Esto es todo lo que podrás encontrar dentro de la caja de La Tripulación. Foto: María Luisa Madrigal

Antes de empezar este review me gustaría aclarar un punto. No soy tan fan de los juegos cooperativos, porque mi espíritu es competitivo: con los demás, conmigo misma, con todo.

Previo a este juego, solo había disfrutado a cabalidad jugar un juego cooperativo: Defenders of the Realm. Pero La Tripulación llegó a mis manos y por ende tenía que jugarlo.

Dicho esto, les dejo como spoiler lo siguiente. Al final de este review se van a encontrar una recomendación de mi parte para que consigan y jueguen este juego de mesa y, además, una puntuación -por supuesto subjetiva- bastante alta, porque después de jugarlo, este pequeño juego de bazas logró convencerme de que tal vez sí me gustan los juegos cooperativos y de que soy igual de obsesiva con ganarlos.

Pero vamos con lo importante:

NombreLa Tripulación
Número de jugadores2 a 5
Duración15 – 20 minutos
Edad mínima recomendada10 +
TipoCartas / Bazas
ModoCooperativo
DificultadMedia
AutorThomas Sing
La Tripulación, en busca del noveno planeta

¿De qué trata?

La Tripulación nos ambienta en el espacio exterior. Los jugadores pasamos a ser parte de una tripulación de astronautas con la misión de encontrar el noveno planeta, después de que Plutón fue degradado de categoría.

A lo largo del viaje, nos encontraremos con distintas pruebas de frente, que, como equipo porque es un juego cooperativo, deberemos resolver antes de completar nuestro objetivo. Las tareas se describen en el “Diario de a bordo”, y son justamente los niveles de dificultad que debemos superar.

Un juego de La Tripulación puede ser únicamente completar un nivel, o seguir iterativamente completando niveles con el afán de lograr los 50 y este es uno de los principales atractivos del juego: jugamos tanto o tan difícil como queremos.

En el siguiente video puede ver una reseña/tutorial de este juego:

Misiones

Ir completando, una a una, las misiones, es en sí la dinámica del juego. El juego tiene un total de 40 cartas –cuatro colores que van del 1 al 9 y cuatro cartas de cohetes del 1 al 4- que se reparten entre todos los jugadores. Cada jugador juega con sus propias cartas en la mano y va lanzando, una a una, las cartas a la mesa, dependiendo de la primera que se jugó.

Hay cinco palos: rosado, azul, verde, amarillo y cohetes. Estos últimos también funcionan como una especie de comodín. Equivalentes a las 36 cartas de colores -sin los cohetes- hay otras 36 cartas pequeñas con los mismos números y colores que son las misiones para completar.

Las cartas de misiones coinciden con las cartas de baraja para los cuatro colores. Foto: María Luisa Madrigal.

Cada una tiene distintas reglas que aumentan su complejidad.

«En La Tripulación jugamos tanto o tan difícil como queremos».

Por ejemplo, en la misión 5 hay un tripulante enfermo que no podrá ganar ninguna baza y todos los demás jugadores se deben asegurar de que así sea, sin conocer las cartas del compañero. Mientras que en la misión 11 hay que completar 4 objetivos distintos, de estos uno será específicamente el primero y uno de los jugadores no se podrá comunicar con los demás.

La dinámica continúa a lo largo de las misiones cambiando de a poco y complicado a veces más y a veces menos. Pero las reglas básicas son las mismas a lo largo del juego

Reglas

Al ser un juego de bazas, o trick-taking -que es una de las modalidades más antiguas de la historia- los palos marcarán cómo se deben poner las cartas sobre la mesa. Seguir un palo significa que cada jugador debe seguir el color que se eligió por el primero que puso carta. Por ejemplo, si el primer jugador puso un 4 rosado, las demás cartas deben ser rosadas y el que ponga la carta de mayor color gana.

¿Sencillo, no?

Bueno, más o menos. Lo que debemos lograr como equipo es que el jugador que tenga X misión asignada, se deje esa misma carta de las bazas. Es decir, si el jugador Y tiene asignada la misión del 5 azul, esa carta deberá eventualmente ponerse sobre la mesa ya que va a estar en la mano de algún jugador y deberá ser el jugador Y quien se la deje al comerse las cartas puestas en juego. ¿Cómo? Poniendo la carta más alta en esa partida.

La Tripulación es un juego cooperativo tipo bazas. Foto: María Luisa Madrigal.

Sin embargo, hay otros aspectos a tomar en cuenta.

Si un jugador no tiene cartas de un color en específico, en el ejemplo anterior cartas azules, puede poner de otro color, pero entonces no podrá ganar la baza, aunque ponga un número más alto.

Si un jugador usa un cohete eso hará que automáticamente les gane a todas las demás cartas de colores y gane la baza en juego, a menos de que otro jugador use un cohete con un número más alto -van del 1 al 4-. Sin embargo, los cohetes solo se pueden usar si el jugador no tiene cartas del color específico que se está jugando sobre la mesa.

Los jugadores no pueden hablar durante el juego. Solo podrán comunicarse en algunas misiones, cuando se permita a través de una ficha de comunicación. El jugador podrá mostrar, una única vez por turno, una carta de su mano con la ficha de comunicación sobre ella.

  • Si está arriba significa que esa es la carta más alta de ese palo que tiene.
  • Si está colocada abajo, que es la menor carta de ese palo que tiene.
  • Si la ficha está en el medio de la carta, significa que es la única carta de ese palo que tiene.
Así funciona la ficha de comunicación, se posiciona de manera distinta dependiendo de lo que queramos comunicar. Foto: María Luisa Madrigal.

El que inicia cada partida es el capitán, que se designa con una figura de capitán que tomará el jugador que tenga en su mano el 4 de cohete.

Hay otras fichas en el juego que se irán utilizando, dependiendo de la misión que se esté desarrollando. Primero, fichas que van del 1 al 5, para indicar el orden específico en que se debe completar una misión. Una ficha con el símbolo de omega Ω, para decir que una misión debe ser la última en completarse y luego símbolos con flechas que indican un orden secuencial de conseguir las misiones.

Las fichas de número no significan que las misiones deban completarse en una baza específica, sino el orden en que deben hacerse. Por ejemplo, si una misión tiene asignada la ficha 1 no es que se deba completar en la primera mano jugada, sino que debe completarse antes que todas las demás.

El capitán de cada misión se asigna con la carta de cohetes con el número 4. Al jugador con esa carta se le da el personaje de Capitán. Foto: María Luisa Madrigal.

Partidas más difíciles

Para las misiones más complejas, hay un poco de ayuda extra. Entre todos los jugadores se decide si se quiere contar con esta ayuda y en caso afirmativo se coloca la ficha de socorro activa sobre la mesa.

Cuando esta señal entra en juego, los jugadores podrán pasar una carta de color -no de cohete- a su vecino, puede ser a la izquierda o a la derecha y esta es una decisión que deben tomar juntos y todos hacerlo en la misma dirección.

La ficha de socorro permanece activa durante toda la misión, aunque se tenga que jugar en varios turnos distintos.

¿Lo recomendamos?

La respuesta es un rotundo sí. Este es un juego que cada vez se va haciendo más popular entre los adeptos de los juegos de mesa, porque sencillamente es bueno. Lo cierto es que una vez que se juega por primera vez, vas a querer seguir jugándolo y retándote con las próximas misiones.

Y es que en verdad es satisfactorio completar una misión después de haber fracasado en cuatro o cinco intentos anteriores.

La complejidad del juego también cambia dependiendo de la cantidad de jugadores. Con cuatro o cinco, las cosas se complican un poco, tanto así que para las misiones 25 y en adelante, se incluye una regla adicional para cuando se juegue entre cinco personas y es que un jugador podrá dar su tarea a otro, si el equipo así lo decide.

Lo cierto es que, a pesar de la dificultad, la dinámica también mejora con más jugadores en la mesa.

La Tripulación es, además, un juego perfecto para personas sin experiencia en los juegos de mesa, pero que también va a cumplir con las expectativas de los más experimentados.

Calificación dada por Del Sillón a la Mesa: 8/10

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here