Para empezar, Disney NO quiere comprar todo Fox. Solo quiere comprar ciertos activos. Y la razón de ello no es “traer los personajes de Marvel de vuelta a casa”. No amigos y amigas. Los directivos de Disney no tienen un pensamiento tan pequeño y limitado. Ellos piensan en NEGOCIO. Y harían este negocio (comprar parte de los activos de Fox) aún si no se trajeran de vuelta esos derechos, solo por los beneficios financieros. Y por el nuevo servicio de Streaming anunciado por Disney, que es lo único que les interesa realmente.

¿Por qué? Porque simplemente los gerentes de una empresa o corporación tienen por misión dar beneficios: hacer rendir al máximo posible el dinero de los accionistas. ¿Qué los 4 Fantásticos vengan a Marvel o se quedan del lado de Fox? Eso les vale. Lo que les importa es que si los accionistas ven un retorno de $10 por $1 invertido, en lugar de $7 (por decir un caso), es que entonces ellos están cumpliendo su trabajo.

Entendamos que aunque “bonita” parte de los ingresos del emporio de Disney viene de los fans de Marvel, ellos sacrificarían el MCU con tal de ver ganancias.

Entonces, ¿de qué va esta negociación? Sencillo. Recordemos que Disney anunció su propio servicio de streaming. Mucha gente criticó esta movida y se ha quejado de que proximamente tengamos que comprar muchos servicios de streaming y seleccionar donde poner nuestro dinero. Además, Disney entraría a competir a un mercado lleno de participantes… a no ser que compre Fox.

Aquí viene la “carnita”: casi paralelamente al anuncio de Disney la más importante guionista de series de ABC (cadena de televisión del emporio Disney), Shonda Rhimes (Grey’s Anatomy, How to get along with murder, Scandal), se pasó a Netflix. Golpe bajísimo de cara al servicio de streaming. Y a pesar de algunos fracasos puntuales (cof cof.. death note.. cof cof), Netflix sigue triunfando y haciendo contenido de bastante calidad. Y Netflix tiene un abanico bastante amplio.

Disney sabe que sus activos para streaming, o sea las peliculas y series de los Estudios Disney, contenidos de Marvel y sus canales de TV para niños por citar los 3 más visibles de la marca, son nichos extremadamente específicos. Necesita ampliar su oferta. Además, a pesar del éxito de las series escritas o dirigidas por Rhimes, ABC no es la cadena dominante en la televisión de USA en cuanto a series. Disney necesita más contenido y no tiene tiempo para ponerse a producirlo. Necesita posicionarse rápido y poner su servicio online lo antes posible. Y aquí entra Fox.

Fox ha tenido éxitos puntuales con algunas películas, pero también ha venido fallando con varias como “War for the Planet of the Apes” y “Alien: Covenant,”; por otro lado también tiene una franquicia que produjo millones: Avatar, misma a la que no le ha podido sacar el jugo, y Disney si con sus parques temáticos con derechos comprados a Cameron. Y ni hablemos de la falta de “mercancía” relativa al universo de Mutantes. Fox no sabe o no ha aprendido a hacer esos negocios. Luego, tiene muchas propiedades en televisión: NatGeo, Fx con resultados bastante variables y que no puede o no sabe atender y/o mejorar de forma específica. Y si hablamos de franquicias de series para televisión, Fox tiene entre otras X-Files, Futurama, Los Simpsons, Family Guy24 entre muchos otros.

Entonces la fórmula es sencilla: Fox triunfa en televisión, pero sobre todo en noticias y en la parte deportiva (tiene su Fox Sports que es muy fuerte y una gran competencia de ESPN especialmente en USA) pero no tiene capacidad de manejar bien el entretenimiento. Le falta sacarle el plus a sus series. ¿Cuál conglomerado empresarial se especializa en entretenimiento? Disney. Y ¿quién podría hacer rápido más parques temáticos de Avatar o hacer “mercancía” de películas de los mutantes o series como X-Files o 24? Si, Disney. Y ¿quién NECESITA contenido para su servicio de streaming para llenar varios segmentos de televidentes? Ya saben, Disney.

Entonces Fox vería atractivo deshacerse de “peso muerto” que le da beneficios variables a cambio de cash para atacar los nichos de mercado donde lo hace mejor. Y Disney quiere llenar su servicio de posibilidades. Encima, parte de la negociación incluye la parte de Fox de acciones de Hulu, con lo que Disney tomaría el control de dicho servicio: el competidor más directo y visible de Netflix. También Disney quiere la parte de acciones de Sky Broacasting de Reino Unido, que es una líder de contenido interactivo de Europa. En resumen, Disney quiere entrar armado hasta los dientes.

Para los 2 es una relación favorable. Casi podría decirse que es “ganar-ganar”. Y esa es la razón del trato: Disney quiere fortalecer su streaming service. Y nada más. Y muy probablemente lo hará, aunque no se traiga los derechos de los personajes de Marvel. No nos extrañe que Disney compre varios activos y no se traiga esos derechos. Le importa entrar fuerte al servicio de streaming. Es su negocio.

Fuentes:
The Atlantic
New York Times