Jugar al fútbol es algo lindo, un balón era uno de los juguetes preferidos de mi niñez, y aunque con el tiempo pasé más a ser un fanático del deporte que un practicante, sigo siendo aficionado a pasar un buen rato de vez en cuando en el deporte con el que crecí.

Alpaca Ball: Allstars es un juego de fútbol, donde literalmente los jugadores son alpacas, animales peludos originarios de los Andes en Perú. En este título indie participamos de encuentros deportivos en modos cooperativos donde pueden entrar desde uno a ocho participantes. Los partidos pueden ser de 1vs1, 2vs2, o 4vs4, todos en el mismo PC, aunque debe ser complicado conectar 8 mandos a la computadora, lo bueno es que Alpaca Ball permite el remote play de Steam, así que nuestros amigos pueden conectarse a la partida desde su propio ordenador (si contamos con el internet adecuado). El modo campaña puede ser completado en su totalidad en cooperativo.

Alpacaball

El gameplay trata de dar cabezazos a un balón, ovoide o disco de hockey, e intentar anotar en la cancha del equipo contrario. Podemos golpear la pelota, usar un botón para hacer un dash, golpear a los contrarios contra las bandas de la cancha. Hay algunos poderes especiales que podemos usar, pero no resultan tan interesantes como para comentarlos, es como una versión similar al modo Rumble de Rocket League, pero en Alpaca Ball: Allstars estarán siempre designados por un algoritmo arbitrario del juego.

Los escenarios son pequeños, como arenas de fútbol callejero pero en su mayoría serán zonas de naturaleza, Amazonas y Machu Picchu son dos de estos, otros escenarios más urbanizados como Favelas se encuentran entre los que sirven para albergar los eventos. En general, me gusta el acabado de cada uno de los mini estadios que visité, aunque al menos en uno de ellos había un problema con la cámara porque cuando el balón llega a la parte inferior izquierda de la cancha, un gran árbol se sobrepone en la pantalla y casi no se puede ver, pero todo bien en el acabado visual de las canchitas.

Lo divertido de Alpaca Ball son sus personajes dando tumbos, cayendo noqueados al recibir un golpe (del otro equipo o hasta de su compañero) pero el elemento principal del gameplay es las físicas. Solo el hecho poder golpear de manera correcta un balón es sinónimo de júbilo, digo esto porque si acaso el 5% de nuestros disparos tendrán el destino que tenemos en mente, un tiro que parece relativamente sencillo puede terminar en autogol. Me parece que el resultado de cada tiro es un tema más de aleatoriedad que de habilidad, y esto puede resultar tan divertido como molesto en ciertas ocasiones, no siento que el juego me permita tener el control de los tiros a puerta, pero entiendo que también es parte da esencia deAlpaca Ball: Allstars.

Alpacaball

Me gusta mucho Alpaca Ball: Allstars para jugar un ratito pequeño, un par de risas y cambio de juego. Rápidamente me canso, me empieza a molestar que los tiros no son lo que yo espero que sean, o van desviados, o no logro concretarlos correctamente a pesar de estar a milímetros del objetivo, sé que seguramente ese es el chiste del juego: fallar lamentablemente, pero también quiero ganar los partidos y no perder por culpa de un tiro que terminó siendo gol en propia meta. Con todo y todo, Alpaca Ball logra sacarme las risas, y a mis hijos también.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here