Perderse en el camino y volverse a encontrar

En el 2020 el debate de si los videojuegos son arte parece estar extinto. Es claro que la industria y muchos de sus productos son alguna forma de representación artística. Lo que aún cabe preguntarse es ¿qué tipo de arte se está creando y cuál es la madurez del mismo?

The Last of Us 2 responde esa pregunta con una premisa atrevida y violenta, elevando el mundo de los videojuegos hasta alturas poco exploradas anteriormente. Este es un juego de autor, donde Neil Druckman y su equipo plasman ideas fuertes sobre la humanidad de una forma que obliga a un examen de conciencia exhaustivo.

The Last of Us 2 es de esas experiencias que te pueden cambiar la vida, que hacen al jugador cuestionarse sus propias motivaciones al mismo tiempo que lo hacen sus  personajes, que destroza el alma en pedazos antes de armarla nuevamente, pero no sin antes purificarla y cambiarla en el proceso. Este es un juego violento, con pasiones y emociones fuertes de venganza, pero también de amor. 

Sí aún no ha quedado claro, The Last of Us 2 es, en pocas palabras, uno de los mejores juegos jamás creados y posiblemente el mejor juego de esta generación. En niveles de calidad se sienta en la misma mesa de títulos como Red Dead Redemption 2 y God of War, los otros dos juegos que completan el podio, aunque es un juego más divisivo y probablemente no para todos los gustos.

La primera entrega de la saga ya fue en su momento considerada como uno de los mejores juegos de todos los tiempos, sobre todo por la forma en que manejó su historia y las relaciones entre los dos personajes principales: Ellie y Joel. Sin embargo, a pesar de todas sus alabanzas, el juego no estuvo exento de críticas. Temas puntuales como el control, sus mecánicas de combate e incluso su epílogo, no fueron del gusto de todos. 

The Last of Us 2 es una secuela digna por muchas razones, pero tal vez la más evidente es porque toma los defectos de su predecesor y los convierte en puntos fuertes, logrando en el proceso que su nivel de calidad sea un digno reflejo de lo que representó el juego anterior al final de la generación previa.

Jugabilidad

De hecho, la jugabilidad es tal vez el tópico donde The Last of Us 2 tenía más espacio de mejora y por ende trabajo por realizar. El juego original, a pesar de sus grandes puntos altos, siempre dió la sensación de que algo no terminaba de calzar a nivel de mecánicas básicas. Para ser un título donde la sobrevivencia es lo primordial, en ocasiones el control se sentía algo torpe y su combate aburrido y tedioso, es decir, algo que únicamente estaba allí para ayudar a avanzar la historia.

The Last of Us 2 arregla este problema de jugabilidad de varias maneras distintas. La más evidente, a primera vista, es la agilidad de su protagonista: Ellie es más ágil que Joel. El cambio no es simplemente de velocidad, sino de manejo del espacio y de verticalidad. En esta nueva entrega Ellie sabe nadar, pero además aprendió a saltar, una pequeña diferencia que cambia la jugabilidad en general, pues las respuestas a veces se encuentran arriba o abajo, y hacen que el juego a veces se sienta más similar a Uncharted, la otra estrella de la corona de Naughty Dog.

La ciudad de Seattle donde se desarrolla gran parte del título, está en ruinas. Hay secciones de la ciudad completamente destruidas donde incluso el océano tomó posesión, transformando calles en ríos y cataratas. Esto causa que mucha de la travesía se centre en encontrar la manera de llegar de un punto a otro, sobreviviendo en el intento. Muchas veces la respuesta es atravesar un edificio abandonado, otras es saltar entre plataformas evitando las fuertes corrientes, inclusive a veces es necesario aguantar la respiración y nadar bajo el agua, o en otras, simplemente es cuestión de encontrar el camino a un piso superior buscando algún paso despejado, o incluso una cuerda de la cual columpiarse.

El tema de la exploración es muy importante en The Last of Us 2. Si bien en el original ya intentaba un poco esto, acá el concepto se expande de una manera no muy característica en los títulos de Naughty Dog. En general los juegos de la compañía se pueden describir como un túnel, donde el objetivo es simplemente ir de un punto a otro hasta que se active el siguiente evento o encuentro. En esta nueva entrega, ese concepto se mantiene, pero se expande, el túnel ahora tiene puertas laterales con exploraciones opcionales. No es necesario entrar en ellas para completar el juego, pero la experiencia no va a ser la misma si no se hace.

Este cambio permite que el mundo se sienta un poco abierto, aunque realmente no lo sea. La ciudad de Seattle está llena de lugares interesantes por explorar y donde buscar recursos. Algunas de estas experiencias opcionales son en ocasiones suficientemente grandes e interesantes como la misión principal, e igualmente satisfactorias. La ciudad está llena de lugares e historias alternas que dan contexto a la historia, contadas a través de notas, que en ocasiones dan pistas para abrir cajas fuertes llenas de botines que sus dueños dejaron atrás.

Para vivir estas experiencias en ocasiones solo hace falta romper el vidrio de una tienda para buscar algo adentro que pueda servir para la aventura. Este simple acto puede resultar en Ellie cayendo en un hueco directo a un sótano de infectados por Cordyceps, el hongo culpable de todo el lío, y tener que buscar una salida alterna, encontrando de paso un botín, una nueva arma, una caja fuerte o un manual de supervivencia.

Suena a mucho problema, pero la belleza es que es opcional y que las experiencias son tan divertidas que de todas formas es probable que el jugador se encuentre llamado a acudir a estos particulares cantos de sirena, una y otra vez, ya que los recursos escasean (dependiendo de la dificultad con la que se juegue) y en general hay muchas cosas que coleccionar. Ellie por ejemplo ya dejó de lado los cómics de la versión anterior y ahora colecciona tarjetas de superhéroes y villanos, cada uno con sus particulares poderes y estadísticas.

Algunos jugadores pueden encontrar esta constante búsqueda de recursos como algo agotador, pero es parte intrínseca del juego y en general tiene un buen balance.

Finalmente, la accesibilidad es importante también. En temas de configuración y ayudas visuales, el menú de opciones permite personificar todo tipo de elementos, desde el tamaño de los subtítulos, hasta opciones para daltónicos, o incluso vocalizar cualquier texto dentro del juego.

Combate y sistemas

El combate y el nuevo sistema de elaboración de armas y aprendizaje de habilidades, van de la mano con la jugabilidad y comparten algunas de las mismas mejoras. La agilidad de Ellie es evidente en cada encuentro. La expansión de los mapas y el nuevo enfoque de mundo semi-abierto, hace que los combates ocurran en áreas más amplias y sean más diversos. 

Similar al original, existen varios tipos de ítems y armas. La botella y el ladrillo siguen siendo prominentes, así como diferentes tipos de bombas, armas de combate cuerpo a cuerpo, botiquines de salud, etc. Sin embargo, el sistema de botines y mejoras se siente más sofisticado cuando se actualiza alguna habilidad o arma. El cambio y la mejora son evidente de inmediato.

El combate cuerpo a cuerpo está muy mejorado. Ahora Ellie tiene la habilidad de esquivar ataques presionando L1 en el momento indicado, esto se puede hacer con casi todos los tipos de ataques: flechas, disparos y por supuesto cuerpo a cuerpo. Esta mecánica es utilizada incluso en encuentros con jefes y generan una especie de danza y coreografías visualmente muy atractivas.

Volviendo al combate en sí, este es otro aspecto donde el juego recuerda más a Uncharted que al juego original. La mecánica de disparos y las armas se sienten mucho más sofisticadas y los encuentros son simplemente divertidos esta vez. 

Es de verdad interesante cómo se puede llegar a comparar con otra franquicia totalmente distinta. Al igual que en el juego anterior, uno pasa bastante tiempo escondido detrás de cajas, pero el sistema de sigilo se siente superior e incluso es comparable con un juego especializado en el tema como Metal Gear Solid. Ellie ahora tiene la habilidad de acostarse en el piso y moverse en esa posición, con acceso completo al inventario y capacidades. Esto permite moverse por la hierba y esconderse de una manera que haría orgulloso al mismísimo Big Boss. 

Esta mecánica logra abrir aún más el juego, porque permite elegir cómo se quiere afrontar cada encuentro. En muchas ocasiones es mejor y más inteligente, simplemente esconderse y escabullirse. En otras escapar sin vergüenza o poner a otras facciones a enfrentarse entre ellas. Es muy satisfactorio ver como los infectados pueden hacer el trabajo de limpiar un área por uno. Claro, siempre se corre el riesgo de morir realizando esta maniobra, si la infestación se sale de control.

Hay secciones del juego donde se le insta al jugador a huir de la escena y correr por la vida. El nuevo sistema de animaciones permite a Ellie obtener botines o reaccionar a situaciones en ángulos complejos, por lo que en estas escenas es posible tomar una botella y usarla en medio del movimiento, es impresionante lo logrado por Naughty Dog técnicamente en este apartado.

Un área bastante mejorada que no puedo dejar de mencionar, son los enemigos, la inteligencia artificial y sus reacciones. Esta vez los encuentros no son tan sencillos y los adversarios reaccionan mejor al sigilo, especial mención a los perros que incluso te olfatean hasta tu escondite. 

Los enemigos humanos se hablan y se llaman entre sí al detectar un problema y te atacan por diferentes costados. Un hecho curioso, y que habla volúmenes del nivel de detalle de este juego es que, se da en una zona en particular; todos los enemigos tienen nombres, y al asesinar a alguno de ellos, se lamentan pronunciando el nombre de su amigo con dolor por el crimen. 

Vale la pena hacer mención que, como generalidad, la IA(Inteligencia Artificial) de los personajes aliados es bastante útil y pocas veces se meten en tu camino o generan problemas, como sí sucedía a veces en el juego original donde Ellie activaba las trampas.

En cuanto a los infectados, ahora son más inteligentes y viscerales. Además, el juego cuenta con nuevos tipos de enemigos que van a causar bastantes sustos y noches de poco sueño entre algunos de los jugadores. De hecho existen zonas y secciones enteras que son sacadas de una pesadilla. Como juego de “Survival horror”, The Last of Us 2 cumple con creces.

Historia

La historia es el aspecto más complejo del juego, el más divisivo y por tanto el más interesante. El juego no es definitivamente para todo el mundo, pero esto en el contexto de The Last of Us 2 no es una expresión justificante o condescendiente, porque viene de una razón específica: el juego es violento, intenso, oscuro y pasional, literalmente no apto para audiencias con poca tolerancia a escenas o momentos de violencia explícita sin filtro.

Anteriormente en el mundo de los videojuegos hemos evitado historias de este tipo, historias que nos descubren y nos hacen cuestionarnos como especie o incluso como individuos. Neil Druckmann, el guionista y director, no se anduvo con rodeos en esta vez. La historia central del juego está basada en la idea de venganza ante cualquier costo. Sin embargo hay mucho más detrás de este concepto que podemos vislumbrar en las primeras horas.

El juego cuenta con varios puntos de giro inesperados, que pueden parecer ser sacados de la manga, pero que sin embargo funcionan de una manera muy satisfactoria emocionalmente. 

La estructura narrativa, los diálogos, las interacciones de los personajes y el hecho que todo finalmente cierre de forma perfecta, hacen de este juego una obra maestra al nivel de las mejores obras narrativas en cualquier medio, con la particularidad que este nivel de unión con los personajes solo se puede alcanzar, de la manera en que lo logra, en un medio interactivo como son los videojuegos.

Algo que no se puede dejar de mencionar es que el juego no es tímido en mostrar las ideas del autor en diversos temas de inclusividad, y por ende tampoco van a satisfacer a todo el mundo. Esto incluye y va más allá de la orientación sexual de Ellie. El disfrute del juego puede variar dependiendo de las posiciones del jugador sobre muchos temas y su orientación política.

Un comentario adicional sobre la historia, basado en el contexto de que muchos de los eventos del juego se filtraron con anterioridad en redes sociales, es que no es posible juzgar The Last Of Us 2 basado en esas filtraciones. Si bien muchas son ciertas, en este caso el contexto es rey. Si piensan que lo mejor es dejar pasar la experiencia por lo que leyeron en un foro, están equivocados, porque además las filtraciones estaban incompletas y no incluyen el final del juego.

Gráficos y sonido

En el apartado gráfico y sonidos hay en realidad mucho y poco que decir pues, a diferencia de un libro, un videojuego si se vende por la portada, o más bien por los videos y material accesible al público, sin embargo, vale la pena hacer énfasis en un par de cosas. 

Tal vez lo más impresionante del juego es el como Naughty Dog ha seguido mejorando su motor de animaciones y cómo estas se mezclan perfectamente con el juego y el sonido para brindar una experiencia completa.

The Last Of Us 2 es un juego contextual y por ejemplo podemos observar como el comportamiento de los personajes cambia dependiendo de su estado de ánimo, o de lo que esté sucediendo en los eventos del juego. Si el personaje se moja, se llena de barro, está enojado o incluso si tiene miedo a las alturas lo vamos a notar en su comportamiento.

Otra cosa que impresiona del título es el nivel de detalle de los escenarios. Hay muy pocos videojuegos que se puedan comparar con lo que podemos ver acá en cuanto a dirección de arte. La recreación y reimaginación de la ciudad de Seattle en un mundo post apocalíptico, ponen un nuevo estándar para lo que significa un triple A. Hay secciones enteras donde caminar es mejor opción a correr, tan solo para poder apreciar el nivel de belleza del caos generado por la naturaleza al hacerse uno con un edificio.

De la misma manera, el manejo del clima, el agua y el océano evocan a detenerse y apreciar la artesanía y labor de las mentes creativas de Naughty Dog. Uno puede perfectamente perderse por horas en el modo de foto.

En cuanto al sonido, todo es igualmente superlativo, pero lo que merece mención especial es de nuevo el trabajo de Gustavo Santaolalla. La música siempre ha sido uno de los aspectos más fuertes en The Last Of Us, y como se usa para generar sentimientos. En la secuela, la guitarra se convierte en un tema central incluso para avanzar la historia, hasta el punto donde existen secciones donde es necesario tocar el instrumento. 

Conclusiones

The Last of Us 2 es un juego oscuro, extremadamente violento y en ocasiones se siente como un golpe en el estómago, pero es una historia que necesitaba ser contada de esta manera. Las emociones tan viscerales que logra generar marcan un antes y un después en la industria y muestran un camino diferente que avanza hacia la madurez del medio y nos muestra la capacidad latente de tocar temas más complejos que simplemente salvar al mundo o a la princesa.

El juego obtiene nuestro máximo galardón, pues es completamente imprescindible para todos los amantes de los juegos de video y una gran despedida para la generación.

1 Comentario

  1. Yo me compre el uno hace una semana. Para poder pasarlo y entrarle con todo a la parte 2. Muy buen análisis. PS cerro con broche de oro esta generación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here