¿Será la divisiva temporada final de Juego de Tronos la favorita para ganar la preciada estatuilla de la academia de televisión Estadounidense?

La respuesta corta y simple es: sí. No existe otra serie de televisión en la categoría de drama emitida entre Junio de 2018 y el 31 de mayo de 2019[1] que haya logrado lo que Juego de Tronos ha conseguido en términos de popularidad, producción artística o narrativa, así mismo la serie ha puesto un listón muy alto en lo que esperamos de una producción en televisión en los últimos 10 años. A pesar de ir contra la historia (sólo 4 dramas han ganado el premio en su última temporada[2]), críticos de Hollywood Reporter, Variety, goldeby.com[3] entre otros; no ven a sus posibles competidores arrancarle el premio de la máxima categoría.

Sin embargo, la octava y final temporada ha generado opiniones muy dividas y críticas mixtas desde su comienzo que tanto fans como críticos televisivos no ven la victoria tan asegurada, y a escasa una semana de que se cierren las votaciones para nominaciones, algunos prevén grandes snubs (omisiones) en las importantes categorías en el área dramática.  Decisiones desde un inicio controversiales como: hacer solamente 6 episodios (lo mínimo para ser permitida en la categoría dramática), las largas jornadas nocturnas de filmación, las libertades (los libros en los que se basa no se han terminado de escribir y publicar[4]) y licencias en el guion,  que los creadores han tomado con ciertos personajes y sus trayectorias;  así como la pobre ejecución de las mismas, podrían poner en riesgo la preciada estatuilla.

Por el momento, a la espera de las nominaciones el próximo 16 de julio[5], aquí están las 3 razones por las cuales se puede especular la nominación y eventual victoria el próximo 22 de setiembre[6]. Primero, el dinero y las campañas publicitarias. El canal HBO no escatimó en cuanto darle a la temporada final de su producción estrella todo el dinero que necesitó tanto en su producción (15 millones de dólares por episodio[7]) como en su promoción: múltiples portadas de revistas, talk shows, apariciones especiales, vallas publicitarias, etc. Incluso la publicidad negativa, el disgusto de los fans, las peticiones para rehacer la temporada, las pobres calificaciones recibidas hacen que no se deje de hablar de la serie, el documental “The Last Watch” y las reacciones de los actores al saber su final se volvieron virales etc., hacen de la serie lo más comentado y más visto, rompiendo records todos los días, valiendo cada centavo que han gastado.

Segundo, las sumisiones. Elegir premios es una cuestión selectiva y compleja que necesita su propio sistema, los Emmy no son la excepción[8]. Básicamente para ser nominado debes ser primero sugerido (y pagar una cuota) ya sea por el canal que transmite el programa o de forma personal. Este año por ejemplo, HBO ha pagado la sumisión de los 7 actores principales[9] del elenco en las categorías actriz y actor principal (Emilia Clarke, Kit Harington), actriz de reparto (Lena Headey, Sophie Turner, Maisie Williams) y actor de reparto (Nikolaj Coster-Waldau, Peter Dinklage) respectivamente. Además debe incluir por cual capítulo es esa consideración, luego cada gremio vota su propia categoría: actores votan actores, directores votan por los directores, efectos especiales votan por su categoría, sonidistas la suya, así sucesivamente. Las categorías principales son votadas por todos los miembros de la academia. Por lo que si un episodio como “A Knight of the Seven Kingdoms” que fue altamente apreciado por la comunidad de guionistas, es sugerido para la nominación en guion, es muy probable que la consiga; el episodio final, es el de consideración para Peter Dinklage, por el monologo que Tyrion da al consejo para decidir quién será el nuevo Rey.

Tercero, el gran premio por cambiar la forma de hacer televisión. Grandes series que han cambiado la forma de ver la televisión han existido por años; Star Trek, Cheers, Seinfeild, X files, Los Sopranos, Lost, Sex and the City, Breaking Bad y la lista continua, pero Juego de Tronos cambió la forma de hacer televisión; una mega producción con unidades colocadas en 5 diferentes países, 3 distintos continentes, meses de producción y postproducción, miles de extras, presupuesto prácticamente ilimitado, esfuerzos desmedidos de los diferentes miembros del elenco y del equipo por mantener el secretismo y la calidad a tope, el esquema de grabación alterno (no cronológico como usualmente se hace en televisión), entre otras cosas, convirtieron a cada episodio en una película semanal. Esfuerzo que cada miembro de la academia, tomara en cuenta a la hora de marcar su boleta de nominación.

Por ahora, a semanas de las nominaciones y meses de la ceremonia solo queda especular, cuál será el destino final, de la serie que movió a millones de personas domingo a domingo por los últimos 9 años.


[1] https://www.emmys.com/news/emmys-calendar/emmy-awards-industry-calendar

[2] https://www.hollywoodreporter.com/race/will-divisive-game-thrones-ending-hurt-emmy-chances-1212326

[3] https://www.goldderby.com/odds/combined-odds/emmy-awards-nominations-2019/

[4] http://www.georgerrmartin.com/

[5] https://www.emmys.com/news/emmys-calendar/emmy-awards-industry-calendar

[6] Ídem.

[7] https://www.businessinsider.com/how-much-game-of-thrones-episodes-cost-for-production-2019-4

[8] https://www.emmys.com/news/awards-news/infographic-how-emmy-won

[9] https://www.goldderby.com/article/2019/emmys-2019-hbo-categories-game-of-thrones-veep-sharp-objects/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here