Mi reacción ante el anuncio de The Bad Batch fue reservada, por decir lo menos. La verdad, una serie entera dedicada a ese curioso grupo de clones aparecidos en la última temporada de The Clone Wars no me terminaba de parecer coherente. Sin embargo, bastó el primer y extenso episodio para convencerme de que, por lo visto, estaba equivocado. En esta reseña comentaré los dos primeros episodios de la serie, por lo que aquí comienza la alerta de spoilers.

«Aftermath» fue un excelente inicio para esta nueva aventura. No solo tuvo la extensión de un largometraje, sino que se las ingenió par aprovechar cada minuto y conformar un primer episodio entretenido y significativo. Por un lado, los clones particulares de la Fuerza Clon 99 son cargados de sentido y mucho más definidos en términos de personalidad, lo que los hace mucho más interesantes; por otro lado, las conexiones con el resto de la saga y el potencial narrativo se manifestaron plenamente.

Clone Force 99: Tech, Echo, Hunter, Wrecker y Crosshair

Eso sí, hay que sacar un elemento agridulce del camino. El inicio del episodio nos llevó a Kaller, donde pudimos ver a Caleb Dume (futuro Kanan Jarrus) junto a su maestra Depa Billaba, en las postrimerías de la Guerra de los Clones. Según el primer número del cómic de Kanan, ese fue el planeta donde maestra y padawan se encontraban cuando se ejecutó la Orden 66, que resultó en la muerte de aquella y el escape de este. La serie nos mostró eso a grandes rasgos… pero quien haya leído el cómic puede notar las diferencias: la espada de Billaba era originalmente verde, el enfrentamiento con los clones se dio de noche y, claro, el Bad Batch no hacía su aparición. Ahora, en la serie, la espada es azul y todo el suceso ocurre a la luz del día, ante los ojos del equipo. Es comprensible por qué la escena varía de un medio a otro, pues el tono y el momento pueden exigir distintas circunstancias. Sin embargo, considerando que la aparición de Caleb y Depa realmente no aportó nada a la historia, se queda uno pensando cuál era la necesidad de reformar la escena generando una contradicción en el canon. No es la primera vez que pasa, pero ciertamente es otra falta a la promesa de un canon unificado y completamente coherente.

Depa Billaba, Caleb Dume y el Capitán Grey hacen una aparición no exenta de controversia

Más allá de eso, la secuencia introductoria es realmente emocionante y funciona como una conexión sólida entre The Clone Wars y Rebels. Ver al joven Caleb en forma animada fue una linda sorpresa y ya desde ahí vemos manifestarse las personalidades de Hunter, Crosshair, Wrecker, Echo y Tech. Dichas personalidades, sus interacciones y la manera en que se complementan es, sin duda, uno de los pilares de la trama.

Y hablando de la historia, este primer episodio no solo nos muestra la vida de los 99 durante y después de la Orden 66, sino que aprovecha para mencionar asuntos propios de la reorganización de la República en el Imperio, como es el caso de la sustitución de los clones por reclutas. Como el propio Tarkin le explica a Lama Su, primer ministro de Kamino, el contrato para abastecer de clones a la República queda anulado, pues el Imperio opta por reclutar soldados, que resultan mucho más baratos. El comentario de Lama Su sobre el probable descenso en la calidad de los soldados fue todo un guiño a la legendaria falta de puntería y general ineficiencia de los icónicos stormtroopers.

El viejo amigo Tarkin hizo su aparición en la serie, contextualizando la situación del Imperio

Además de Tarkin, vimos otra cara familiar: Saw Gerrera, quien se refugiaba con otros rebeldes. Los 99 reciben la orden de acabarlos por sediciosos pero, claro, desobedecen. La inclusión de Saw, si bien es una bonita conexión, no aportó gran cosa que digamos. Aunque podría volver a aparecer eventualmente, tal vez mostrando más de su extremismo, que eventualmente lo llevará a disgustar a Mon Mothma y otras autoridades rebeldes.

La aparición de Omega, que como ya se había especulado, resultó ser el primer clon femenino, es a la vez intrigante y familiar. Digo familiar en el sentido de que las series de Star Wars suelen tener ese personaje juvenil (Asohka en The Clone Wars, Ezra en Rebels) que aliviana el tono y aporta algo de humor. Sin embargo, en el caso de Omega, parece haber algo más: ¿por qué un clon femenino?, ¿tienen los clonadores de Kamino algún propósito particular para ella? Habrá que seguir viendo para saberlo.

Omega, una nueva adición de la serie que promete revelaciones interesantes

Asimismo, habrá que ver más para saber qué planea Tarkin, pues su evaluación de la Fuerza Clone 99 pareciera esconder alguna intención particular. La reprogramación de Crosshair augura una tensión muy interesante en el grupo, que se verá perseguido por uno de sus antiguos integrantes.

Ahora bien, como era de esperarse, el segundo episodio, «Cut and Run«, bajó la intensidad y, aunque igual tuvimos escenas de acción, fue más dedicado al establecimiento de las relaciones entre los personajes y la exploración de la situación galáctica con el recién fundado Imperio.

Fue muy agradable volver a ver a Cut, Suu y a su familia, lo que permitió también que Omega explorara por primera vez un mundo distinto a Kamino, así como interactuar con otros niños y otras razas. Dado que Star Wars suele manejar los planetas como si fueran ciudades y los personajes saltan de uno a otro sin ninguna reacción, es agradable que se exploren las impresiones de alguien al conocer otro mundo, como se hizo en las secuelas cuando Rey se sorprendía al conocer planetas cubiertos de vegetación o donde llovía copiosamente.

Suu y Cut reaparecieron junto a su familia

No hubo señales de Crosshair ni de Tarkin, pero si pudimos ver cómo los clones han asumido un rol policial y opresor en la galaxia. Hablando de eso, me intriga mucho si, ya que salió el tema de la sustitución de estos por reclutas regulares, veremos el momento del cambio. La verdad es que sería muy interesante.

El intento de Hunter por dejar a Omega con Cut y los suyos estaba destinado al fracaso, pero sirvió para desarrollar a ambos personajes. El soldado, claro, duda de su aptitud para criar a una niña, mientras que esta no quiere otra familia que el Bad Batch. Está relación tiene gran potencial y, para ser sincero, me suena que podría terminar de forma trágica pero, de nuevo, habrá que seguir viendo.

Y bien, eso es todo por esta semana. Recibimos dos episodios casi seguidos y, ahora sí, tocará esperar viernes a viernes para ver los nuevos durante las próximas catorce semanas. Nos vemos para seguir comentando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here