Cuando en 2008 salió el primer Mount & Blade causó furor entre los jugadores, su propuesta es básica, trata de un mundo abierto con muchos pueblos, castillos, ciudades, repartidas entre diferentes reinos y decenas de clanes, todos buscando con hacerse con más tierras mediante campañas de guerra.

Lo anterior es una descripción a grandes rasgos de lo que es la esencia de este increíble juego, Bannerlord -la segunda entrega, no es para nada distante de su antecesor, cambian pocas cosas, pero mejora las que necesitaban cambios para hacer de la experiencia de juego más estable, robusta, y completa.

Mount & Blade II: Bannerlord está actualmente en Early Access en Steam, al cual llegó en marzo de este 2020, rápidamente logró alcanzar los 200,000 jugadores simultáneos, lo que nos da una idea de la expectativa y el cariño que se le tiene a esta IP indie. De momento es poco claro cuándo estará el juego completo (se especula que podría ser finales de 2021), pero de momento es más que jugable, algo de lo que puedo dar fe con mis 100+ de juego. Eso sí, algunas veces los agregados/actualizaciones grandes pueden echar a perder un archivo de guardado -algo que es parte de apoyar títulos de acceso anticipado.

Mount & Blade II: Bannerlord – The Couch

El atractivo principal de Mount & Blade II: Bannerlord es su modo campaña, un viaje largo que inicia con un sencillo argumento que realmente no vale la pena tocar debido a que el juego no está completo en este apartado. Pero donde es posible comentar es en el resto de características, vamos a ellas.

Ahora sí, hablemos del juego. Cuando finalmente hay oportunidad de salir a ‘comernos el mundo’ nos vemos en un mapa muy grande que se divide en varias facciones, las imperiales y las no imperiales. Cada facción tiene diferentes clanes que le integran, y entre todos ellos puede haber luchas por territorios. Nosotros, poco a poco debemos ir haciéndonos un nombre, al comenzar el juego solo tenemos un puñado de monedas con las cuales debemos conseguir pequeño grupo de acompañantes que luchen con nosotros con el fin de poco a poco ir consiguiendo mejor equipamiento, dinero, y más miembros para nuestro grupo.

Mount & Blade II: Bannerlord – The Couch – Imagen de un asedio

El dinero se consigue de diferentes maneras, el comercio suele ser el modo principal en las etapas tempranas, yendo de un pueblo/ciudad a otro podemos ir vendiendo bienes a un precio mayor del que lo compramos en el lugar de origen donde son fabricados. Podemos ejercer el comercio también al invertir en caravanas mercantes o comprando negocios que realicen trabajos de elaboración de bienes: herrería, ropa, viñedos, aserraderos, etc. Hacerse con plata es posible también atacando a grupos de bandidos para robarles sus pertenencias y venderlas, luchando contra caravanas mercantes para hacernos con sus productos, vendiendo esclavos que apresamos tras las batallas, o atacando villas indefensas. Estas últimas dos opciones no son muy recomendadas pues nos echaremos mala fama frente aquellos que atacamos, ante sus Señores y sus Reyes, pueden ponerle precio a nuestra cabeza.

Cuando subimos de nivel nuestro personaje (pronto hablamos del tema de subir de nivel y experiencia) podemos ir mejorando el equipamiento que usamos, entre mejores estadísticas tenga nuestro héroe, tal será el tipo de escudos, armas, o armadura que puede utilizar. Las armas son muy variadas, hay lanzas, arcos, espadas, mazos, jabalinas, cuchillos arrojadizos, hachas, en fin, cualquier tipo de arma que hubiese en los tiempos medievales, está en M&B. Por su parte, las armaduras abundan en cantidad de estilos, varían entre ligeras o pesadas, y va muy a según el estilo de cada jugador. Los escudos son variados también, parte súper importantes del equipo puesto que una sola flecha que recibamos puede dejarnos al filo de la muerte. Cada personaje puede llevar hasta cuatro piezas de defensa o ataque. Entre más cosas llevemos encima más pesado será, y por ende, nos moveremos de forma más limitada.

Ir mejorando el nivel del personaje va muy de la mano de elevar el renombre de nuestro clan o facción. Es un proceso que conlleva tiempo, al menos en mi primer partida, me tomó unas 70 horas tener un ejército de 120 soldados (hay Reyes o Señores que llevan hasta 300+) y ni si quiera estoy cerca de terminar el juego. El objetivo final es hacerse con todos y cada una las localidades que se ven en el mapa, en total hay 34 ciudades rodeadas por murallas, 45 castillos, y casi un centenar de villas, que son lugares más pequeños donde viven humildes campesinos que se dedican a diferentes actividades para subsistir, las villas están ligadas a las ciudades, si conquistamos una ciudad, las villas serán nuestras. Esto del renombre de clan se obtiene al ganar batallas, deshacernos de escondites de bandidos, ganar asedios, vencer a Reyes o sus vasallos, cada vez que subimos un nivel, obtenemos mejoras como poder llevar un grupo de soldados más grande, poder regir sobre más locaciones, tener más acompañantes personales (como guarda espaldas super fuertes), poseer más caravanas (hay limites) o empresas.

Mount & Blade II: Bannerlord – The Couch – Mapa del juego

En lo que es relativo al desarrollo del personaje, esto es un tema delicado, en el sentido de que es muy grande lo que el desarrollador TaleWorlds Entertainment quiso abarcar, y de momento el esquema de árbol de habilidades si bien está completo en el papel, no funciona al 100% debido a que algunas de las ramas del árbol de habilidades están incompletas o inhabilitadas por completo. Entonces, podemos invertir mucho tiempo en mejorar las aptitudes de Asedio de nuestro héroe, para finalmente darnos cuenta en los foros que esta skill en específico no funciona. Triste, pero cierto, me pasó, y es parte del Early Access. Por esto no hablaremos mucho del tema de experiencia, pero sí les puedo decir que la experiencia se gana con acciones tan simples como hablar con otros personajes, con comerciar, luchar, con solo viajar por caminos complicados ganamos XP.

Lo que sí voy a contarles es la forma en que está conformado el Skills Tree. Este arbolito tiene seis distintas clases de habilidades: Vigor, Control, Resistencia, Inteligencia, Social, y Astucia, estas a su vez tienen tres ramas diferentes. Comentarlas todas sería tedioso de leer, pero les puedo describir la habilidad Social. Si decidimos formarnos en lo Social, tendremos tres opciones para mejorar, Encanto, Liderazgo, Comercio. Porque claro, alguien con buen parley se la hará sencillo dar discursos que envalentonen a los soldados, hará de las suyas convenciendo mercaderes de darle mejores precios, o podrá enamorar a las doncellas con más facilidad. Si quieren ver una descripción completa de todas las habilidades, pueden verla aquí.

Mount & Blade II: Bannerlord – The Couch – Tras finalizar un asedio

Junto con el tema rolero viene el aspecto que más me gusta de Mount & Blade en general, hablo del aspecto de la acción, la estrategia en las batallas, los asedios a castillos. Las peleas pueden simularse o lucharse en persona. Siempre escojo librar mis batallas yo mismo porque me gusta sentir que tengo el control total de mis tropas, pero resolverlas de forma automática también nos da experiencia la habilidad de Estratega militar.

Cuando nos encontremos contra un enemigo en el mapa o en un asedio entraremos a un nivel de tamaño mediano, dependiendo de la zona donde estemos en el mundo del juego será un entornos de nieve, bosque, o desértico, ninguna de las tres tiene un efecto X en las tropas, como decir que la nieve les hace lentos, o pensar que el desierto les baja la energía más rápido, no. En batalla, si somos comandantes podemos dirigir al grupo que esté asignado a nosotros, podemos darles órdenes sencillas como tomar una formación en círculo, rectangular, que se formen en pared de escudos, avanzar, seguirnos, abrir fuego si son arqueros, y otras cuantas más. Todo en ese sentido funciona bien, aunque hay que recalcar que M&B no es un simulador de guerra, meramente nos da herramientas extra para sentirnos como generales que comandan un grupo de guerreros, y lo hace muy bien. Nosotros podemos tomar parte por la refriega o simplemente dar órdenes desde lejos -mientras nuestros camaradas pelean. Al final de la contienda, vemos información relativa a las bajas, soldados heridos, después pasamos al menú del botín, donde tomamos todo lo que nos enemigos dejaron en el suelo tras morir. En caso de que hayamos perdido, podríamos ser tomados prisioneros, perdiendo todo nuestro equipamiento y soldados en el grupo, vagaremos como prisioneros de algún caballero hasta que escapemos (aleatoriamente) o alguien pague por liberarnos.

Los enfrentamientos en asedios a castillos o ciudadelas son el punto más alto del juego, una de las adiciones más esperadas por todos los fans desde que se anunció Bannerlord fue el poder sitiar las edificaciones enemigas, manejar máquinas de asedio como catapultas, y finalmente dirigir a nuestro ejército dentro de las murallas hasta eliminar a todos los enemigos. Esta característica es una de las que me encantan. Nada como el sentimiento de vencer a un grupo de Señores que resguardan un castillo en un enfrentamiento donde hay cientos de guerreros en pantalla (como el de la imagen anterior a este párrafo con uno que otro cadáver).

Mount & Blade II: Bannerlord – The Couch

Cualquiera que mire Mount & Blade II: Bannerlord sabrá de inmediato que el juego no cuenta con los mejores gráficos, no es su punto fuerte en lo absoluto, son texturas de finales de la generación de PlayStation 2 -sobre todo en los edificios y entornos naturales. El juego utiliza un motor gráfico creado por el mismo desarrollador, que si bien no es el más vistoso, resulta ser lo indicado para los fines de TaleWorlds. En este apartado los apoyo totalmente, en ningún momento me ha molestado que el aspecto visual sea anticuado, ¡¿quién necesita visuales espectaculares cuando la experiencia del gameplay es fantástica?!

De igual forma, la versatilidad del motor gráfico nos permitirá incorporar mods creados por la comunidad, la mayoría agregan contenido o lo mejoran, cambian cosas como por ejemplo la cantidad de guerreros que podemos llevar a un escondite de bandidos, en la versión vainilla de Bannerlord solamente podemos llevar un máximo de 10 soldados, pero hay un mod que remueve ese límite para que podamos entrar con la cantidad que se nos dé la gana, esto ayuda mucho, porque en algunas ocasiones los escondites tendrán hasta 30+ enemigos, cosa que es casi imposible que podamos ganarles solo llevando una decena de tropas. Otros mods cambian la forma en que interactuamos con NPCs, al escoger hablar con un personaje pasamos a una pantalla de carga seguida de la pantalla de diálogo donde podemos ver físicamente a nuestro héroe conversando con X persona, pero los mods permiten cambiar esto, y cambian el diálogo en 3D a conversaciones de texto, lo que evita perder tiempo en cargar la pantalla haciendo el proceso más expedito. Así, hay literalmente centenares de mods que solo mejoran el juego.

Mount & Blade II: Bannerlord

Despúes de más de un centenar de horas, solo puedo decir que Mount & Blade II: Bannerlord entrega justo lo que todos esperamos, claramente su estado de Acceso Anticipado no lo exime de errores, bugs, y demás problemas que se encuentran en cualquier juego en desarrollo, pero incluso en su estado actual, el título consigue darnos contenido para entretenernos horas y horas sin llegar a cansarnos.

Estoy más que seguro que cuando se finalice su desarrollo, será aún mejor juego de lo que ya es, Mount & Blade II: Bannerlord es sin lugar a dudas uno de los mejores juegos de rol y acción que hay. Actualmente, tiene un precio que ronda los $40-$50 USD dependiendo de la tienda que usemos para conseguirle. Es más que recomendado, es casi que obligado tener este juego en la biblioteca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here