Scarlett Johansson, la estrella de Black Widow en las películas de Marvel que recién acaba de protagonizar su propia cinta, presentó una demanda el jueves en el Tribunal Superior de Los Ángeles contra Disney, alegando que haber lanzado «Black Widow» en el servicio de transmisión Disney+ simultáneo con el estreno en cines fue un incumplimiento de contrato.

La actriz dijo en la demanda que su acuerdo con Marvel Entertainment garantizaba un estreno teatral exclusivo y que su salario se basaba en gran parte en los resultados de taquilla de la película.

«Disney indujo intencionalmente a Marvel a romper el acuerdo, sin justificación, para evitar que la Sra. Johansson se diera cuenta del beneficio total de su trato con Marvel», dice la demanda.

La demanda podría ser un referente para la industria del entretenimiento. Las principales empresas de medios están dando prioridad a sus servicios de transmisión en busca de crecimiento y están colocando su contenido de alto valor en esas plataformas. Esos cambios tienen importantes implicaciones financieras para los actores y productores, que quieren asegurarse de que el crecimiento de la transmisión no se realice a costa de sus ganancias.

«Este seguramente no será el último caso en el que el talento de Hollywood se enfrente a Disney y deje en claro que, sea lo que sea que la compañía pretenda, tiene la obligación legal de cumplir con sus contratos», dijo John Berlinski, abogado de Kasowitz Benson Torres LLP. quien representa a Scarlett Johansson.

Disney comenzó a lanzar películas simultáneamente en Disney + y en los cines, en parte debido a la pandemia de Covid-19, cuando los cines estaban cerrados o con capacidad limitada, y en parte para impulsar su nuevo servicio. WarnerMedia de AT&T Inc., que opera el servicio de transmisión HBO Max, está siguiendo una estrategia similar para toda su lista de películas de Warner Bros. de 2021. Por su parte, NBCUniversal de Comcast Corp. también ha seguido su ejemplo, con el lanzamiento de «The Boss Baby: Family Business» tanto en cines como en su servicio de transmisión Peacock.

WarnerMedia decidió renegociar muchos de sus contratos con actores que estaban ligados al desempeño de taquilla como el caso de Johansson con Marvel. Warner Bros. pagó más de $200 millones al talento como parte de los acuerdos modificados.

Según la denuncia, los representantes de Johansson buscaron renegociar su contrato después de enterarse de la estrategia de estreno simultáneo de «Black Widow», que fue su novena y última película de Marvel. Disney y Marvel no respondieron, dijo la demanda. Se prevé que la decisión de poner la película en Disney+ le cueste a Johansson más de 50 millones de dólares, afirmó una persona familiarizada con los detalles de su contrato.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí