El pasado 2 de abril el mundo de la televisión, y más específicamente el Arrowverso, recibió la mala noticia de la muerte de Logan Williams, más conocido por ser el niño que interpretaba a Barry Allen en la serie The Flash. Aunque no aparecía desde la 2da temporada, el estudio lo tenía presente para filmar nuevas historias de «flashback» involucrando a Barry, Joe y Iris West que podría aparecer en futuros episodios.

Al darse la noticia en medio de la emergencia por el COVID-19, la misma no tuvo mucho difusión fuera de los fanáticos de la serie, pero en declaraciones dadas esta semana al New York Post la madre de Logan, Marlyse Williams, dio a conocer que murió por sobredosis de drogas.

Según la madre el adolescente sentía mucha presión en las filmaciones y audiciones desde su época en The Flash, y había empezado a consumir mariguana en secreto. En el 2019 habían descubierto que se había pasado a opioides más «duros». Así, fue una sobredosis de fentanyl la que terminó con la vida de Logan a los 16 años.

«Mamá, yo quiero estar limpio». Esas son las palabras que más recuerda la madre pues semanas antes habían hecho arreglos para que fuera a un centro de desintoxicación fuera de USA.

Una lamentable pérdida, y una muerte que echa leña al fuego respecto a las polémicas sobre la explotación que recibirían los niños en la industria del cine y la televisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here