Este año tenemos tres películas que tienen como personajes principales a personajes afrodescendientes. Tenemos a ‘Black Panther’, ‘BlacKkKlansman’ y la que vamos a comentar a continuación ‘Green Book’. Y a pesar de que las tres tienen mucho en común, son totalmente distintas una de la otra y de verdad vale la pena ver las tres.

A quienes nos gusta analizar el cine algunas veces nos cuesta sumergirnos de lleno en una historia, ya que prestamos atención a ciertos detalles que nos pueden sacar de esa inmersión y luego cuesta un poco volver a dejarse llevar… Me hubiera gustado decir que ‘Green Book’ fue una de esas excepciones, pero lamentablemente no lo es.

‘Green Book’ se ambienta en 1960, cuando un genio de la música clásica, de origen afrodescendiente, contrata como chofer a un italoamericano con poca educación para que lo lleve al sur de Estados Unidos, utilizando una guía llamada ‘Green Book’, la cual señalaba los lugares más «aptos» para que personas negras se hospedaran o alimentaran en esa época. La premisa es atractiva y tiene un potencial enorme y aunque la decisión de tratarla como comedia fue buena, no tanto lo fue la forma en la que se desarrolla.


La película está dirigida por Peter Farrely, ¿se acuerdan de comedias como ‘Loco por Mary’, ‘Irene, yo y mi otro yo’ y ‘Una pareja de idiotas’? Pues es el mismo tipo. Y aunque en esta comedia nominada al Oscar, Farrely claramente trató de alejarse de algunos chistes básicos que se pueden ver en sus películas anteriores, en algunas ocasiones no pudo evitarlo y eso le quita peso a la cinta.

Hay muy buenos chistes dentro del guión y se disfrutan, pero en muchas ocasiones esos chistes se tornan repetitivos y casi rayan en lo absurdo, se notan las ganas de explotarlos y eso hace que la película vaya perdiendo verosimilitud, ya que la historia se va desarrollando de una forma tan agradable que al final cuesta creer su fidelidad con la realidad. La historia está en función de la comedia y no al revés.

Y esto no sólo sucede en las situaciones cómicas, las escenas de drama también se ven algo forzadas, recuerdo una en particular donde ambos personajes discuten dentro del auto y está lloviendo, uno de ellos sale y el otro lo sigue, tienen un intenso diálogo sobre sus crisis y luego ambos entran nuevamente al auto; no se justificó tanto que salieran, era más que todo para que la escena tomara fuerza con la lluvia cayendo sobre sus rostros y se viera magistral; este tipo de detalles le restan seriedad a la película, pues se ven realizados a la fuerza.

Y algunos podrán decir «pero la película tiene muchas otras cosas positivas», sí las tiene, pero el asunto está en que lo que mencioné anteriormente afecta, de una u otra forma, otros aspectos que la película estaba manejando bastante bien. Por ejemplo, podemos hablar de las actuaciones de Viggo Mortensen y Mahershala Ali, ambos actores de gran nivel compartiendo escena y aunque la sutileza en la actuación de Ali contrasta con la descarada caracterización de Mortensen, los diálogos y las situaciones chistosas provocan sus actuaciones se vean algo limitadas y, por lo tanto, sus trabajos en ‘Green Book’ no sean realmente extraordinarios, los momentos en los que ambos brillan (por ejemplo, en las discusiones sobre la identidad de ambos) se apagan rápidamente porque no les permite llegar a una profundidad en el conflicto. Hay una escena muy poderosa donde el personaje interpretado por Mahershala Ali se encuentra con un grupo de personas negras trabajando arduamente bajo el sol, ellos observan que él tiene un traje entero y un lujoso auto, en esa escena no hay diálogo y hay más fuerza que en muchas otras donde se habla más de la cuenta. 

Sí, es una peli muy agradable y, sí, se disfruta su mensaje de unión cultural y amistad; pero recordemos que el hecho de que una película sea «bonita» no necesariamente es sinónimo de que sea un filme único y genial (de hecho este en particular tiene muchos elementos similares a los de la película francesa ‘Intouchables’), claramente hay que rescatar su fluidez y su excelente ritmo, su emotividad y su agradable fotografía; pero es muy probable que los motivos mencionados al inicio sean los que impidan que gane las 5 categorías en las que se encuentra nominada, su mayor posibilidad es la de Mejor Montaje o Edición.

‘Green Book’ es un lindo viaje que lo hace pasar a uno un buen rato, un viaje temporal que se disfruta en el momento, pero no un viaje memorable.