Los fans de Star Wars están muy divididos en los últimos días. The Last Jedi no fue el rotundo éxito en la opinión de la audiencia que se esperaba, y de hecho el filme ya ha llegado a convertirse en el peor calificado de toda la saga en Rotten Tomatoes (basado en las opiniones del público). Sin embargo, el futuro continúa y no hay nada que Lucasfilm pueda hacer al respecto, más que montarse en su propia flota espacial y huir hacia la seguridad del más allá, esperando que los villanos que los persiguen no noten su huida.

Ahora, Lucasfilm debe dirigir toda su atención a Solo, su próximo filme y la muy apropiadamente nombrada historia en solitario del personaje interpretado originalmente por Harrison Ford. Esta nueva entrega, que en realidad es una precuela, está propuesta para estrenarse en menos de cinco meses, pero la ansiedad de los fans sobre la calidad del proyecto viene desde más atrás.

Hace unos meses, se anunció que Phil Lord y Chris Miller, sus directores, estarían retirándose del proyecto luego de diferencias creativas con Disney. Al parecer, las mentes detrás de 21 Jump Street y The LEGO Movie estaban convirtiendo a la película en una comedia, dejando e incluso promoviendo que sus actores improvisaran fuertemente durante la filmación, e irrespetando casi que por completo el guión aprobado por Lucasfilm para la historia de Han. Cuando se les pidió «corregir» sus errores, el dúo prefirió retirarse.

Entonces, Ron Howard tomó las riendas y regresó a los sets de la película para regrabar la historia de manera más apegada al libreto original. A pesar de que la filmación estaba casi terminada para entonces, el nuevo director tuvo que realizar tantos cambios que la producción tardó cuatro meses más en rodaje.

En consecuencia, conociendo el efecto que este tipo de tensiones tras las cámaras puede ocasionar en un filme, los fans ya tenían suficientes motivos para preocuparse, en especial cuando la cantidad y calidad del humor en The Last Jedi ha sido uno de sus elementos más debatibles para la audiencia. Ahora, nuevos motivos para preocuparse surgen a manos de una fuente anónima cercana a la filmación.

En fuertes declaraciones para ScreenGeek, el misterioso entrevistado indicó que Disney cree que la película es «un accidente de tránsito». «Disney se está preparando para que la película de Han Solo fracase totalmente. Ya estaban preocupados antes de la controversia de The Last Jedi, pero ahora esencialmente están [dándose por vencidos] con Solo. El actor principal, Alden Ehrenreich, no sabe actuar y tuvieron [que tener] un entrenador de dialecto a mano para todas sus escenas. Encima de eso, el guión es intrabajable. Será un total accidente de tránsito», comentó anónimamente la fuente desconocida.

Por supuesto, al tratarse de alguien que no sabemos quién es, hay que tomar sus declaraciones con cuidado. Además, incluso si fuera cierto que el estudio se ha dado por vencido con la película, puede que a la audiencia nos fascine y termine sorprendiéndolos incluso a ellos. Sin embargo, todo parece indicar lo contrario. ¿Será que Star Wars ha chocado contra pared y se ha quedado sin hyperdrive para salir huyendo esta vez? Ojalá que no, porque con tantos anuncios de nuevas películas con potencial para impresionarnos en camino, sería una lástima que la calidad de la serie simplemente se esfumara, dejando atrás apenas una vieja capucha de Jedi flotando en el aire como un nostálgico recuerdo de un pasado mejor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here