Stan Lee continúa enfrentando duros momentos en su vida. Lo último que supimos fue que uno de sus antiguos colegas le robó descaradamente litros de sangre para vender lapiceros, plumas y cómics autografiados con ella. Así de grave está el asunto. Además de eso, en meses recientes Stan ha sido demandado por acoso sexual (no comprobado), ha enfrentado neumonía severa, ha sido atacado en su casa por un antiguo guardaespaldas, le han robado millones de dólares y han aparecido propiedades a su nombre sin su consentimiento. El caso es que algo muy extraño sucede con Lee y con la aparente incapacidad de sus cuidadores de garantizar su bienestar. El ícono de Marvel ya se encuentra en su novena década de vida y sin duda no tiene la energía ni la salud para enfrentar tan duras condiciones.

Ahora ha trascendido que, al parecer, no se trata de que no puedan cuidarlo, sino de que no quieran hacerlo. Luego de su más reciente aparición en el Silicon Valley Comic Con, muchos de los asistentes se preocuparon al ver el débil estado físico de Stan. Parece que no se ha recuperado todavía de su neumonía, y su equipo de seguridad y cuido recibió graves críticas por exponerlo de esa manera. Entonces, los medios comenzaron a investigar y encontraron un documento legal firmado por Lee donde indica que su hija J. C. tiene serios problemas de autocontrol financiero y que pelea constantemente con su padre por su dinero. Además, el hombre alega que ella, Jerardo “Jerry” Olivarez, Keya Morgan y el abogado de J. C., Kirk Schenck, están realizando un complot para quedarse con los bienes de Stan apenas muera.

Entonces, Kevin Smith, geek, cineasta y admirador de Stan Lee que ya ha trabajado con él anteriormente, leyó el artículo publicado en The Hollywood Reporter y le ofreció al creador de cómics ir a vivir con él a su casa.


“Esto rompe mi corazón. Lo amamos, @TheRealStanLee. Siempre es bienvenido a venir a vivir conmigo – o por favor permítale a los fans que le compren un nuevo lugar para vivir. Lo extrañamos, señor”, publicó Kevin en Twitter.

El problema es que parece que hace mucho tiempo Stan dejó de tener control sobre sus cuentas oficiales de redes sociales y correo electrónico, le cambiaron el número telefónico para que nadie pueda contactarlo y lo obligaron a romper lazos con todas las personas de confianza que tenía a su alrededor, incluso despidiendo a su abogado de toda una vida. De hecho, apenas se dio a conocer el documento legal que les comentamos arriba, algo llevó a Stan a cambiar de opinión y pedir que no fuera aprobado por un notario.

La situación es grave y sumamente triste. Ninguno de sus fans, ni siquiera sus allegados, saben qué hacer o si pueden hacer algo por ayudarle. De momento únicamente podemos esperar a que ocurra un milagro y algún héroe acuda al rescate del hombre, quien no tiene muchos más años por delante y, a pesar de cuál sea la opinión personal de cada uno de nosotros sobre Marvel o el mismo Lee, no merece que le pasen estas cosas.

 

FuenteMovieweb
Compartir