Era una noche helada, la visibilidad estaba limitada a una cantidad enorme de sombras con árboles meneando sus copas de un lado al otro. El cielo estrellado cubría todo aquello que mi enturbiada mirada alcanzara a ver, la brisa bajaba crujiente desde las montañas, el bailoteo de los arbustos me daba pequeños sustos al confundirlos con enemigos, y las altas gramíneas por las que intentaba deslizarme despacio eran mi único escondite. En el suelo, sobre mi estómago, con toda la paciencia que el miedo puede dar, estaba yo. Con la incertidumbre de escuchar el primer disparo, o el pisar de algún soldado bajo el barullo de una eterna oscuridad -me sentí desesperado. Tras un tiempo, me creí listo para emprender mi huida sin rumbo claro hacia la libertad; decidí salir de mi escondite. No fui capaz de recorrer 20 metros a trote cuando de repente una ráfaga de plomo me aturdió, balas atravesaron mi pecho y piernas. Al cabo de diez minutos morí.

Así de dramáticos (y hasta ridículos) fueron mis primeros cinco minutos en Escape from Tarkov, un indie de disparos en primera persona que actualmente se encuentra siendo desarrollado, en fase de beta cerrada, a la cual pueden acceder todos aquellos que se hagan con el juego. No se puede negar que aquí tenemos un juego con gran potencial, aunque su dificultad puede ser un arma doble filo, la gente va a amarlo, o a odiarlo, pues es realmente cruel en cualquier sentido por el que se le va.

Escape From Tarkov

La gente Battlestate, desarrolladores de Escape from Tarkov, se enfocan en una modalidad de supervivencia hardcore, que sumada a un realismo increíble dan como resultado una experiencia implacable; con pequeños elementos roleros y un componente MMO que pone a varios jugadores o escuadrones en medio de un mapa para que luchen por conseguir el mejor loot, o robárselo a quienes ya lo hayan conseguido. Es algo así como la resurrección de Black (en dificultad), no hay espacio para fallos, girar en una esquina puede ser una muerte segura, andar con cuidado es necesario.

Claramente, al ser un juego de disparos online, no vamos a encontrar algo de trama o de enfoque argumental, pero igualmente Escape from Tarkov cuenta con un débil componente narrativo, que por medio de pantallas con texto nos cuenta lo que aconteció en Tarkov.

Al abrir el juego podemos optar por unirnos a dos grupos: USEC o BEAR, quienes tienen como única meta, escapar de Tarkov para sobrevivir a la guerra que tiene sumida a la zona de Norvinsk. La historia del juego avanza cada vez que logramos salir de una zona con vida, y de momento hay unos 7 mapeados o zonas por los cuales podemos entrar a probar nuestra suerte. Eso sí, el tema del realismo llega al punto de que no tendremos mapas para conocer el terreno (a menos que paguemos una suma bastante cariñosa por ellos), no existe brújula, y la única forma de aprender sobre los mapas, es jugándolos.

Escape From Tarkov

Lo bueno es que en Escape From Tarkov encontramos dos opciones de juego, una offline, que nos permite entrar a los niveles para aprender sobre los mismos, o la vertiente online, donde entramos a los mapeados junto con otros jugadores (todos contra todos), o en equipos que pueden ser de hasta cuatro miembros. Lo complicado es que al jugar en equipo, el juego se encarga de ponernos en sitios distintos, y la tarea de encontrar a nuestros compañeros puede ser dificultosa; entre cada miembro del escuadrón puede haber varios cientos de metros de distancia, y además, no es posible diferenciar físicamente enemigos de la IA, u otros jugadores, ni aliados (a menos que den un saltito de confirmación), no hay indicadores de nombres ni colores, nada.

Su característica principal es el ya mencionado realismo, sobre todo en la salud o heridas tras recibir impactos de balas en nuestro cuerpo. Cada impacto que nuestro personaje recibe puede ser fatal a largo plazo, y eso lo veremos en el menú del personaje, que muestra individualmente detalles de cada extremidad, cabeza y el tronco del cuerpo. Si somos heridos en alguna pierna nos moveremos despacio, vamos cojear. Los daños graves causan breves desmayos con cada paso, si nos impactan en algún brazo, el personaje va a recargar lento, o tendrá cierta imprecisión al disparar, una lesión en la cabeza pone la vista borrosa, oscurecida y nos hace blanco f á cil de los enemigos. Este sistema de salud es uno de sus pilares, y dota al juego de un aspecto realístico impresionante.

Escape From Tarkov

En el apartado gráfico el juego destaca bastante, aunque necesitamos un monstruo de PC para moverlo con decencia. Los entornos son variados, hay mapas de ambientes boscosos muy amplios, niveles un poco más pequeños para combates cerrados. Hay clima dinámico, con lluvias que aparecen de la nada así como momentos soleados y ventosos. Los personajes y las armas lucen impecables, el detalle para los armamentos es notable.

Escape from Tarkov es un título muy bueno, y díficiles. Totalmente recomendado sí, pero probablemente sea solo apto para quienes estén dispuestos a perderlo todo, puesto que vamos a perder cualquier elemento que llevemos encima (armas, munición, cascos, loot, chalecos, etc.) si morimos en acción.

El juego está disponible en PC.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí