Un viaje a una selva remota dentro del Amazonas, llena de peligros como tribus asesinas, animales salvajes, y otras cosas desconocidas no son motivos para que la novia de nuestro protagonista desista de sus intenciones de hacer contacto con un grupo tribal de la jungla a la que arribamos en bote. En sus intentos de localizarlos y ser aceptada por esta gente, ella es raptada, y como todo varón de pelo en pecho, hemos de ir a rescatar a nuestra doncella.

Green Hell nos otorga este escenario argumental para lanzarnos a la supervivencia sin más que un cuaderno de notas para aplicar lo aprendido, escribir lo nuevo que hayamos descubierto, y listo. El instinto para sobrevivir a la intemperie en una selva «virgen» es necesario. Lo malo es que para aprender deberemos de caer, siendo la muerte el peor de los efectos de una mala decisión; algo frustrante cuando no podemos guardar el progreso en cualquier momento, y solo tenemos auto-guardado en situaciones específicas de la trama. En efecto, no estamos ante el típico juego de supervivencia sandbox, esto es un juego con historia, lineal, pero que su jugabilidad se presta para explorar (y muy probablemente morir unas cuantas veces).

Green Hell

Al inicio del juego nos toca aprender cómo jugar, y no es hasta que finalmente aprendemos a hacer fuego y nos otorgan una brújula, que llega el momento de la verdad. La prometida se pierde, pide socorro, y ahí salimos en su búsqueda.

Mucha de la exploración se hace prácticamente a ciegas. Esto le da mucha inmersión al título, ya que, aunque en un momento dado obtenemos un mapa, en el mismo no podemos ver nuestra posición actual, lo que nos invita a aprender a ubicarnos entre una jungla que a veces se siente «laberíntica». Esto es algo que me causó molestias al inicio, pero después de pensarlo dos veces, entendí que de eso se trata Green Hell: supervivencia real. Aquí debo hasta quitarme las sanguijuelas de las extremidades tras sumergirme en un río o tras caminar entre zonas de vegetación densa, o crear mis propios remedios con plantas cuando me sienta enfermo.

Green Hell

Descansar y comer es importante, mantenerse hidratado es vital; lo complejo es conseguir fuentes de agua limpia, o alimento. Lo mejor que encuentro en Green Hell es la desesperación que me hace sentir cuando estoy al límite; corro desesperado buscando agua, cuando en realidad debería ir despacio para ahorrar energía. Por otro lado, en mi búsqueda de comida veo un alacrán en el suelo, y unas bayas de un matorral, ambas fueron a dar a mi estomago; mala elección, muerte asegurada por envenenamiento. Los finales tristes están a la orden del día, el Amazonas es implacable con quienes no llegan preparados. Lo viva que se siente la selva ayuda a meterme en el rol del desorientado con ganas de salir de ahí. Los sonidos, la lluvia en las noches de tormenta, los miembros de tribus caníbales crean un ambiente en el que el miedo es latente, y siempre constante. Green Hell tiene varios niveles de dificultad en las que podemos disfrutar de su trama sin preocuparnos por la supervivencia o enemigos, pero creo que sería un sacrilegio evitar su punto más fuerte con tal de no sufrir.

Gran parte de las mecánicas conllevan crafteo. Y en construir objetos damos con la clave para poder salir avantes. La selva nos provee de lo necesario, pero deberemos esforzarnos en dar con lo necesario para cumplir con nuestros objetivos a corto plazo (alimento, equipamiento, etc), y con nuestra misión a futuro (dar con nuestra novia). Para crear cosas contamos con un libro, en este se encuentran recetas, podemos escoger una dando click para empezar a crear el objeto deseado. Si pensamos hacer una fogata, solo ponemos los ítems requeridos y listo. Lo mismo pasa a la hora de hacer brebajes o comidas, los ponemos en la fogata y tendremos comida. Todo es muy fácil de realizar, siempre y cuando tengamos los implementos necesarios.

Green Hell

Muy de vez en cuando los personajes del juego se comunican usando un walkie-talkie, siendo esta la forma en que se lleva a cabo la narrativa. Me gusta el trabajo en las voces, me recuerda mucho al precioso Firewatch, y, a pesar de que Green Hell esta a una enorme distancia del juego de Campo Santo en lo que a diálogos y voces se refiere, aun así logra meterme en el rol.

Siento que en la parte técnica se necesita un poco de mejora, si bien no hay errores graves de bugs o glitches extraños, hay presente una gran carga sobre la GPU, incluso cuando el juego está en las opciones gráficas de Normal. Y para ser un juego que es relativamente mediano, por experiencia no creemos que haya un buen trabajo en lo relativo a rendimiento para sacar el mayor provecho del hardware. Tuvimos algunos bajones perceptibles de FPS en algunas partes, pero nada desastroso. Claro, visualmente Green Hell es muy bonito, y se ve bien en calidad Ultra, pero la falta de optimización le pasa factura.

En resumen, una historia interesante y un reto de supervivencia cruda sumado a un gran realismo, nos hacen reconocer Green Hell como un juego perfecto para los amantes de los survival. Incluso quienes gustan disfrutar meramente de la trama, pueden echarle una probada con las dificultades bajas. Se espera que un tiempo después de haber sido puesto a la venta de manera completa (estuvo un tiempo en Early Access) llegará un modo de juego cooperativo, aunque no se sabe mucho al respecto sobre si será relativo a la historia, o puro survival.

A continuación los dejamos con nuestro primer intento que -particularmente, terminó en una muerte anunciada.

Green Hell – Sobreviviendo en la selva

Green Hell – Sobreviviendo en la selva.¡Like o Compartir nos ayuda mucho, gracias!

Posted by Gamers Hub on Wednesday, September 4, 2019