¿Dónde está el pináculo de los videojuegos? Algunos podrían argumentar que en el más reciente God of War, otros podrían decir que en experimentos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, otras personas dirían que en Resident Evil 2: Remake, yo por mi parte me atrevería a asegurar que se encuentra en la más reciente entrega de Devil May Cry.

Aclaro, no digo que los juegos arriba mencionados no sean un milestone dentro de la generación actual de consolas, digo que la más reciente entrega de Dante y compañía están en ese podio. Devil May Cry V es un juego que ejemplifica todo lo bueno que tiene esta industria que tanto nos gusta, es un conjunto perfecto entre mecánicas de juego, gráficas, historia trepidante y diseño de niveles que permite no sólo explorar los mapas sino explorar todas las técnicas que Hideaki Itsuno a preparado para nosotros.

El juego ofrece tres estilos de juego completamente diferentes entre sí y que los fans de la saga reconocerán de inmediato. Por un lado tenemos a Nero, a quien reconoceremos de inmediato de Devil May Cry 4. Este personaje presenta una variante entre lo caótico que puede ser el juego con Dante y lo estratégico que puede ser el juego con V; de regreso tendremos a la Red Queen, la espada con motor del personaje y a su famosa pistola Blue Rose, como añadido tenemos los nuevos Devil Breakers que son brazos prostéticos con diferentes usos consumibles. Así tendremos unos que ralentizan el tiempo, otros que dan descargas eléctricas, otros que se utilizan como látigos, etc. Esta nueva herramienta también nos permiten acercarnos a los enemigos pesados y jalar a los enemigos livianos.

En segundo lugar tenemos a V un personaje misterioso que tiene un modo de juego mucho más estratégico; con él podrás invocar a tres demonios: Nightmare, Griffon y Shadow, personajes con los que de inmediato te sentirás identificado por su gran personalidad y comentarios sarcásticos. V es quizás la adición más fresca de la saga y cada uno de sus demonios cumplen con una función en específico: Griffon es la herramienta que dispara, Shadow es la herramienta que podríamos llamar melee o de espada y Nightmare es un ataque especial que permite una destrucción masiva por un tiempo determinado.

Por último se encuentra Dante con quien se encontrarán más identificados los más fans de la saga; en esta ocasión se decidió que nuestro cazademonios favorito tuviera todos los estilos de pelea que lo caracterizaron en entregas anteriores. Esto funciona de manera orgánica ya que podremos cambiar con el pad del control de manera inmediata, sumado a esto tenemos casi todas las armas melee y de fuego de anteriores entregas y todas son intercambiables al instante, esto le da mucho dinamismo y variedad a un gameplay frenético mucho más cercano a la tercera entrega, que al sucesor inmediato de este juego (Devil May Cry 4 ya que Capcom decidió sacar de su canon a DMC).

En cuanto a la historia tenemos una narrativa contada en tres partes de forma anacrónica en donde los detalles se nos dan a conocer conforme avanzamos en el camino de nuestros héroes. Sorprende la perfecta ejecución con la que Capcom pudo contar una historia profunda en un juego que nunca se ha caracterizado por historias de este tipo, sino más bien por estar centrado en el desarrollo de su personaje principal y sus conflictos. De lado, quedan entonces, aquellos sentimientos de vacío narrativo que alguna vez pudieron sentir los fans con diferentes entregas de la saga y quedaran sorprendidos con una historia redonda que cierra perfectamente y que nos deja con ganas de más para una próxima entrega e incluso nos pone a soñar con el contenido descargable gratuito que nos prometió la compañía para abril.

El cuidado de los detalles es sorprendente y todo es posible gracias al RE Engine y la imaginativa dirección de arte que se decidió para esta entrega. Las texturas, el pelo de los personajes, la forma en las que se paran y caminan los personajes, el sangrado de los enemigos, la luz, las sombras e incluso la música (que mejora conforme juegues mejor) están cuidados con una obsesiva mirada de artista que sabe está ante su próxima obra maestra.

Devil May Cry V es todo aquello a lo que un gran videojuego debería aspirar a ser; es una oda a los tiempos del PlayStation 2 en donde los juegos no tenían una complejidad de más, aquellos tiempos en donde lo que más importaba era divertirse y ver qué tan cool podías ser jugando frente a tus amigos, es además una oda a las mecánicas de juego sencillas que requieren maestría para ser dominadas y por sobretodo es un gran videojuego.

Si no has jugado ningún Devil May Cry antes, esta es tu oportunidad, Capcom sabe que no todas las personas que van a jugar el juego le han dado oportunidades a la saga en el pasado y para ello facilitó un video dentro del juego que nos explican las cosas hasta la fecha, por lo que no perderás detalle de todo lo que sucede en esta nueva entrega. Así las cosas no duden en irse a cazar demonios junto a Dante, Nero y V van a pasarsela genial.