Un futuro con una sociedad distópica vs una sociedad utópica. De un lado, el interior del Continente se consume en pobreza y devastación, mientras que el otro lado, conocido como Mar Alto, promete ser un mundo desarrollado, con medicina avanzada, personas con valores y oportunidades. Al cumplir los 20 años, las personas tienen la posibilidad de pasar al «otro lado» mediante un proceso de selección que consiste en pruebas mentales y físicas, grupales e individuales. Solo el 3% de los participantes logra llegar hasta el final.

De esto trata 3%, la primer serie original de Netflix producida en Brasil, basada en un piloto independiente del 2011. Una vez que uno inicia a verla, es adictiva al punto de que uno no puede parar y ve los ocho episodios en un par de días. Sin embargo, mantendremos esta recomendación libre de spoilers.

Primera parte del piloto en que se basa la serie 3%

Si bien es normal relacionar la idea con Hunger Games y todas sus copias posteriores, pues la premisa tiene ciertas similitudes, no se dejen engañar ni cometan el error de pensar que esto es los juegos del hambre brasileños. La historia toma una voz propia, tiene varios protagonistas bien desarrollados que generan interés desde los primeros capítulos, y a lo largo de la temporada, los puntos de giro y momentos de suspenso hacen de estos ocho episodios un viaje emocionante que se aleja de una historia de romance y rebeldía como la de Katniss y muestra una realidad mucho más cruda.

Empecemos por hablar de los personajes. Por un lado tenemos a Michele, una mujer joven que busca la justicia, que fue criada por su hermano, el cual no regresó después de ir al Proceso. También está Fernando, un discapacitado en silla de ruedas que fue criado por su padre para pasar el Proceso, y que quiere demostrar que su condición no limita sus capacidades. Joana es un personaje muy interesante que genera cierta intriga pues a diferencia del resto no parece interesarle el Proceso como tal, sino que busca pasar al otro lado para escapar. Rafael es un joven egoísta dispuesto a hacer lo que sea necesario para pasar, sin embargo, las primeras impresiones pueden engañar. Por su parte, Marco viene de una familia mejor posicionada, reconocida por siempre pasar el Proceso. Estos son tan solo algunos de los participantes que lucharán por llegar al final de las pruebas y ser parte del 3%. Por otro lado tenemos a Ezequiel, el director del Proceso, un personaje complejo que esconde algunos secretos.

3-netflix-10out2016-1

Además, existe un movimiento rebelde llamado «La Causa» que busca una revolución desde adentro del Proceso y en Mar Alto, por lo que sus líderes también forman a jóvenes desde antes de cumplir los 20 para enviarlos como infiltrados y lograr que la Causa pase al otro lado. Lo interesante de la serie es que no todo es lo que aparenta, y debido a esto uno se encuentra cuestionándose a sí mismo sobre la transparencia del Proceso o las motivaciones y legitimidad de la Causa.

La idea de una sociedad de este tipo, un frente rebelde, un grupo de jóvenes haciendo pruebas para pasar a un mundo mejor, no es nueva. Hay varias referencias a otras películas y libros de ciencia ficción. También el uso de la tecnología futurista, un implante que registra a todas las personas y las formas de comunicación tienen tintes a otra serie que recientemente también es parte de Netflix como Black Mirror. Sin embargo, en 3% se notan ciertas críticas sociales, desde la desigualdad, la corrupción, los grupos de poder, ideologías radicales, lavadas de cerebro y una realidad en la que no existen buenos o malos, blancos ni negros, sino grises. Además, todo esto es relatado desde una visión ciertamente brasileña. El lado pobre no son más que favelas, mientras que en el Proceso y en Mar Alto se nota que hay grupos con intereses particulares y fichas políticas.

A nivel de producción, se puede decir que la serie cumple los estándares de Netflix, además considerando que Brasil suele tener producciones de alta calidad. Tal vez no sea una mega producción ambientada en otra época ni cuente con estrellas hollywoodenses, pero la serie está consciente de esto y lo que le falta en efectos especiales y presupuesto lo compensa con un buen guión. Incluso, los episodios tienen un mejor ritmo que varias series de Netflix que en ocasiones se caen a mitad de temporada. Acá no hay episodios de relleno. Uno pasa cada momento con ansias de ver qué va a pasar.

Las actuaciones en su mayoría son bastante buenas (Vaneza Oliveira como Joana es de los puntos más altos de la serie), y el soundtrack también es destacable. En esto de nuevo también influye el país donde se desarrolló. En cuestión de locaciones, la mayor parte de los episodios se llevan a cabo en el edificio donde ocurre el Proceso y algunas escenas en el lado del Continente. Claramente había un presupuesto limitado, pero para efectos de la serie, funciona perfectamente. Los fans de películas independientes de ciencia ficción estarán de acuerdo en que no se necesita un presupuesto enorme para contar una gran historia.

 

Creada por Pedro Aguilera y con la dirección de César Charlone (Ciudad de Dios y Ceguera), 3% está disponible en Netflix desde el 25 de noviembre, y se las recomendamos completamente. Además, ya fue confirmada la segunda temporada, por lo que si quedan con toda la intriga del mundo después de los últimos episodios, ya saben que la historia continuará pronto, y definitivamente la serie nos deja con muchas preguntas que necesitan respuestas.

Si les queda curiosidad por saber si ustedes pasarían el Proceso, la página de Facebook oficial de la serie permite hacer una entrevista virtual en la que un funcionario realiza preguntas y pruebas de lógica para determinar si uno puede ser parte del 3%. Eso sí, estén listos para practicar su mejor portugués, o tener el google translate a mano.

Que la suerte este siempre de su lado.  Você é o criador do seu próprio mérito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here