Las adaptaciones live-action de manga y anime japonés producidas por empresas occidentales han estado siempre sumidas en la polémica. Si no es su mala calidad la que genera descontento entre los fans, son sus pésimas decisiones de casting las que les generan críticas por parte los medios. La película de Death Note en Netflix quizás sea el mayor ejemplo reciente de esto, pues ambas calamidades se dieron juntas, hasta convertirla en un fracaso total. No obstante, parece que con Sword Art Online, la compañía pretende poner en práctica lo que ha aprendido de sus errores, por lo que evitará el whitewashing, como se le conoce normalmente a la colocación de actores blancos en papeles que originalmente estaban dirigidos a otras razas.

En una reciente entrevista para Collider sobre su trabajo en la serie Altered Carbon, también de Netflix, la productora ejecutiva de Sword Art Online, Laeta Kalogridis, comentó lo siguiente.

“Bueno, saquemos lo obvio del camino de una vez. SAO es una propiedad esencialmente japonesa, en la cual Kirito y Asuno, que son los protagonistas, son japoneses. En la serie de televisión, Kirito y Asuna serán interpretados por actores asiáticos.

Cuando le vendí [la idea] a Netflix, todos estuvimos en la misma página. No están interesados en hacerle whitewashing, y yo no estoy interesada en hacerle whitewashing. En términos de los personajes secundarios, porque el juego se supone que sea global, la forma en la que es presentado en el anime y en las novelas ligeras, es que hay personajes secundarios que claramente son de otras partes del mundo, como Klein y Agil.

 

Para mí, es muy obvio cuando lo ves que se supone que sientas que este juego abarca todo el globo, pero Kirito y Asuna están claramente localizados como chicos de Japón, y de Tokyo, si no me equivoco. Eso es lo que vamos a hacer, porque esa es la historia. Ellos son, en mi mente al menos, muy similares al Major Motoko Kusanagi en Ghost in the Shell, definidos en parte por ser personajes seminales en una pieza de arte asiática. Esa es la cuestión principal y la más grande”, comentó Kalogridis.

Hasta el momento no se sabe mucho más de esta adaptación live-action, pero al menos parece que su equipo tiene la noción de hacerla fiel al material original, respetuosa de la cultura de la que proviene y procurando que tenga muy buena calidad. Así que esperamos que sea la excepción a la norma y que Sword Art Online se convierta en nuestra nueva obsesión, porque qué lástima si se trata una vez más de una pérdida del valioso tiempo de un geek. Con tantas cosas por ver, leer y jugar, no necesitamos una pobre adaptación más para lamentar.