Una de las sorpresas que me llevé al ver Encanto y leer comentarios relacionados es que las personas explicaban los fenómenos mágicos de esta película de Disney con el realismo mágico. Ok, ok, entiendo de dónde puede venir eso (usualmente Latinoamérica se ha relacionado con realismo mágico y, si hablamos de Colombia, pues todavía más), pero el concepto está mal empleado al decir esto. Si te interesa saber por qué, quédate leyendo.

¿Qué es Encanto?

Comencemos por el principio. Encanto es una nueva película animada a Disney. Salió en noviembre de 2021 y es una fuerte candidata para ganar el Óscar. Cuenta la historia de la familia Madrigal. La abuela Alma escapó hace mucho tiempo de la violencia en su pueblo natal, perdió a su esposo y recibió la bendición de una vela, la cual les dio un lugar seguro para vivir y dones especiales a sus miembros. Maribel, la protagonista, es el único miembro de su familia que no recibió un don al cumplir los cinco años, la película se trata de cómo ella trata de encontrar su lugar en la familia. Más allá de eso, Encanto es un musical con canciones pegajosas y una ambientación basada en Colombia. La película se esfuerza en mostrar la riqueza cultural de este país y lo logra bastante bien.

¿Qué es realismo mágico?

Por acá es por donde puede venir la confusión. Algunas personas parecen estar asociando el realismo mágico con cualquier cosa de fantasía acontecida en América Latina. Según esta idea, la fantasía sería el concepto europeo de dragones, magia, poderes, superhéroes y el realismo mágico sería lo mismo, pero con arepas, cumbia y vestidos bordados en medio. Una idea mal empleada, aunque se disculpa.
El realismo mágico es un concepto muy ligado a Latinoamérica porque García Márquez, colombiano, lo expuso al mundo y lo hizo popular. El realismo mágico tiene elementos de fantasía, pero deja la duda y la ambigüedad de si estos corresponden realmente a lo que sucedió o si son una exageración para narrar acontecimientos de los pueblos y darles un carácter fantasioso.
En Cien años de soledad, famosa novela de García Márquez, se nos dice que Remedios, la bella, se fue al cielo flotando entre las sábanas, mientras Fernanda la veía. Este hecho fantasioso está ahí para explicar la desaparición de Remedios, es la lógica aplicada por los personajes para justificar su partida, sin embargo, hay una ambigüedad según la cual el lector puede juzgar si es que Remedios se fue al cielo y desapareció o si huyó por alguna otra causa.
Una aplicación de realismo mágico en el cine la podemos ver en la película costarricense Clara Sola (muy buena producción, vayan a verla). En varios momentos, la protagonista parece tener habilidades mágicas en las cuales las demás personas creen, a pesar de esto, su poder no es una verdad absoluta. Cuando la protagonista tiene un quebranto por su ansiedad, la tierra comienza a temblar. La película le permite al lector pensar que tiembla porque Clara sufre o que tiembla simplemente por casualidad. En ese juego, está la belleza del realismo mágico.

¿Encanto es realismo mágico?

Si leyeron las dos partes anteriores, resulta evidente que no. En Encanto, no hay ninguna duda ni ambigüedad acerca de las habilidades de los personajes. Bruno (mi favorito por siempre) puede ver el futuro y punto. Luisa es fuerte y punto. Isabela hace crecer las flores y punto. Sus poderes o habilidades no están ahí para ocultar nada, para dar una realidad alternativa ni para exagerar un fenómeno, simplemente están ahí.
Por eso, aunque Encanto sea una película con aire latino, con arepas, música y bordados, es una película de fantasía como muchas otras producciones de Disney.
Si quieren ver Encanto y pasar cantando las canciones durante las siguientes dos semanas, ya está disponible en Disney Plus. Ojalá la amen tanto como yo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here