Hace poco se estrenó en las salas de cine la película Tomb Raider, con la cual volvemos a tener en la pantalla grande a nuestra arqueóloga/saquea tumbas/aventurera favorita, Lara Croft.  Esta vez, la protagonista es encarnada por la actriz Alicia Vikander, a quien recordamos en películas como La Chica Danesa o Ex Machina. Este reboot de Raider fue dirigido por Roar Uthaug y escrito por Geneva Robertson-Dworet y Alastair Siddons.

¿Qué es Tomb Raider?

Para muchos lectores esta pregunta es increíblemente fácil de responder, pero para los que no, les comento que Tomb Raider es una saga de videojuegos muy querida por varios jugadores. No por nada, en el 2006, su personaje principal es nombrado la heroína humana más exitosa de los videojuegos por los Record Guinness.

Su primera entrega en el mundo de los videojuegos se dio en el año de 1996, y tan solo un año después ya teníamos una segunda parte,  Tomb Raider: La daga de Xian. Al siguiente año apareció Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft. En 1999 salió Tomb Raider IV: The Last Revelation. En el 2000 disfrutamos de Tomb Raider V: Chronicles. Luego de tres años vimos el lanzamiento de Tomb Raider: El ángel de la oscuridad. En el 2006 obtuvimos Tomb Raider Legend y luego un remake de la primera entrega. En el 2008 pudimos jugar Tomb Raider: Underworld y varios títulos después tenemos Rise of the Tomb Raider. Finalmente, este año se espera Shadow of the Tomb Raider.

Toda esta gama de videojuegos y altos niveles popularidad de la serie hizo que en el 2001, diera el salto a la gran pantalla. Así, Angelina Jolie encarn{o a Lara Croft en la primer película de Tomb Raider. Luego, en el 2003, tuvimos una segunda entrega llamada Lara Croft y la Cuna de la vida.

¿Qué nos cuenta Tomb Raider 2018?

Este Reboot nos muestra a una Lara Croft joven y en crecimiento, en proceso de convertirse en una futura aventurera. Entonces, en la búsqueda de un padre ausente es donde se inicia el camino de aprendizaje de nuestra heroína.

Su viaje la lleva hasta una Isla del lejano Oriente, donde reina un mal latente, y una empresa misteriosa que está buscando desenterrarlo. Todo esto se cocina con un reencuentro familiar y varias escenas bien logradas llenas de vértigo y acción.

La película nos muestra una Lara inexperta y que se basa en sus habilidades, y no solo en su apariencia. No es la Femme Fatale. Es una mujer que debe aprende a ser más fuerte y enfrentar cosas nuevas con sus capacidades, y eso lo aplaudo. Era más fácil y seguro para la producción utilizar esa heroína experta, increíblemente atractiva, que dispara y enfrenta villanos y luce perfecta, que solo recibe una herida para crear un momento dramático; pero creo que el riesgo de cambiar la formula dio bueno resultados. En todo momento se puede sentir el riesgo que corría la protagonista. La vimos llena de raspones, heridas y despeinada, y esto se da en gran medida gracias al excelente desempeño de Vikander en este papel. En verdad fue todo una aventura.

Muchas veces y en varias escenas se sentía la esencia del videojuego. A veces hasta tenía la necesidad de tomar el control del PS4 entre mis manos. Sus cineastas lograron crear escenas muy vinculadas a Rise of Tomb Raider, sin que esto significara que las personas que nunca han tocado el videojuego no la pudieran disfrutar.

Tal vez donde la película flaquea un poco es en su arco de historia del padre. Este se siente pobre y solo, y se convierte en el elemento necesario para llenarnos de flashbacks. Puede ser que se justifique un poco al final de la película donde ella logra hacer el cierre con su padre, pero siento que tal vez, se pudo haber vinculado la historia con la isla y con Trinity de alguna otra manera mejor.

Otro gran problema es que el papel de los actores secundarios, Lord Richard Croft y Mathias Vogel, personalmente no me convence.El villano no impresionaba. Matar a un trabajador herido ya no te hace ver ante la audiencia como el malote del pueblo. De hecho es un cliché muy utilizado. Cierto, es un hombre que solo quería volver a su hogar, pero era nuestro villano, y me quedó debiendo tiempo de calidad en la pantalla.

Tomb Raider no será nominada al Oscar, y es de fijo que no llega a redefinir este género. La película como tal es predecible, pero es un excelente reboot. Es fresca y diferente a sus predecesoras, una película que usted disfrutará con un buen tazón de palomitas, y es hasta probable que vaya a ver la segunda parte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here