando en la trama o alguna que otra cosa que se le ocurre en el momento, todo esto va acompañado de la hermosa melodía creada para la banda sonora, que se entrelaza con asertividad extra en los momentos cumbres.

Life Is Strange: True Colors

Life Is Strange: True Colors de verdad nos hace sentir que cada elección importa, hubo momentos donde verdaderamente me senté a pensar cuál sería la mejor respuesta para una situación determinada, y visualizando cómo podrían estas afectar el futuro del título. El pueblo de Haven es potencialmente uno de los mejores en la IP, y fue un placer explorarlo de punta a punta.

Personalmente creo que si los gráficos hubieran coincidido con el esfuerzo realizado en la historia, hubiese sido un juego absurdamente perfecto dentro de su género, pero ciertos fallos visuales como pantallas negras y alguna que otra pantalla de carga larga echan al traste la experiencia.

Desde Square Enix comentan que en el juego tendremos 6 finales, nosotros llegamos al tercero, y esperamos descubrir los restantes muy pronto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here