Domina es como esos libros que juzgamos mal por su portada, y adentro, hay algo maravilloso. El Cesar no está nada contento, las revueltas y disturbios están a la orden del día a lo largo del Imperio, y el emperador, tratando de poner contenta a la plebe ha declarado 360 días de juegos que culminarán en un campeonato final definitivo, esto con el fin de buscar que vuelva a haber armonía en sus territorios.

En Domina somos un Ludus, quien en la antigua Roma era la persona encargada de manejar una escuela de gladiadores; nosotros heredamos una de nuestro padre. Así pues, el objetivo principal es entrenar y capacitar a los mejores luchadores de toda Italia para que lleguen a batirse frente a los peleadores de otros ludus.

Domina

Cuando el juego comienza vemos una pequeña arena de entrenamiento, hay tres gladiadores que son parte de nuestro grupo, una terraza donde el personaje que encarnamos mira con atención y se encarga de dirigir los entrenamientos, una mesa de ‘mercado’ que nos permite comprar los bienes como comida, agua y vino, necesarios para mantener alimentados e hidratados a nuestros peleadores, y contentos al Magistrado y al Legatus (un oficial del ejercito de gran rango).

El Magistrado y el Legatus tienen básicamente la misma función, nos proveen de luchadores o esclavos para comprar, podemos arreglar contiendas con otros luchadores por medio de ellos, pedirles que patrocinen a alguno de nuestros luchadores pagando todos sus gastos, enviarles vino para ganar su favor y hasta tendremos algunos pequeños diálogos con ellos que podrían hasta ponerlos en nuestra contra. No tenemos muy claro el objetivo de esta relación con ambos personajes, pero si le agrega un pequeño elemento narrativo que se agradece.

Cuando hablamos de dirigir los entrenamientos (en el segundo párrafo), nos referimos al micro manejo de nuestros gladiadores, cada uno tiene un pequeño menú, donde podemos escoger el tipo de enfoque que queremos para él. Aquí, hacemos uso de unos sliders para indicar al luchador que practique más en su agilidad, uso de armas, defensa, o fuerza. En dicho menú, también puede mejorarse el equipamiento que lleva encima, como el arma, escudo, peto, casco, hombreras, etc. Dependiendo del equipo que lleve, cargarán mucho o poco peso, lo que a la larga afecta su desempeño, pues no es lo mismo moverse con 200kg de armadura encima, que hacerlo con 100kg. Todo esto le agrega un poco de complejidad al manejo, y es algo agradable. Ah, por cierto, lo anterior, no es gratis, todo lo que se adquiere, hemos de pagarlo, echar un ojo a las finanzas, es importante; el dinero se obtiene al salir victoriosos de las batallas (a veces cuando perdemos también nos dan).

Domina

En lo que respecta a las batallas, en Domina pueden afrontarse de dos maneras, controlando nosotros al gladiador, o dejando que la IA tome el mando. Nosotros las llevamos todas a cabo por medio de la IA, pues a veces hay contiendas de hasta 8 vs 8 en una misma arena, e imaginamos que el zafarrancho debe ser de proporciones legendarias. Aun asi, es muy divertido ver los combates. Todas son luchas férreas, sangrientas, y pocas perdonan la vida; en su mayoría, son cortas y las largas son llenas de drama mientras esperamos a ver si nuestro pupilo resulta ganador.

Cada cierto tiempo, tendremos que lanzar a los gladiadores a las luchas a muerte, esto, para seguir las órdenes del emperador, si queremos, podemos no luchar en el día que nos toca, pero esto enojará al Magistrado y al Legatus, lo que nos pondrá en la necesidad de ganar su favor de vuelta con un siempre sabroso vino (que hay que comprar). Junto con las luchas ya establecidas, podemos ir en busca de los llamados Campeones, hay ocho en total, a quienes podemos retar para ganar dinero, fama, y demás bienes que nos servirán mucho. Ganar estas peleas es importante pues los enemigos siempre son fuertes y dan gran cantidad de experiencia a nuestro equipo.

Para mejorar los luchadores, necesitamos ponerlos a entrenar (las contiendas son el mejor entrenamiento), en la mesa de comercio podemos dar click a una opcion para contratar diferentes empleados, el medico desbloquea mejoras en relación a curar a los luchadores con heridas (que sanen más rápido), el educador, les da clases sobre distintos temas que les sirven para incrementar sus aptitudes mediante el conocimiento, el arquitecto, creará mejoras para que los gladiadores tengan mejores equipos de entrenamiento, baños para que estos se aseen, y hasta murallas para evitar que quieran fugarse. El más importante, es el entrenador, pues mediante un árbol de habilidades que él posee, de habilitan muchísimas perks o habilidades especiales que los luchadores aprenden, y emplean en cada batalla, lo que le da ventajas sobre otros que quizás no las hallan aprendido todavía. Otros personajes para contratar son el herrero (mejora y arregla equipos), un mercader, etc.

Domina

La cantidad de guerreros es poquita, existen solamente tres clases, pero la cantidad de armaduras, armas, y demás le dan un toque de distinción a cada luchador; de la misma forma, el componente estratégico, nos pone a analizar bien al rival para elegir al participante correcto desde nuestro lado, pues algunas clases tienen ventajas sobre otras según el armamento que usan y sus diferentes tipos de habilidades.

Domina es un pequeño gran título de gestión, con un arte en pixeles exquisito por donde se vea, mucho detalle, y una inmersión bien lograda a pesar de lo limitado de sus visuales. Su siguiente punto alto es la banda sonora, también limitada, pero es excelente y le da a cada contienda el sonido perfecto junto a los efectos de las armas, el público, y los gritos de aquellos que perecen en la duela. Recomendadísimo el Domina, si te gusta la época romana, los juegos de gestión y un poquito de gore. De momento, el título tiene una calificación de Muy Positivo en Steam, de entre más de 4500 opiniones de usuarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here