El pasado 25 de agosto, Netflix estrenó su adaptación del afamado Anime Death Note. Donde nos cuentan su versión de lo que paso con Riuk, Light, L y Misa. Dirigida por Adam Wingard, si no la ha visto, puede proceder a leer y después tomar su decisión si considera válido verla o no, vale aclarar que no encontrará  spoilers mayores.

Disclaimer: Soy amante del anime original y lo considero uno de los grandes representantes de este género, por ende, si en algún momento de la lectura notan cierta ira en mis palabras; las disculpas del caso para  ustedes, éste enojo es para la película, porque ella lo merece.

¿Qué nos cuenta esta adaptación?

Nos cuenta como Riuk, un dios de la muerte (Shinigami), le brinda la condición a Light de guardián de la Death Note, un cuaderno que puede matar a alguien si escribimos su nombre en él y podemos ver su rostro. Además,  de escribir como queremos que muera esa persona; el cuaderno tiene ciertas reglas a seguir, más que en la versión original para encajar en la trama  pero,  eso no le quita lo poderoso a la libreta.

Light decide compartir este secreto con su crush Mia,  entre los dos comienzan una serie de asesinatos bajo el seudónimo de Kira; quien es visualizado en la mente de estos dos jóvenes como el nuevo dios de la humanidad, el que traerá orden. Y con este ideal en mente,  comienzan a realizar una serie de asesinatos de los tipos malos, los cuales escapan de la justicia, pero, no de la Death Note.

Ante esta misteriosa limpieza internacional de delincuentes, aparece un investigador llamado L, quien posee increíbles capacidades de deducción y análisis,  tiene como misión descubrir y detener a este asesino, respaldado por la policía, empieza este horrible y sin gracia juego del gato y el ratón.

Viendo la película desde dos perspectivas

Para poder realizar una crítica de la película,  vamos a utilizar dos categorías según el tipo de espectador, primero, criticaremos la película desde los ojos de aquel que no conoce nada sobre el animé original, y segundo, utilizaremos la perspectiva de aquel que adora el anime y tuvo la desdicha de sentarse a ver esta pseudo adaptación y sentir como su kokoro sufría amargamente; o en corto: aquel que vio el animé.

Para aquel que no sabe nada del animé, como película realmente no destacará  en ningún punto, es otra de las tantas película adolescente de terror;  donde un demonio le da un artefacto maligno a un chico y empiezan las muertes. Un poco de gore por aquí al mejor estilo de “destino final”, una banda sonara que brinda, en algunos casos, un ambiente adecuado a lo que se busca generar; se agrega un némesis al protagonista para que la trama se empiece a mover,  y luego un desenlace final que busca ser sorpresivo. Como usted no sabe nada de la trama del anime original le podría hasta gustar, la película tiene algunos pocos momentos interesantes, pero es probable que no la vuelva a ver y ni hable de ella en el trabajo o con sus amigos, la superó y le regaló una buena puntuación de 6 o 7, si usted es muy dadivoso.

Sabemos,  que esta propuesta busco cambiar aspectos de la original para calzar con un público occidental;  sabemos que era una empresa titánica lograr adaptar algo que en principio ya es casi perfecto. Pero,  si usted conoce sobre el animé, tendrá otra perspectiva, es un asco y no tenemos intensiones de perdonarles lo que hicieron.

Aclaro, que no estoy en contra de las adaptaciones,  una misma historia tiene el derecho de ser contada de diferentes formas; sin embargo el problema es que no estuvo ni cerca de ser bien contada, se alejó tanto del anime que si hubiéramos cambiado a Riuk por digamos un ente genérico del inframundo y la Death Note por una Tablet poseída, y utilizar otros nombres para los protagonistas, la cinta hubiera tenido más sentido, la palabra adaptación está sobrando en esta película.

Pero vamos por partes, primero hablemos de los protagonistas principales:

Light:  Protagonizado por Nat Wolff (Ciudades de Papel, Bajo la misma Estrella) , durante los primeros minutos, después de esas patéticas escenas de colegiales y maleantes  nos muestran a un Light “cool” un chico inteligente que no le importa romper las reglas, que defiende a la chica y que se mantiene firme ante la autoridad, para después demostrarnos su capacidad de gritar como niña por un ataque de pánico producido al ver a Riuk por primera vez.  ¡Ah, cierto!, sólo que dos minutos después está a su lado de nuevo, solo que esta vez matando gente con la Death Note. A diferencia del Light que vimos en el animé, este no es metódico y calculador; no tiene la convicción de ser el nuevo dios que el mundo ocupa, el solo quiere impresionar a su chica y bueno, matar algunos malos. En definitiva, fue el fallo más grande dentro de los personajes adaptados.

Mia / Misa: Protagonizada por Margaret Qualley (The Leftlovers, Dos buenos tipos), Debo indicar que aún no supero la escena inicial de este personaje, siendo porrista con un cigarro en la boca en media práctica, eso es querer ser ruda y popular a la vez;  bien por ella que puede ser tan increíble, no obstante,  eso no es ser la Misa que conocemos. Ella no ama a Light, ama el poder que le fue otorgado a él, por lo cual no hay lealtad, ni devoción, el personaje no está tan mal es sólo que dentro del caos de la cinta su papel se pierde fácilmente.

L: Keith Stanfiel nos trajo esta versión más … morena de L, debo decir que fue mi favorito en principio, al igual que el animé se moldeo mucho al personaje original, aun en sus movimientos y personalidad, talvez un poco más nervioso. Nos deja claro desde el principio de la película que es un super detective, con gran capacidad analítica y deductiva, llegando sin mucha explicación a que Light es Kira para luego salir completamente de su personaje y dejar de lado su pragmatismo y entrar en un modo más histérico, y descuidado;  llegando al límite de utilizar una arma de fuego, dejó de ser L, y quien sabe quién terminó siendo, por eso fue mi favorito solamente al principio.

Riuk: Siento que este personaje se parecía físicamente,  pero le faltó presencia, pasó demasiado tiempo en las sombras y se enfocaron en sus ojos y espectacular sonrisa.  Aunque,  eso no está del todo mal, el gran problemas es que tuvimos un Riuk maligno y maquiavélico, que mortificaba a Light y parecía tener una agenda propia sobre la libreta,  no era el Shinigami que estaba aburrido, envió su libreta al mundo  y era un observador del uso de la libreta, siento que se desperdició al excelente actor Willem Dafoe y a éste personaje.

Sobre la trama, no ahondaré mucho en este aspecto para evitar Spoilers. Sin embargo,  si diré que al ver las películas que ha dirigido Wingard, por ejemplo:  A Horrible way to Die, You´re Next, y participaciones en V/H/S 1 y 2 y The ABC of Death, por esto era más que evidente que íbamos a tener en lugar de un Triller psicológico como lo es el original; una película de terror con tramas no muy elaboradas, para un público occidental acostumbrado a productos de baja /media calidad, era la crónica de una muerte anunciada.

En definitiva,  esta adaptación está plagada de fallos en la… adaptación. Es una película que talvez  para darle el beneficio de la duda  tuvo que ser concebida como una serie, talvez así se hubieran dado el tiempo de desarrollar adecuadamente la trama y los personajes. Todo pasa muy rápido, y es en la pobre caracterización donde cometen su más grande pecado, al parecer Netflix escribió la palabra Death Note, en la Death Note.

Les recomiendo fuertemente que si quieren ver Death Note, pues vean Death Note. Pero el animé original que también está en Netflix, es una obra maestra que si vale la pena ver. Inclusive pueden ver las versiones japonesas del Animé que son mucho mejores; pero no la versión Netflix, después no reclamen por daños irreversibles en sus ojos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here