Los Estados Unidos están de luto una vez más, porque esta vez en el estado de Florida, un joven de 19 años entró armado a una escuela y comenzó a dispararle a los niños. 17 muertos y 14 heridos generó el tiroteo, a pesar de que el asesino había amenazado públicamente en un comentario en YouTube que iba a hacerlo. El YouTuber en cuyo video se hizo el comentario había alertado a la policía, pero el FBI fue incapaz de evitar la situación. Ahora, todos los políticos buscan un nuevo culpable del crimen, para negar que la astronómica cantidad de armas de fuego en el país sea la razón de tantos tiroteos masivos. Los videojuegos violentos de nuevo quedan como uno de los favoritos para apuntarles el dedo, al menos según el gobernador del estado de Kentucky, Matt Bevin.

«Las pistolas no son el problema. Tenemos un problema cultural en América», comentó el político tras la tragedia. «Hay videojuegos que, sí, son listados para audiencias maduras, pero los niños los juegan y todo el mundo lo sabe, y no hay nada para prevenir que un niño los juegue. [Estos juegos] celebran la matanza de personas. Hay juegos que literalmente replican y le dan a la gente la habilidad de ganar puntos por hacer exactamente la misma cosa que estos estudiantes están haciendo dentro de las escuelas, donde consiguen puntos extra por acabar con alguien que está tirado en el piso, rogando por su vida».

Matt Bevin, el gobernador de Kentucky que culpa a los videojuegos violentos de los tiroteos masivos, pero no a las pistolas.

«[Estos videojuegos] nos los meten a la fuerza bajo el disfraz de la protección de [la libertad de expresión]. Eso es basura. Es lo mismo que la pornografía. Han desensibilizado a la gente sobre el valor de la vida humana, la dignidad de las mujeres y la dignidad de la decencia humana».

Bevin siguió cuestionando la validez y el beneficio que esta clase de materiales podrían traer a la sociedad, hablando en general de cualquier producto cultural que mencione o presente el asesinato y la violencia. Para él, hay que decidir ya mismo si estos materiales traen un beneficio real para la sociedad y si no ilegalizarlos. Por supuesto, de acuerdo con su postura, las pistolas sí deben ser vendidas libremente en el país, porque estas sí traen múltiples beneficios a la sociedad y no representan ningún riesgo. Los problemas son otros, los juegos, las enfermedades mentales y los efectos secundarios de las medicinas psiquiátricas.

Un rifle tipo AR-15, como el que el culpable de la masacre en Florida utilizó para asesinar a sus víctimas.

«La pistola no es el problema. Cuando éramos jóvenes… la gente después de Navidad llevaba sus pistolas a las escuelas para mostrárselas a sus amigos [y nada sucedía]», comentó además el gobernador.

A pesar de esto, estudios a nivel global han indicado que, muy casualmente, los dos países con la mayor cantidad de tiroteos masivos son EEUU y Yemen. Ambas naciones además encabezan la lista de los países con más armas de fuego en el mundo. De hecho, la población estadounidense conforma apenas el 4,4% de las personas que habitan el planeta. Sin embargo, en ese país se encuentra el 42% de todas las armas de fuego que existen en el globo, y en la nació norteamericana hay un tiroteo masivo, definido como aquel en el que más de 4 personas sufren un disparo sin contar a quien usa la pistola, 9 de cada 10 días.

Por el contrario, no existen datos que respalden una presencia mayor de enfermedades mentales, efectos secundarios por uso de medicamentos psiquiátricos ni consumo de videojuegos violentos en las naciones con mayor cantidad de tiroteos. Por eso es imposible correlacionar unos datos con otros. Lo que sí es absolutamente correlacionable es la cantidad de armas y la cantidad de este tipo de tragedias que hay en un país. Aun así, si le preguntan a Matt Bevin, Call of Duty es una mayor amenaza para la sociedad estadounidense que la venta libre de rifles estilo AR-15, como el que usó el asesino de Florida para masacrar a sus víctimas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here