Con un arte de pixeles hermosos -como suelen serlo los juegos de la editora Chucklefish, nos llega esta aventura de corte rogue-lite llamada Pathway, y se encuentra ambientado en la primera Guerra mundial. En su trama, nos enfrentamos ante miembros del ejercito Nazi en distintas misiones donde podemos elegir de entre una cantidad bastante aceptable de personajes mientras buscamos cumplir con un objetivo concreto.

Pathway es un juego de estrategia por turnos, donde siempre nos veremos en desventaja numérica, contra todas posibilidades. El tomar decisiones correctas es fundamental para la supervivencia, puesto que en un juego rogue-lite, una vez morimos, nos toca empezar desde el inicio la siguiente partida.

Iniciamos partida escogiendo a los miembros de nuestro escuadrón en nuestra aventura. Cada uno de los personaje tiene habilidades especiales que le hacen único, como la posibilidad de curar compañeros en batalla, usar granadas, disparos devastadores con rifles de francotirador, o uso de escopetas -por comentar alguno de la gran cantidad que tenemos a disposición.

Pathway

Una vez da comienzo el viaje, entramos a un mapa en el que vamos avanzando de casilla en casilla; hay eventos aleatorios en cada una de ellas. Nuestro medio de transporte es un jeep que necesita gasolina, y cada casilla que nos movamos (hacia adelante o atrás) gasta un galón de combustible, por lo que es necesario prestar atención al detalle, para no perder la partida por quedarnos varados en el camino.

Algunas de las casillas no solo son para encuentros armados, sino que agregan zonas de loot, o pequeños pueblos con mercaderes a quienes podemos venderles los objetos que encontramos tras vencer a los soldados alemanes o en locaciones con las que topamos en nuestro trayecto, otro tripo de zonas son las de descanso, que son de suma importancia pues rellenan la vitalidad y la armadura de manera total. Muchos de estos objetos tienen la particularidad de ser usados solo por aquel personaje que tenga la capacidad de hacerlo, por lo que una chaqueta de blindaje pesado no podría ser usado por la doctora, por ejemplo. También, algo que determina si lo pueden usar o no, es el nivel. El elemento de RPG en Pathway provee un árbol de habilidades pequeño, donde tendremos que decidir siempre entre dos o tres opciones cuál será la que mejor de adecue al miembro de la escuadra en cuestión. La experiencia de nuestros aventureros se gana con vencer contrarios, o al realizar acciones en las escenas de carácter narrativo cuando no tenemos enfrentamientos armados.

Tras vencer la primera misión, la segunda se verá disponible, y de esa forma el resto van a ir desbloqueándose poco a poco (hablamos de la misiones, no de las casillas). Siempre, las misiones siguientes son más complejas que las anteriores, asi que el grinding será necesario para poder salir avante en aquellas que sean complicadas; podemos repetir todos los niveles cuantas veces queramos.

Pathway

Los enemigos no son tan variados, siento que en este aspecto el juego queda debiendo, pues se ven algunos pocos soldados de diferente tipo; soldados, perros, o hasta momias zombies que vomitan sustancias tóxicas. A su vez, los escenarios son suficientemente diversos como para no caer en lo repetitivo, pero no cambian en el sentido de todos ser iguales; hablando de cosas repetitivas, siempre que da comienzo una nueva, todo el contenido cambia en relación a nuestra partida pasada en esa misma misión. Tal vez el acomodo de los escenarios sí rota, pero sentimos que los acontecimientos en realidad no son tan surtidos como lo expresa el desarrollador.

El combate se divide en dos partes, primero tenemos la fase de planeamiento, durante la cual podemos colocar nuestros personajes en posiciones estratégicas dentro de un rango determinado de cuadros (en los cuales está dividido la zona de batalla). Algunas veces tenemos la ventaja, mientras que si somos emboscados, será un poco más complicado dar con un buen lugar para colocar las tropas. La segunda fase, es la refriega en sí misma, que otorga turnos a cada bando para hacer sus movimientos. Los enemigos siempre tendrán plena visibilidad de nuestros soldados, sin importar que nos hayan visto o no, mientras que nosotros, tendremos fog of war con aquellas unidades que no estén en nuestro rango de visión. La parte final de la batalla, es la que nos muestra estadísticas, pantallas de loot, y demás.

Hay cosas que me quitan un poco el empuje, como por ejemplo, cuando en alguno de los eventos aleatorios opto por hacer una emboscada contra soldados nazis desprevenidos. Claramente, si decido emboscarlos, es porque tengo el elemento de la sorpresa, o el sigilo, pero aún sin hacer disparos, los enemigos siempre van a por mí en el primero de sus turnos, incluso si yo no he revelado mi posición. Esto le quita ese elemento de sorpresa, y sobre todo, resta crédito a la opción de emboscadas.

Pathway

Me gusta mucho el sistema coberturas, muy parecido a Mutant Year Zero: Road to Eden, donde estar bien cubierto es importante para evitar ser alcanzado por las balas en los ataques que recibimos. Eso sí, también debemos buscar flanquear para lograr infringir el mayor daño posible. Aunque esto no hace que estemos exentos de fallar uno que otro disparo casi que a quemarropa. Y me encanta el arte del juego mismo, siento que estoy jugando un Metal Slug de estrategia por turnos, la música es bonita, y todo en general está hecho excelentemente.

Se echa de menos la posibilidad de jugar a Pathway con mando, pues el estilo y la forma en que los mecanismos se hicieron nos hacen recordar juegos de Nintendo DS de estrategia, y deja un pequeño sinsabor pensar que lo pude haber disfrutado desde la comodidad de mi cama o el sillón. Pero es un detalle menor, que el desarrollador prometió ahondar en caso de ser una petición con gran apoyo detrás (y lo es).

En cuentas ya resumidas, Pathway me encanta, su propuesta es divertida, sus más de 15 personajes jugables le dan rienda suelta a la rejugabilidad, y la narrativa, aunque no es su atractivo principal le da valor extra a una obra de buen ver, fácil de aprender con mecánicas poco innovadoras pero muy bien realizadas. Pathway es un juego recomendado.