Los Dementores son unas criaturas muy particulares del mundo mágico de Harry Potter y que sin duda le sacaron un susto a más de una persona. Especialmente porque son seres que se alimentan de los recuerdos alegres y la felicidad, lo cual no suena como algo agradable.

Los conocimos por primera vez en el Prisionero de Azkaban, película que fue dirigida en su momento por el cineasta mexicano Alfonso Cuarón.

Guillermo del Toro, amigo cercano de Cuarón fue quien estuvo al pendiente de todo lo que ocurría detrás de cámaras en esta película. Principalmente como asesor creativo.

Es por esto que en la ciudad de Guadalajara se encuentra montada la exposición En Casa con mis Monstruos, en donde se exhibe una parte de la monumental colección que Del Toro tiene en su hogar.

Fue en esa exposición que IGN Latinoamérica encontró el diseño original que se iba a utilizar para crear a los Dementores en Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Ilustraciones que fueron realizadas por Andrej Dugin y Olga Dugina.

El diseño no fue descartado en su totalidad, simplemente fue modificó y evolucionó hasta ser el que vimos en la pantalla grande. Las diferencias se encuentran en la boca, la cual presenta unos pocos dientes fuera de su lugar. Además de la abertura en la garganta que deja al descubierto la manzana de Adán de la criatura y los huesos que sobresalen en las partes laterales de su cráneo.

Estos Dementores también iban a tener la capa negra que les cubre el rostro.