«He llegado a la conclusión de que debo asumir toda la responsabilidad sobre mi conducta y es por eso que me declaro culpable hoy», así admitió su culpabilidad la actriz Allison Mack a través del medio Hollywoodlife, esto con respecto al caso judicial que se sigue contra los líderes de una secta que se dedicaba a reclutar esclavas sexuales.

Mack admitió dos cargos de crimen organizado y de conspiración para crimen organizado, sin embargo, aún se le adjudican crímenes relacionados con tráfico sexual, usurpación de identidad y blanqueo de dinero. Según las investigaciones, la actriz de ‘Smallville’, recibía dinero por parte del dirigente de la secta Nxivm para que ella le consiguiera chicas que estuvieran a su merced. A estas chicas se les marcaba con el símbolo de la secta.

El principal acusado hasta ahora es Keith Raniere, líder de la controvertida secta. También había sido sometida a la justicia la presidenta de la organización, Nancy Salzman, quien se declaró culpable de conspiración para crimen organizado, de conspiración para el robo de identidad y de alteración de documentación. La Fiscalía pidió entre 33 y 41 meses de prisión para ella.

Estos crímenes se habrían cometido a partir del año 2015, cuando Raniere creó una sociedad secreta dentro de Nxivm, llamada DOS (acrónimo en latín para «Amo de las compañeras obedientes»), donde, por supuesto, era el único hombre y el líder en un esquema piramidal en el que los que estaban arriba podían aprovecharse de los de abajo, a su total antojo.