Como ser humano disparatado y errático que soy, me gusta escudarme bajo la capa del término “creativo” para no admitir que no sé qué hacer con mi vida ni cómo afrontar las grandes incógnitas del universo, mucho menos cuando simplemente decidir qué desayunar cada mañana (asumamos que es en las mañanas)… me aflige con parálisis al verme afrontado con tanta opción. Por ende, rara vez seguiré un patrón fijo en cuanto al contenido que produzca en cualquier momento dado; espero esto no les moleste mucho a los lectores cuya mala suerte o cuestionable capacidad de decidir les lleve a reposar sus ojos en mi vómito de texto.

Hoy día se me antoja mirar atrás un poco e indagar un poco sobre un desarrollador de juegos que desde su incepción en 1998 me ha cautivado, efecto que solamente ha crecido con el paso de los años y con cada título que lanzan. Esto, en gran parte, por el relativamente reciente lanzamiento de dos de sus obras tempranas remasterizadas para la plataforma PlayStation 4 (estrategia que por cierto me da abundante esperanza de poder jugar muchos de aquellos juegos que, por alguna u otra razón, no pude disfrutar en sus entonces).

Level-5_Inc._logo.svg

 

Level-5 (nivel 5), establecida por su líder Akihiro Hino luego de dejar la finada compañía Riverhillsoft, debe su nombre a la calificación más alta en el sistema educativo Japonés, siendo presagio de lo que deparaba el futuro del entonces pequeño estudio. Inicialmente creada en convenio con Sony Computer Entertainment, sus productos se han caracterizado por tener un elemento fantástico arraigado y evocativo de las mejores series de animación Japonesa, con las que muchos de los que nacimos al final de los años 70 y la década de los 80 crecimos.

Para poder apreciar el desarrollo de una compañía desarrolladora de vídeo juegos, lo mejor es analizar los mejores títulos en su catálogo, ambos los más destacados así como los que no han sido tan acertados, y también aquellos proyectos que nunca llegaron a ver la luz del día. En esta labor, debo admitir, seré absolutamente subjetivo.

 

Dark Cloud

La influencia de Zelda es palpable.
La influencia de Zelda es palpable.

Originalmente planeado para ser uno de los títulos ofrecidos para el lanzamiento del PlayStation 2 en marzo del 2000, este interesante híbrido de juegos de rol del estilo japonés vio la luz en diciembre de ese mismo año.  Al ser parte Action RPG, parte Rogue-like (calabozos generados aleatoriamente), y parte simulador de construcción urbana, en una época cuando experimentos de este tipo no eran muy comunes, el mercadeo y promoción del juego se enfocó en el estilo de combate en tiempo semi-real que de alguna manera se asemejaba al de Zelda: The Ocarina of Time. Al ser este último tan popular aún varios años luego de su lanzamiento, los  cerebritos del Advertising decidieron nombrarlo como el más reciente Zelda killer, un término que tuvo varios nominados en la industria post-Ocarina.

Viéndolo desde mi punto de vista actual, unos 16 años después, supongo que el diseño del personaje principal se presta para comparaciones con Link, no obstante lo diferente que sea Dark Cloud como juego.

El juego es bastante bueno, en contexto, y es exitoso en la implementación de sus sistemas, por lo cual, al haber sido un título temprano en la vida del PS2, disfrutó de éxito crítico y en ventas en ambos Oriente y Occidente. Inclusive hoy día, habiendo sido remasterizado para el PlayStation 4, vale la pena jugarlo para aquellos que sientan curiosidad, o bien aquellos que como yo sucumban a la nostalgia a menudo.

Como obra ludo-narrativa, sirve como presagio a la gama creativa de los juegos que Level-5 lanzaría en los años venideros.

 

Dark Cloud 2/Dark Chronicle

La segunda entrega de la serie definió mejor su identidad.
La segunda entrega de la serie definió mejor su identidad.

La secuela espiritual a su primogénito, Dark Cloud 2 tomó un camino algo más arriesgado que su hermano mayor.  Toma los sistemas existentes de su antecesor y profundiza en ellos con mejoras y ajustes que los vuelve considerablemente más robustos, y agrega mecánicas nuevas como el tomar fotografías para poder crear inventos  y un juego de pesca que mezcla elementos de Pokémon en el sentido de que se pueden atrapar peces y entrenarlos para competencias (no, lamentablemente no hay combate piscinar, pero tengo fe de que algún día lo habrá). Gráficamente utiliza Cel Shading, lo cual le confiere un estilo visual particularmente agradable. Vale recalcar que en su entonces este estilo apenas estaba empezando a entrar en boga.

La historia es un tanto más complicada, ya que lidia con viajar en el tiempo y ésto no fue muy bien acogida por los críticos, pero con el tiempo el juego se ha vuelto un favorito de culto, a pesar de sus relativamente escasas ventas a finales del 2002. Su versión física para territorios Americanos es altamente valorada y difícil de conseguir, a diferencia de las versiones PAL y Japonesas, pero al haber sido remasterizado como su antecesor y lanzado en el PS4 digitalmente, todos los que no pudieron disfrutar de este impresionante juego pueden hacerlo sin tener que gastar una pequeña fortuna.

 

Dragon Quest VIII: Journey of the Cursed King

Dragon Quest finalmente se une al mundo del 3D.
Dragon Quest finalmente se une al mundo del 3D.

Entrando a la etapa final de vida útil del PlayStation 2, su obsolescencia avistada en el horizonte, Level-5 fue comisionada por Square-Enix y el conocido Yuji Hori, el padre de Dragon Quest, precisamente para desarrollar el octavo capítulo en la serie principal de la franquicia de juego de rol que más ha vendido históricamente en la tierra del sol poniente.

Utilizando nuevamente el estilo visual de Cel Shading que se volvería su marca icónica más tarde, Level-5 hizo posible la transición a la tercera dimensión para una serie que se había mantenido acérrima en 2D. Al fin los seguidores de Dragon Quest podían disfrutar de un juego que era prácticamente igual visualmente al arte conceptual de Akira Toriyama (Dragon Ball).

El juego en sí, mecánicamente, sigue los sistemas clásicos de Dragon Quest, haciendo pequeñas adiciones sin realmente cambiar la esencia de la serie, y es posiblemente la obra menos emprendedora en el catálogo de Level-5. No obstante, para muchos, es el mejor juego en la serie y el éxito que tuvo comercial y críticamente hizo de la una-vez-pequeña desarrolladora independiente un gran poder dentro de la industria.

Para aquellos que no pudieron jugar el debut de Dragon Quest en 3D, muy pronto podrán acceder a ello con la re-edición para Nintendo 3DS que se estima saldrá en América entre el 2016 y el 2017.

 

Rogue Galaxy

Un juego bastante único en el cual el combate toma el foco central
Un juego bastante único en el cual el combate toma el foco central

El último de los títulos creados para el PlayStation 2 por Level-5, Rogue Galaxy debutó en el 2005 en Japón y luego en el resto del mundo en el 2007, precisamente cuando la 5ta generación de consolas empezaba a transicionar a la 6ta.

Usando lo aprendido con Dark Cloud 2 y Dragon Quest VIII, este RPG de piratas espaciales pone a esta desarrolladora una vez más en el camino de la experimentación, aunque debo admitir que en este caso no ha sido un proyecto tan osado. No obstante, el juego toma muchas influencias de la literatura clásica del género de la ciencia ficción y lo interpreta con un pesado filtro nipón, haciendo del juego una experiencia realmente única en el ámbito de los vídeo juegos, una que no se ha visto duplicada desde entonces. Afortunadamente este puede ser adquirido en versión remasterizada para Playstation 4, haciendo posible que sea explorado por nuevas generaciones de jugadores, así como por aquellos para quienes es un viejo conocido merecedor de unas cuantas visitas más.

Aquí finaliza la primera parte de esta exploración de la casa desarrolladora Level-5, pero aún queda mucha tela por cortar en cuanto a su historia y su catálogo, entre ello más éxitos y algunos traspiés que valen la pena abordar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here