Es 1996, y Nintendo acababa de vivir un acontecimiento nunca jamás sucedido a lo largo de su centenaria historia: la cancelación de una de sus consolas; la víctima, el Virtual Boy, una máquina que sufría de la indecisión de no saber si era un portátil o un consola, y de que la tecnología de ese tiempo no permitía que su parte “Virtual” no fuera más allá de un nombre comercial. La cancelación del Virtual Boy fué silenciosa… no hubo conferencias de prensa, ni comunicados a los medios, solamente de pronto aparecieron las cajas del sistema en las tiendas con descuentos espectaculares, o desaparecieron por completo de los estantes de las tiendas. Uno de los más afectados por esa cancelación fue Gunpei Yokoi, icónico diseñador de hardware y software de Nintendo, creador del Game Boy, Game Boy Pocket y también del Virtual Boy.

 

WS-1

Gunpei Yokoi (Q.E.P.D)

 

Después del final trágico del Virtual Boy, se rumoró que la gerencia de Nintendo había perdido confianza en las habilidades de Yokoi para la creación de hardware original y atractivo (llegando hasta a una discusión fuerte con Hiroshi Yamauchi, mandamás de Nintendo en ese momento), por lo que su rol en la compañía comenzó a verse disminuido; otras fuentes mencionaron que ese fracaso se lo tomó Yokoi muy personalmente y decidió apartarse de Nintendo por ello. Lo cierto es que, luego de 31 años de trabajar con Nintendo y de crear algunos de sus productos más representativos, Gunpei Yokoi renuncia a Nintendo en agosto de 1996 y días después, junto con algunos de sus colaboradores, funda Koto Laboratory, una compañía de diseño de juguetes y hardware para juegos de video.

Su primer proyecto importante fue el WonderSwan, una consola portátil para Bandai. Aunque otras portátiles ya habían intentado competir contra el gigante de Nintendo antes (con poco éxito), mediante mayor potencia gráfica, más colores en pantalla u otros accesorios (como sintonizadores de televisión), Yokoi pensó en la misma filosofía de “pensamiento lateral con tecnología madura” e hizo al WonderSwan una mejora de las características que hicieron al Game Boy el rey del mercado de consolas portátiles.

ws-2

El WonderSwan original.

 

El primer modelo de esta portátil salió al mercado (en Marzo de 1999) en Japón, con un procesador NEC V20 de 16-bits, usando una pantalla monocroma (al igual que el Game Boy) pero con más variaciones de color (8 contra 4 del Game Boy); en relación al gasto de energía, el WonderSwan era aún más eficiente que la portátil de Nintendo, bastándole una única batería AA para funcionar, a diferencia del Game Boy que requería 4 (o 2, para el Game Boy Pocket y el Color, que había sido lanzado al mercado 5 meses antes). Otra característica original del WonderSwan fue un set duplicado del pad direccional, que le permitía al jugador usarlo en modo vertical (ideal para shooters verticales y puzzles como Gunpey); además, la consola tenía memoria interna para guardar los estados de los juegos, sin que estos requiriesen contraseñas o baterías internas.

Estas características, junto a un precio menor al del Game Boy (4800 yenes) eran parte del atractivo con el que Bandai quería destronar a Nintendo de la cima de los portátiles; en el área de los juegos, Bandai utilizó sus múltiples licencias de manga y anime para crear contenido original para su consola. Además, Bandai atrajo a su redil a bastantes desarrolladores, tales como Capcom, Namco y Squaresoft; también, algunos juegos de PlayStation tuvieron su versión portátil en WonderSwan.

 

ws-3

Guilty Gear Petit 2

 

Como ya en el momento del lanzamiento del WonderSwan estaba en el mercado el Game Boy Color, Bandai sacó una versión con pantalla de colores (llamada lógicamente WonderSwan Color), completamente compatible con los juegos monocromáticos, en Diciembre del 2000; sin embargo, ya para  ese momento Nintendo había anunciado el lanzamiento del Game Boy Advance, por lo que en última instancia el impacto del WonderSwan Color no fue el esperado.

 

ws-4

Bundle de WonderSwan Color con Final Fantasy 1.

 

 

El último modelo de WonderSwan que Bandai lanzó al mercado fue el SwanCrystal (en Julio del 2002), que tenía algunas mejoras en su pantalla a color y mantenía un precio menor al del Game Boy Advance (el dueño del mercado en ese momento).

ws-5

Caja del SwanCrystal

¿Por qué no llegó al mercado occidental?

Se planeaba que el WonderSwan fuera vendido en América, distribuido por Mattel (según un acuerdo firmado por ésta con Bandai en el año 2000), sin embargo esto nunca sucedió; aunque nunca se dieron declaraciones oficiales al respecto, el hecho de que otros competidores contra el Game Boy terminaran en fracaso (como lo había demostrado recientemente el NeoGeo Pocket) en el mercado Americano, posiblemente causó la cancelación de este lanzamiento.

El destino del WonderSwan no difirió mucho de lo expresado arriba: no logró acaparar más del 8% del mercado de portátiles y fue descontinuado en el 2003.

Debido a que sus juegos nunca fueron localizados a otras regiones y a que la gran mayoría de ellos requieren de un dominio medio del idioma japonés para poder ser jugados, son poco conocidos para la mayor parte de los jugadores; sin embargo, podemos destacar algunos como Pocket Fighter, Makaimura (Ghosts and Goblins), Guilty Gear Petit (1 y 2) y Mr. Driller.

Aunque su impacto fue moderado, el WonderSwan quedó como parte del legado de Gunpei Yokoi, quien tristemente falleció en 1997, por causa de un accidente de tránsito… como tal, su lugar en la historia del gaming supera su puesto en las ventas y se vuelve un recuerdo de una mente genial.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí