Green Lava Studios es una de las compañías desarrolladoras de videojuegos mejor establecidas de la, naciente, industria multimedial de Costa Rica. Luego del éxito de aventuras jugables como Fenix Box o My Name Is Mayo, Diego, José y Eduardo pusieron su mirada en el futuro, lo que seguía, y esa introspección los llevó a un lugar… muy extraño.

Ya ven, en el mundo geek existen enemistades icónicas y legendarias. Batman y el Joker. El fandom de Star Wars y Jar Jar. Rotten Tomatoes y el DCEU. Pero ahora, gracias a los chicos de Lava, tenemos una más: los cupcakes voladores y las moscas, muchas moscas, todos los tipos más extraños de moscas que puedan imaginar.

Eso es lo que los jugadores de Birdcakes van a poder experimentar en este shooter 2D autogenerado, que los va a poner en los zapatos, o más bien, en los envoltorios para quequitos, de unos feroces cupcakes con alas de pájaro. ¿Y sus enemigos naturales? Las moscas. Moscas zombie, moscas vampiro, moscas de toda clase, a las cuales la única forma de vencer es escupiéndoles dulces hasta que se den por vencidas. Porque si hay algo importante en este mundo, es proteger la repostería.

La inspiración para el juego surgió en el Indie Speed Run 2013, donde el equipo de Green Lava Studios participó y recibió una misión, crear un juego con candelas y patrones, y así llegaron a la idea de los cupcakes. Luego, a los chicos les tomó un año para conseguir depurar el que, en mi opinión, es quizás el elemento más interesante del juego.

A pesar de la existencia de 6 mundos definidos adonde volar, como por ejemplo uno de ácido y otro de un castillo embrujado, un mismo jugador jamás va a encontrarse en un lugar que reconozca, pues el juego se genera de manera automática y aleatoria. Cada nivel siempre será distinto y no hay manera ni de aprenderse una ruta de vuelo de memoria, ni de saber qué esperar al ingresar a un mundo.

Además de esto, Birdcakes es una aventura para un único jugador, con dos modos: uno de historia y el otro infinito, y lo más curioso, no se puede guardar el avance. Es decir, cada aventura será única e inigualable, y hay que dedicarle tiempo para vencer a las asquerosas moscas… Al igual que en la vida real. Si no que lo diga yo, que cuando molestaba mucho mi abuela me daba un matamoscas para que jugara.

Además, el juego incluye una tienda virtual donde los jugadores podrán comprar powerups como bombas, que les ayudarán en su proeza. Estos elementos se adquieren únicamente con dinero conseguido en el juego, por lo que un pago inicial para comprar Birdcakes es lo único que los fans tendrán que invertir. El precio de momento todavía es desconocido.

Ahora bien, ¿por qué los jugadores costarricenses deberían invertir en este juego y no en otro internacional? Para Eduardo, uno de sus desarrolladores, la respuesta es una cuestión simple: el odio a las mocas.

“Yo creo que uno no debe apoyar un producto solamente por ser nacional. Uno es libre de elegir lo que mas le guste. En este caso, les diria que si les gustan los cupcakes y odian las moscas, no los defraudaremos”, prometió el creador de Birdcakes en una entrevista en exclusiva para The Couch.

Por el momento, el juego sólo está disponible para Xbox One, PS4 y Steam, pero los fans de Nintendo no deben entristecerse, pues al consultarle a Eduardo por la posibilidad de un salto de los cupcakes voladores al Switch, nos contestó con mucho disimulo que, por ahora, no nos puede contar. Así que si por la víspera se saca la pastelería alada, puede que en un futuro tengamos sorpresas, aunque esto es apenas un rumor iniciado por mí en este momento. No hay ninguna confirmación oficial de mi intriga.

Lo que sí nos pudo confirmar el representante de Green Lava Studios es que desde ya están planeando su lanzamiento del 2019. “Aún no quiero revelar nada. Solo puedo decir que va a ser nuestra obra maestra”, auguró Eduardo.

Fenix Box es otro de los títulos de Green Lava Studios, una aventura tan frustrante como entretenida.

Esperemos que así sea, y que el éxito de la compañía comience desde ya, con Birdcakes. Aunque él no lo diga, nosotros sí los invitamos a apoyar el talento nacional, porque la verdad los trabajos que se han desarrollado en Costa Rica hasta ahora son de muy alta calidad, pero la competencia contra títulos internacionales es sumamente fuerte. Por eso, nosotros que al menos tenemos el incentivo de estar jugando un producto local, debemos darle la oportunidad a estos proyectos de sorprendernos y entretenernos, para que ojalá algún día debamos dejar de hacer estos anuncios y podamos sólo disfrutar de tener una industria de los videojuegos a la vuelta de la esquina. Además, seamos honestos, ¿quién no quiere luchar contra moscas zombie?