The Dark Knight (TDK) se estrenó en Julio del 2008. Simplemente no estábamos preparados. En 152 minutos, Christopher Nolan demostró que Batman y su entorno van más allá de una tragedia familiar, y de una manera algo retorcida, también nos hizo reconsiderar la existencia del alma gemela, ya saben, no poder vivir sin el otro y viceversa.

En su décimo aniversario, TDK volvió a despertar pasiones, las mismas que no comprenden por qué hoy en día a DC le cuesta tanto, cinematográficamente hablando. No dudo que muchos aprovecharon la ocasión para volver a verla, escarbar entre recuerdos y amenizar la jornada laboral con la impecable banda sonora cortesía de Hans Zimmer, pero José Campos Rojas, diseñador y fotógrafo costarricense, fue más allá.

Chepe viajó hasta la Ciudad de los Vientos, Chicago, para concretar un proyecto que se traía entre manos hace algún tiempo, y a través de su lente, terminó creando el tributo que una obra de arte como esta merece.

The Couch conversó con él al respecto, y después de unos cuantos trucos de magia, en los que nadie salió herido, también obtuvimos acceso al producto final para compartirlo con todos ustedes.

-Primero que nada, contanos un poco de tu experiencia como fotógrafo.

Quedé prendado de la fotografía hace 21 años. Estudiando Diseño Publicitario en la Universidad Veritas. A partir de 2001 empecé a realizar proyectos, y en 2003 a estudiar más a fondo e involucrarme en exposiciones.

Actualmente trabajo como fotógrafo del Deportivo Saprissa, además de realizar proyectos personales de retrato. Los proyectos propios, como este de The Dark Knight, son vitales para ejercitar la creatividad, encontrar motivación y tener completo control de sus propias ideas.

– ¿Desde cuándo sos seguidor del Caballero de la Noche?

De muy pequeño era más seguidor de Superman. Con Batman todo empezó después, estando en la escuela veía la serie de Adam West, también Súper Amigos, y otra serie animada que se llamaba Las Nuevas Aventuras de Batman.

Sin embargo, el Batman de Tim Burton y Michael Keaton fue el inicio de todo. Esa visión oscura del personaje me cautivó hasta el día de hoy. La serie animada de los años 90 fue la confirmación de ese Batman muy distinto al de mi niñez.

– ¿En general, para vos qué significa Batman?

A Batman yo lo conocí a través de la televisión y el cine. Esto ha hecho que lo sienta más cercano, en un mundo más real y tangible, siendo un simple mortal que se inventó su personaje, su imagen, sus gadgets. No tiene súper poderes ni es infalible, como todo ser humano. Creo que ahí está la clave de muchas personas que nos identificamos con él.

Recuerdo con Batman de 1989 las comparaciones que se hacían entre Ciudad Gótica y Nueva York, eso me hizo pensar lo cool que sería poder visitar esas calles. La sensación de que si ves hacia lo alto de un edificio y podrías divisar a Batman en cualquier momento, no te pasa por la mente con ningún otro super héroe.

– ¿Por qué The Dark Knight para un trabajo como este?

Con The Dark Knight hay un aspecto de mucho peso, y es el hecho de que Ciudad Gótica es un personaje muy importante de la cinta. Y eso no sería así, de haber sido un entorno creado únicamente a partir de sets y de fondos verdes con (mal) CGI.

Gótica pasó a ser una ciudad real, y su nombre en nuestra realidad es Chicago, el motor que impulsó este proyecto. Ese anhelo de poder visitar Ciudad Gótica se materializó por fin y eso había que documentarlo de alguna manera, con mayor razón al celebrarse los diez años del estreno de The Dark Knight.

Y Chicago no sería Gótica sin la banda sonora de Hans Zimmer y James Newton Howard. Es simplemente una obra de arte y merece tanto mérito como cualquier otro aspecto de la cinta.

¿En su momento, qué fue lo que más te impactó de la cinta?

Si con Batman Begins la impresión fue muy grata, con The Dark Knight fue estar en presencia de una película de super héroes que en realidad no lo era, y que al día de hoy, dentro de ese género nadie le ha llegado a los talones.

De principio a fin la tensión fue máxima, una película que uno puede calificar como “perfecta”, sin fallas. Aunque sí las tenga desde algunos aspectos técnicos y de trama. La experiencia que queda al verla es de una película de calificación 100.

Y mi experiencia fue la misma cada una de las cuatro veces que fui al cine a verla. Si la reestrenaran, iría de nuevo cuantas veces me fuera posible.

– ¿Cómo fue el proceso, desde la concepción de la idea hasta recorrer Chicago en busca de las locaciones?

He visitado Chicago en tres ocasiones, 2014, 2016 y 2018. Durante mi segunda visita, fui a puntos de la ciudad donde se filmó The Dark Knight y tomé fotos para compararlas con escenas de la película. Fue un buen scouting para lo que se venía.

Ya para 2018 sí existía el deseo de hacer algo más concreto, y a la vez que fuera un proyecto sencillo en su concepto y ejecución. Pensé en varias posibilidades, pero lo más factible era llevar los Funko Pops e irlos fotografiando en distintos puntos de la ciudad para relacionarlos con frases de la película.

La misma ciudad me fue dictando muchas de las ideas y el guión se fue escribiendo solo. Ha sido, sino el que más, uno de los proyectos que más he disfrutado hacer como fotógrafo y diseñador gráfico. Y como fan de Batman.

Cualquier persona que sea fan de Batman, y en particular de The Dark Knight, debe visitar Chicago alguna vez en su vida. Más que una ciudad, es un parque temático de nuestro super héroe favorito.

– ¿Tenés planeado algún trabajo similar en el futuro?

Aún no están planeados, pero sí me gustaría trabajar en proyectos similares inspirados en Watchmen, cinta que cumple diez años en 2019, Daredevil de Netflix y Westworld de HBO.

– ¿Fuck Marvel?

No, para nada. En mi casa convive muy bien Batman de DC con personajes de Marvel.

Yo diría más bien Fuck DC por lo que le está haciendo a Batman en películas como BvS y Justice League. El personaje merece otro desarrollo y no tirarlo así “a la guerra”. Nadie le puede quitar el mérito a Marvel Studios por haber creado un verdadero universo cinematográfico tan sólido, por supuesto, con sus altas y bajas en cuanto a sus cintas y personajes.

Referencias

Pueden encontrar más trabajos de Chepe, así como contactarlo a través de Instagram y/o Behance. Su primer trabajo relacionado con El Caballero de la Noche fue en 2005, titulado Batman Visita San José, y pueden encontrarlo acá.