Para entender el valor cultural de esta serie debemos tener ciertas cosas presentes dado que es una combinación mágica, Primero por su productor Shin’ichirō Watannabe quien también ha participado en series que se convirtieron en clásicos como Cowboy Bebob y Samurai Champloo, fue animada por Estudio Bones, responsables entre otras por la animación de Boku no Hero Academia y las fantásticas voces de Miyuri Shimabukuro ( Carole) and Kana Ichinose ( Tuesday) y por ultimo teniendo en cuenta que es un Anime original sin material de origen (manga) que lo limite y además en asociación directa con Netflix para su distribución mundial con la respectiva localización, lo hacen una mezcla interesante para experimentar, por cierto, la primera temporada de la serie se encuentra disponible en Netflix ya traducida y subtitulada.

Este anime nos cuenta la historia de Carole y Tuesday, dos chicas que aman la música y que quieren ser escuchadas en un mundo donde la tecnología y las tendencias acaparan un mercado saturado de cantantes de plástico y sintetizadores, que ya desde sus primeros episodios se puede sentir la calidez que esta transmite, y para quienes lleven algunos años en el ambiente les recodara series como K-on o Beck, series que no tratan de conquistar el mundo, sino los corazones de sus fans.

El apartado musical es impresionante con canciones muy pegajosas y agradables, en una variedad de ritmos que son increibles empezando por un pop rock pegaso hasta mezclas inconcebibles de opera y rap, En cuanto al apartado visual mezcla un ambiente futurista con una vibra de principios de los 2000 y su estética hace que ambas protagonistas que son tan distintas una de la otra se mezclen como leche y cacao para hacer un delicioso y disfrutable chocolate caliente en invierno.

Aun si no les llama la atención la animación japonesa les aconsejo fuertemente que vean esta serie, tiene todas las cartas a su favor para ser un clásico instantáneo y en realidad me cuesta mucho profundizar más en otros temas sin entrar en spoilers de la historia. Es una hermosa obra que retrata la belleza de la creatividad y el amor al arte y que en su momento a su tercer capítulo me pareció una obra bonita y entretenida, pero nada excepcional, sin embargo le seguí dando una oportunidad semana a semana para ver a donde nos llevaría esta aventura.

A partir de este punto me gustaría explicar por qué es una serie que vale tanto la pena de ver y es una de las mejores series anime que ha salido en los últimos años.

De entrada es hermoso ver una amistad sin perjuicios como la que se presenta desde el inicio de la serie ya que las protagonistas se complementan perfectamente la una a la otra con una sinergia espectacular, además la rivalidad con otros cantantes lejos de crear un ambiente tóxico empuja una competitividad que busca mejorar sus talentos naturales y ser autocríticas en sus decisiones y proyectos, una gran lección para muchos de nosotros.

Por otra parte el cast secundario es genial, con gran cantidad de referencias al pop y rock tanto clásico como actual que te sacaran una sonrisa cuando reconoces alguna, como también es importante notar la crítica social  mostrando los tonos de grises de la sociedad ignorados por mucha gente y reflejado bajo discursos de odio.

Pese a todo lo dicho, el tema más importante del porque creo que Carole & Tuesday es el anime más hermoso de este año 2019 es sin duda su mensaje respecto a la depresión, sin entrar en terreno de spoilers no estaremos encontrando varios episodios donde se presenta depresión y abuso de sustancias, algo que le ha pasado a una gran cantidad de artistas y gente común quienes llegan a un punto de inflexión donde la realidad se vuelve demasiado pesada para afrontarla y donde inclusive la pregunta del «¿quién soy?» sale a la vista, pero la serie no se pone a dar una respuesta fácil, sino que se detiene y se plantea la pregunta y luego le da vuelta y nos pone a afrontar nuestros demonios internos los cuales dicen que somos nuestro dinero, nuestras amistades, nuestros bienes, para luego darnos a entender que somos lo que aprendemos y lo que demostramos, es un mensaje hermoso, un tanto obvio pero que tendemos a omitir por las prisas de día a día y la necesidad de demostrarle a los demás nuestro valor en lugar de demostrárnoslo a nosotros mismos.

Luego viene lo más fuerte, ¿qué pasa cuando tocamos fondo?, ¿qué pasa cuando todo lo que creemos ser no es verdad y el gradual deterioro emocional y físico toma el volante? Esas son preguntas que cualquier otra serie evitaría, pero esta no, esta nos pone en la cara gente destruida la cual ha perdido toda la esperanza y que por años ha rodado por el mundo a ciegas y tropezando una y otra vez, y en lugar de dar una palmadita en la espalda nos enseña a enfrentar nuestros miedos, enfrentar el pasado y enfrentarnos a nosotros mismos, una revisión del “Ello” que ha quedado enterrado entre el “yo” y el “superyo” y levantar esa restricción la cual nos hace vernos como alguien inferior y no dignos de amor o compasión, quitar esa idea de pensar que los pecados del pasado pesan también en el futuro, es un mensaje realista, además de hermoso el cual mediante diálogos inteligentes y la misma música nos mueve a un lado más positivo del espectro. Como estos hay varios ejemplos de depresión a mencionar pero me parece más valioso que cada persona experimente la serie por sí mismo ya que es el objetivo de este texto.

Si disfrutaron series como Cowboy Bebop, Space Dandy, Samurai champloo, Beck, van a amar esta serie, y recuerden, por más complicadas que estén las cosas nunca estarán completamente solos. Gracias por leer.