Tras un episodio poco memorable, la serie regresó con uno mucho más interesante pero que, como parece estarse volviendo tendencia, volvió a generar polémica… al menos entre cierto sector del fandom (entre el que… pues sí, me incluyo). Vienen spoilers del episodio, por si acaso.

«Rampage» fue otra «aventura de la semana», pero una mucho más entretenida que la anterior. En esta ocasión el equipo, que poco a poco va inlcuyendo a Omega como una integrante más (ya hasta el dieron el comunicador de Crosshair), parte en busca de información sobre la cazarrecompensas que se toparon en el episodio anterior. Acuden a Cid, una fuente en la que los jedis confiaban tiempo atrás. Ella accede a darles información, pero a cambio de que le ayuden a realizar una misión de rescate: una niña llamada Muchi fue rapatada por los esclavistas zygerryanos (que podemos recordar de The Clone Wars) y Cid la cambiará por la identidad de la cazarrecompensas.

Cid, una trandoshana en cuya información alguna vez confiaron los jedis

La misión en sí fue muy divertida, no solo porque la ubicación en Ord Mantell varió considerablemente el paisaje, sino porque hubo mucha acción y hasta sorpresas por el camino. Que Muchi no fuera exactamente una pequeña niña, sino una joven rancor resultó un giro maestro; en un claro movimiento de manual narrativo, la trama complicó aún más un reto que, ya de por sí, era difícil, lo que aumentó automáticamente el riesgo y, con él, la tensión. Una vez más, la situación cayó en los hombros de Omega, quien se las arregló para liberar al batch de los esclavistas… pero precisamente soltando a Muchi, lo cual fue un nuevo y gran problema.

Me resultó graciosísimo que, tras acabar con los esclavistas, Muchi enfrentara a Wrecker quien, a mano limpia, resitió los embates de la rancor hasta llegar a los límites de la resistencia de ambos, declarando una suerte de empate técnico. Alguien podría pensar que fue una resolución muy simplona, pero me dio risa y definitivamente no la esperaba.

Muchi, la rancor adolescente que el Bad Batch no sabía que iba a rescatar

Finalmente, el equipo llevó a Muchi con Cid, quien se la entregó a un comprador muy conocido (siga leyendo para más información) y, respondiendo a su palabra, le explicó a Hunter que la cazarrecompensas de Pantora era Fennec Shand, nueva en el negocio pero muy temible. Ante la cuestión de quién podría haberla contratado, Cid explicó que no tenía idea.

Pues bien, ¿qué desató la polémica? El comprador de Muchi era nada menos que Bib Fortuna quien, claro, venía de parte de Jabba. Inevitablemente, mi niño interior y mi adulto exterior saltaron al asumir que estábamos viendo el origen del rancor que, cerca de dos décadas después, enfrentará a Luke Skywalker en el palacio del hutt (claro, en el momento no pensé en lo triste que sería que la tierna Muchi estuviera destinada a acabar aplastada por una puerta…); sin embargo… resulta que podríamos estar ante una nueva contradicción entre esta serie y el canon establecido, pues en la novela Life Debt, segunda parte de la trilogía Aftermath, habíamos aprendido de boca del propio cuidador del rancor, Malakili, que la bestia se llamaba Pateesa. Más aún, en la versión de 2015 de Star Wars: Absolutely Everything you Need to Know, lanzado como parte del camino a The Force Awakens, se señala que el rancor de Jabba es macho.

Pues bien… esto podría parecer un debate para completistas que piensan demasiado en Star Wars pero, como eso es precisamente lo que soy, vamos a ello: ciertamente, cambiar el nombre y el sexo del rancor del Episodio VI no es una terrible falta, como tampoco lo fueron los cambios en la muerte de Depa Billaba en el primer episodio; sin embargo, que sea la segunda ocasión en la serie en que vemos un ligero cambio en el canon no deja de llamarme la atención. Inclusive, en The Mandalorian también vimos una discrepancia, pues la manera que muestran cómo Cobb Vanth se hizo con la armadura de Boba Fett no es tal cual se lee en la primera parte de Aftermath. Considerando que hace unos meses alabábamos a Filoni como el que SÍ que conocía el canon de Star Wars, esta actitud en The Bad Batch me extraña mucho.

Bib Fortuna, con todo y los guardias gamorreanos, hizo su aparición en el local de Cid

Claro, podría ser que no hayamos visto a Muchi por última vez y que en próximos episodios se aclare todo el asunto. Después de todo, no sería descabellado que al recibir a la rancor, ya fuera Jabba o el propio Malakili, hayan decidido cambiarle el nombre. Con lo del sexo… sí tendríamos un problema.

Con sinceridad, no creo que el asunto se aborde de nuevo, por lo que sumaremos otra discrepancia con el canon establecido, lo cual había ocurrido pocas veces hasta ahora (y sobre todo en las novelizaciones de las películas, donde es mucho más comprensible). Es natural que los productos audiovisuales tengan prioridad en cuanto a historia se refiere, pero ¿por qué era necesario darle un origen al rancor de Jabba, justo en esta serie? Y, ya que lo iban a hacer, ¿dónde estaban Pablo Hidalgo y el Departamento de Historia para evitar las contradicciones? La promesa del nuevo canon era precisamente que no tendríamos este tipo de situaciones y que todo valdría la pena consumirlo pues no le caerían encima. Pero bueno, considerando que «caerle encima» fue precisamente lo que hicieron con el viejo Universo Expandido, creo que no es de extrañarse tanto que vuelva a pasar.

Clone Force 99 en Ord Mantell

En todo caso, como decía, existe la posibilidad de que el asunto se resuelva y no queden discrepancias, pero, de nuevo, tendremos que esperar para ver. De momento, me intriga quién habrá contratado a Fennec Shand y cuándo volveremos a verla. Permanezcamos en sintonía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here