Vamos a ver, ¿cómo le entramos a esto?, es que la verdad explicar el sentido de la vida en un artículo está como muy jalado del pelo, es más, ni siquiera se podría en miles de tomos de miles de bibliotecas, porque el ser humano es tan pero tan complejo en su mente que llegar a encontrar un sentido a la existencia siempre va a estar cargado de miles de millones de preguntas, ¿pero por qué en este planeta?, ¿por qué sufrimos?, ¿por qué no somos inmunes al dolor?, ¿por qué debemos alcanzar la felicidad?, ¿por qué dios o los dioses no eliminan la injusticia de la faz del planeta?, ¿por qué existen las religiones?, ¿por qué nos dieron libre albedrío?, ¿por qué no se nos dice hacia donde debemos llegar como seres pensantes?, y todas las preguntas que todos nos hemos hecho en la vida cuando nos tratan de explicar el sentido de la vida. No obstante, esa es la magia del episodio 14 de la temporada 1 de la serie Love Death and Robots , que nos ofrece el sentido de la vida máximo como la simplicidad misma, y de alguna u otra manera, aunque nuestra mente en su complejidad y miles de preguntas no pueda aceptar que así sea, algo muy profundo dentro de nosotros ─Nietzsche lo llama subconsciente, el Shintoismo lo llama Tama (alma), espíritu para los católicos, mente superior para los orientales, mente evolucionada para los ateos, o como usted quiera llamarlo según en lo que usted crea─ este episodio nos llega, nos dice algo que no sabemos interpretar qué es, y bien profundo.

Este artículo más que tratar de explicar este capítulo o el sentido de la vida (cosa imposible), más bien es como un conversatorio, en el cual plantearé algunos temas para que converse acá conmigo dentro del mismo artículo o con su círculo de amigos en esas conversaciones filosóficas en las cuales tratamos de entender el porqué venimos a este mundo, y que nunca encontramos la respuesta pero cada vez sentimos que estamos más cerca, y al menos, si morimos y no la encontramos, sentimos que no morimos sin intentarlo, y el peor intento es el que no se hace.

Comenzaré hablando un poco del capítulo para otorgar contexto, luego hablaré del shintoismo, y luego de Nietzsche para llegar a algunos acercamientos.

La magia del guión

Me declaro ignorante en temas de guiones, para quienes me conocen y han leído mis artículos, nunca hablo de ello porque para mí siempre impera el mensaje y no tanto la manera de contarlo, al salir de una película tan siquiera distingo lo que llaman los tres actos del cine y esas cosas, no obstante, sé un poco qué es un guion y el manejado en Zima Blue es sublime y trascendental para el trasfondo de la historia que se quiere contar; las enumeraré para llevar cierto orden.

1- En primera instancia, la decisión de contar la historia de Zima en un inicio a través de la voz de reportera comienza dando un aire de misterio, grandeza y casi iluminación espiritual al personaje de Zima, es un genio del arte y a todos deja intrigados con su simplicidad, inclusive a nosotros como espectadores. Es tan genio que no le importa la fama, pareciera como si fuese autista o con algún problema social, solo hace arte y listo, sin esperar nada a cambio. Al principio de su carrera, intenta hacer arte, paisajes y retratos para las personas, y le ofrecen millones de dólares, pero a él eso no le satisface, hay algo más allá de representar las imágenes de la vida cotidiana, hay algo detrás de este mundo que vemos con nuestros ojos, para Zima es el color zima. “Zima” es el nombre de este color muy similar al azul de los mosaicos de las piscinas, correspondiente en la teoría del color a: RGB hex #0892d0 compuesto de 3.1% rojo, 57.3% verde and 81.6% azul; en  CMYK se compone de 2% cyan, 29.8% magenta, 0% amarillo and 18.4% negro; en matiz corresponde a 198.6 grados, 92.6% de saturación and 42.4% de brillo. Estos detalles los comparto para que vean que tampoco se sacaron el color del protagonista de la manga.

2- Todo este misterio se nos plantea al principio del capítulo, a este personaje aislado de lo terrenal evolucionando su arte a niveles de sistemas solares. Algunos dicen que es como un ser superior porque no se le ve salir a comer o recrearse, se le ve meditando en hielo profundo, lava y hasta en los anillos de Saturno, solo en viajes de exploración, y una vez planteado el personaje, lo más interesante es que ofrecerá por primera vez una entrevista para que el mundo conozca su historia de vida y por primera vez, reunir a la mayor cantidad de personas para que vean su obra más grande, obra que desconocemos y que agrega aun más misterio al capítulo. A lo largo de esta primera parte del capítulo, uno va viendo que cada vez va pintando más de azul el cosmos, y uno se hace a la idea de que su obra más grande será pintar un sol de azul, o una constelación, o algo así, jamás esperamos ese final.

Imagen relacionada

3- Zima empieza a contar su historia, pero de una manera muy interesante. Parte de una línea de tiempo perturbada como se le llama en literatura, comenzando por el inicio de su carrera (no por el inicio de su vida, detalle importante), contando los viajes de investigación del universo para saber más de este, de la vida y del arte, de su hambre voraz por conocer cada vez más y más del cosmos y sus misterios; no obstante, es hasta sus últimos minutos en los cuales cuenta su origen, porque se dirige hacia este… Acá es donde entra Nietzsche, el cual, dentro una de sus muchas facetas y críticas como es el existencialismo, empedernido cuestionador del totalitarismo religioso las cuales se afirman como única y verdadera, plantea, luego de haber hecho también múltiples viajes tanto a países exteriores como a lo recóndito de su conciencia, plantea en su pensamiento como que, sin importar de la religión que se venga, la idea de cada ser es llegar a la comunión con su espiritualidad, con el mundo donde nació, así como lo hace la naturaleza a excepción del ser humano. Para Nietzsche, el ser humano pasa a ser un super hombre, es decir su máxima faceta como humano sin importar en si cree en la vida después de la muerte, en la muerte misma como fin de todo, o en la reencarnación, cuando vuelve a ser niño, lo explico más a fondo en el siguiente apartado.

Nietzsche y las 4 etapas para llegar a ser el super hombre

Frederich Nietzsche, filósofo, escritor, pintor, poeta y practicante de demás artes, de origen alemán, viajó por el mundo empapándose de conocimiento de todas las culturas, condensando sus pensamientos en una de sus obras magnas “Así habló Zaratustra”, condensa 4 de sus pensamientos más importantes, trataré de microresumirlos acá:

  1. Dios está muerto”, la cual los religiosos la han polemizado a muerte, sin embargo, no significa más que dar muerte a la esclavitud de las religiones totalitaristas para poder abrazar todos los riquísimos conocimientos que nos puede ofrecer las demás culturas, es mucho más complejo que ello, pero por el momento esta es la parte que nos interesa para este artículo.
  2. El Übersmensch, como propuesta de que cada persona puede generar su propio sistema de valores, morales y ética sin necesidad de un agente externo religioso el cual lo esté guiando, siempre y cuando esté muy en contacto con su legítima conciencia, aquella que no lo desvincula de ser parte con el todo.
  3. La voluntad de poder, definida por el filósofo como la fuerza primordial de los seres humanos de supervivencia: el ser no solo quiere estar vivo sino demostrar que está vivo, ¿cómo?, dejando su huella en el mundo dejando un legado, una marca, arte, llamar la atención o similares.
  4. El eterno retorno de la vida: no solo se refiere a una especie de reencarnación sino más bien a un retorno hacia lo auténtico.

Estos son los cuatro pilares en los cuales se cimientan muchos de sus pensamientos, afirmaciones, estudios y teorías, entre ellas, las del superhombre que ya, ya, ya ahorita voy a enunciar, pero es importantísimo saber los fundamentos antes de llegar a Zima super hombre. Primero observemos como Zima está en camino de ser un superhombre siguiendo estos cuatro pilares.

En primer lugar, 1-“Dios está muerto” para Zima, y esto no tiene por qué ser algo malo o hereje. Zima se ha deslindado de toda creencia o imposición del hombre y se ha dedicado a conocer el universo y estudiar su propio origen por cuenta propia, sin alguna doctrina que lo prejuicie, más bien gusta conocer de todos los misterios, ciencia y doctrinas universales para llegar a su propia verdad. Al matar esta idea de un dios externo se adopta más bien una idea de dios infinito y parte del todo y del yo, yo soy parte de la divinidad, de dios, y esa es la idea que Nietzsche quería dejar con esta polémica frase, no se trata de externalizar la divinidad, sino saber que somos parte de ella; todo ello también se relaciona con la 2-Übersmensch, pues el personaje no vive bajo ningún precepto social más que buscar su propia verdad sin dañar a nadie, de nuevo, no depende de estímulos exteriores para definir su verdad sino que al beber de todas está en la potestad de decidir por la mejor de manera propia, no por miedo a un castigo divino. 3-La voluntad de poder es clarísima en Zima ya que él a través de su arte plasma su presencia en el cosmos como ser tal vez no vivo porque es un robot, pero sí como un ser que vive en el universo, que busca la verdad, muy al estilo de Ryu de Street Fighter que busca el sentido de la vida a través del combate; Zima siempre ve algo, algo celeste, algo que le recuerda a su origen divino pero no sabe lo que es, solo lo ve y lo pinta en todo lado, en sistemas solares y en circuitos de asteroides, en plantas, en todo el cosmos, él lo ve pero no sabe lo que es, no obstante, no deja de hacer arte porque al igual que Ryu, eso lo llena, lo hace sentir cada vez más cerca, sabe que si lo sigue haciendo algún día llegará a su celestina verdad.

Una vez cumplido estos tres prerrequisitos: tomar conciencia de la unidad con el cosmos, estar liberado de preceptos creados por otros hombres los cuales definen las reglas según su conveniencia y tener un fuerte sentido por expresar los chispazos de epifanías mediante cualquier actividad para demostrar estar vivos, el ser está listo para emprender su viaje al 4-El eterno retorno, y con esto como culmina esta genialidad de capítulo, detallemos más este punto en el siguiente apartado de como Zima llega a representar al superhombre.

Los estados de relación del ser humano con lo que lo rodea: de niño, a camello, a león, y nuevamente a niño

Si bien es cierto que pocos son los seres humanos criados sin contaminación de los preceptos externos sociales, tal vez los monjes o tribus indígenas, también es cierto que la humanidad ha alcanzado muchísimos avances gracias a estar unidos y trabajar en sociedad, no obstante, Nietzsche comentaba que para que el hombre cientificista o religioso deje de ser simplemente un hombre y se convierta en un superhombre necesita del último paso, pasar de ser un león a volver a ser un niño.

El niño cuando tiene conciencia juega, experimenta y aprende, está sediento de conocer el mundo exterior, pero este mundo está lleno de experiencias negativas y de ataduras sociales, por tanto, deja de ser niño y se convierte en un camello, es decir, un animal el cual fácilmente puede ser dirigido hacia cualquier lugar llevando sobre su lomo el peso que le pongan, un animal domesticado por otros seres en el poder para llevarlo hacia donde quieren que se dirija. Aquel camello que logra salir de su tarea de esclavo, experimenta un grado de poder liberador que lo convierten en un león, capaz de pelear por sus convicciones con su garras y dientes, cazador por naturaleza, nunca cazado, y sobre todo, se cree el rey de la selva. Nietzsche comenta que la mayoría de seres liberados de la esclavitud de preceptos sociales y de religiones se queda en este estado, en un estado defensivo, de pelea, de creerse el rey del conocimiento.

El eterno retorno ocurre siempre por dentro, pero pocos son los seres humanos que se atreven a liberarlo, pues el trauma de la esclavitud es tan grande en ellos, que se quedan como eternos leones: a la defensiva, siendo reyes, un tipo de rey que no ocupa aprender más. Algunos de estos leones, cansados de pelear tanto, lastimados, o que han lastimado a otros, se preguntan ¿en qué momento fui feliz, en qué momento no estaba peleando todo el tiempo con todo y nada más existía?, y se dan cuenta que era en su infancia.

De niños, no se tiene la contaminación mental suficiente para juzgar, solo se aprende, si te enseñan algo positivo o negativo, solo se escucha y se aprende sin determinarlo, porque no se necesita emitir un juicio de él, la preocupación yace en existir. Cuando se andaba en bicicleta no es estaba peleando con el cansancio, con los automóviles, con las ganas de estar más delgado, con el dinero que ello va a generar o el dinero perdido al hacerlo, o las tareas perdidas al hacerlo; nada más se andaba en bicicleta, porque eso lo hacía feliz y ello es la mayor clave. De niños, no se pinta para obtener fama, dinero, fortuna, amigos, hombres o mujeres, se pinta porque se es feliz haciéndolo. Piense en la actividad que usted amaba de niño, en ninguna ocasión se imaginó el hacerla para obtener la mayor de las famas o el mayor caudal de dinero, se hacía porque eso lo hacía feliz. La simplicidad de volver al niño es justamente esa, volver a hacer aquella acción que sin juzgar, sin recompensa, sin estrés por ser el mejor o el peor, o por el qué dirán: solamente se hacía porque en ese momento, usted era usted mismo, nadie más, no era el usted trabajador, hermano, hermana, hijo, jefe, peatón, conductor, cliente, servidor, era solo usted y al ser usted auténticamente es el sentido de la vida.

Resultado de imagen para riding bike sunset boy

¿Qué tiene que ver el Shintoismo en todo esto?

Cuando se es adulto mayor, se tiene mucho tiempo libre pero poca fuerza; algunos adultos mayores, obre todo al occidente y al centro del planeta, se concentran en gastar sus ahorros en experiencias externas que los hagan sentir vivos; otros adultos mayores, se dedican a realizar labores internas muy sencillas de la mejor manera posible, como hacer el jardín, pintar, practicar algún deporte de bajo impacto, realizar manualidades, entre otras.

El shintoismo da un paso más adelante a ello. El shintoismo comenta que, una vez aprovechada la edad adulta en colaborar al mundo con todas las fuerzas de la juventud con lo cual se aprende mucho de la vida en general, el paso final es llevar ese conocimiento hacia adentro realizando las tareas más sencillas con mística, para ellos, esta mística significa que sin importar cuan sencilla sea la labor, realizarla como si fuese la más sagrada, sin recompensa sino como vía para el autoconocimiento. Por ello, en muchos animés los ancianos y las ancianas se retiran a realizar pintura, caligrafía, bushido, ser maestros consejeros de la vida o en algún arte, ceremonias del té y muchas otras labores que son las más simples del mundo, pero que esa simpleza los conecta con la misma con la cual eran niños, sin juzgarse por su cuerpo físico desgastado sino por un espíritu fluyendo con la vida misma.

Zima, el super hombre shintoista

Creo que a este punto es clara la relación de lo anteriormente mencionado con Zima. Este personaje siempre estuvo en busca de su propia liberación interna (requisitos necesarios según el filósofo alemán para ser más que un hombre), era como un extraño a la sociedad materialista, siempre en búsqueda de la verdad, y siempre la vio frente a él como un rectángulo de color celeste (pool zima). Una vez que lo entendió, no era en la grandeza de sus acciones pintando cometas y estelas de asteroides, o planetas, sino en la simpleza de su labor primordial, cuando era solo una máquina limpiadora de piscinas, sin necesidad de juzgar al mundo sino en la felicidad de realizar la labor más sencilla sin recompensa, necesidad, miedo o estrés alguno.

Cuando dejó de lado “la inteligencia (artificial)” para empezar a ser, culminó su eterno retorno, a ser quien es en realidad, un ser que no ocupa recompensa, que no tuvo miedo a vivir en aquel estado cuando su creadora nada más lo miraba y él se ocupaba de su labor, no había más allá, solo ser, eso es plenitud, y para Nietzsche y los shintoístas, eso es parte del sentido de la vida, como lo dice Zima en sus últimas palabras “la felicidad de realizar una labor sin martirizarse con un objetivo o una consecuencia”.  

El recurso de que Zima fuera un robot ayuda a la mente humana a digerir mejor esta analogía, pues es más sencillo que un robot se deslinde o desconecte de su «mente analítica o inteligencia artificial», que un ser humano, pues esa desconexión, el dejar de analizar todo en la vida y empezar a vivirla es un paso el cual muy pocos seres humanos han alcanzado.

¡Qué genial capítulo la verdad!, espero les haya gustado filosofar conmigo. Este capítulo y Lucky 13 de verdad que son lo mejor de esta serie.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here